El Inmortal Hulk: Número 6
Comparte con tus amigos










Enviar

El guionista Al Ewing nos presenta una gran e infernal sorpresa para todos los personajes que han ido apareciendo a lo largo de estos números. Es tiempo de respuestas pero también de muchas más preguntas. Partamos ya mismo en compañía de El Inmortal Hulk hacia Nuevo México.

“El orgullo te mata”.

Comentario de El Inmortal Hulk: Número 6.

Para esta ocasión Al Ewing rescata a un villano que siempre me ha gustado mucho pero que nunca ha estado bien aprovechado. Me refiero a Carl Creel alias el Hombre Absorbente. A este personaje lo conocí siendo muy pequeño al leer el número 261 USA de ‘The Incredible Hulk’. Un cómic publicado en España por fórum en la colección regular de ‘La Masa’. Aquel era un número casi de terror con el Hombre Absorbente perjudicado mentalmente y oculto en la Isla de Pascua.

Cuando digo que Creel no ha estado nunca bien aprovechado me refiero a que sus poderes de absorción son formidables y, sin embargo, nunca ha hecho nada destacable. Sí, es cierto que ha zurrado a Thor y que se las ha tenido tiesas con Los Vengadores… pero hasta ahí. La mentalidad de botarate con la que siempre lo han presentado lo lastra demasiado para hacer grandes cosas. Al final no pasa de ser un forzudo con un fabuloso poder pero incapaz de tener ni un maldito plan. En esta trama Al Ewing lo refuerza con el “plug-in” rojo de Hulk (el que dio origen a Rulk), de ahí su nuevo aspecto y fuerza. Esto es un importante detalle pues denota que Ewing conoce el material pasado y el reciente de la colección.

Por otro lado, el guionista retoma la línea argumental de la “reaparición” del padre de Banner. Aquí vemos como el coloso esmeralda acude al lugar del estallido de la bomba gamma original en busca de “respuestas”. Es entonces cuando aparece Carl Creel procedente de Base Sombra y se desencadena la batalla. En la misma, atención al guiño que Ewing le dedica al film Rocky IV (Sylvester Stallone, 1985).

Por último, resulta obligatorio destacar el terrorífico “cliffhanger” con el que Ewing cierra el número 10. En ese instante se dan cita también Walter Langkowski, Puck, Jackie y otro esbirro enviado por Base Sombra: Burbank. Este final supone ¿la respuesta? a qué está detrás de las enigmáticas puertas verdes… pero también abre nuevos interrogantes. Habrá que estar atento a las explicaciones y respuestas de los próximos números.

En el apartado del arte es obligatorio destacar que el número 9 queda repartido entre Joe Bennett y Martin Simmonds. Respecto a Bennett ya he comentado anteriormente sus puntos positivos y negativos. Por su parte, Simmonds hace de artista invitado ocupándose de la parte de la historia relativa al Hombre Absorbente. Sobre su forma de dibujar sólo tengo que decir que no me satisface para lo que es un cómic como este. La veo como algo “minimalista” y creo que encajaría más en una historia de detectives o similar. Desde luego es un gran contraste con la hipertrofia del estilo de Bennett.

Del número 10 ya se ocupa en solitario Joe Bennett desarrollando la segunda parte del combate contra el Hombre Absorbente. En esas páginas asistimos a un total espectáculo gore con Carl Creel partido por la mitad y la columna vertebral y las tripas al aire. Por su parte, Hulk es dibujado casi en los huesos con la piel colgando como pellejos. Ni que decir tiene que el estado de ambos rivales es fruto de la pelea desarrollada…

Conclusión.
Termino este comentario de El Inmortal Hulk: Número 6, unas grapas que rinden homenaje al gore y dan algunas respuestas. No cabe encontrar aquí un combate espectacular entre Hulk y el Hombre Absorbente pero sí uno tremendamente grotesco y “visceral”, en el sentido más literal de la palabra. Por otra parte, el cliffhanger final deja con ganas de más…