Tierra
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras el documental Deep Blue, que trata sobre nuestros extensos y maravillosos mares, sus autores se han atrevido a ir un paso más allá y nos traen un documental en el que podrás ver nuestro planeta de una manera muy diferente. Está claro que nuestro planeta está cambiando y a decir verdad no es para mejor, todo lo contrario. Las temperaturas globales están subiendo a un ritmo realmente alarmante y es una pena que no seamos conscientes de ello. El hecho de tener que ver como un oso polar lo tiene mas difícil cada año para sobrevivir para darte cuenta del peligro que corre nuestro planeta es una verdadera pena. Y es que se nos dejó al cargo de un precioso planeta del que cuidar y lo estamos arruinando.
En Tierra recorreremos un fascinante viaje el cual nos llevará de una punta del planeta a la otra a lo largo de 4 estaciones pasando del más absoluto frío invernal del Polo Norte al abrasador calor que se puede vivir en pleno desierto Africano cuando vas en busca del agua y hace 2 semanas que no la has visto, como deben padecer los elefantes y otras criaturas que habitan en dichos desiertos.

foto01

Crítica de Tierra.

El principio de todo

Según su director, hace 5 millones de años un meteorito chocó contra la Tierra haciendo que la misma se ladeara 23 grados y medio. Gracias a dicho impacto y su consecuencia, la vida pudo desarrollarse como hoy la conocemos. Gran variedad de fauna y miles de diferentes especies animales. Para mi juicio el inicio del documental, en el que nos explican todo esto que yo os he resumido, me parece muy poco acertado para una creación de las características de Tierra, el documental de nuestro planeta. Y es que parece que se nos impone dicha teoría a la fuerza cuando no deja de ser eso, una simple teoría. ¿Estuvo el director en el momento que supuestamente impactó el meteorito? Pues entonces que no nos explique dicha teoría como si de la absoluta verdad se tratara. El documental lo verán millones de personas que serán ateos, otros creerán en Dios y otros tantos creerán que aun nos sustenta un elefante encima de una gran tortuga encima de 3 gigantescas bolas. Es por esto que sus doctrinas evolutivas se las debería guardar para él. Tras desahogarme con el único punto negativo de todo el documental, dejarme que ahora os explique sus virtudes, que son todo lo demás.

foto02

Nuestro planeta, Nuestra vida

El documental empieza explicándonos los efectos que produce el sol junto con las diferentes estaciones dando como resultado que en los polos suelen vivir 24 horas de oscuridad en los gélidos inviernos. En esos meses y con esas condiciones climatológicas lo mejor es mantenerse al márgen y quedarse quieto en tu hogar para gastar la menor energía posible. Eso debe saberlo a la perfección el primer animal que veremos en escena, una osa polar que con los primeros rayos del sol abandona su hogar para ir en busca de comida. Pero no lo hace sola. Junto con ella dos cachorritos de apenas dos semanas de vida se ganarán nuestro primer afecto y simpatía. Les queda un gran camino por recorrer y a los cachorros un gran aprendizaje para estar preparados.

El macho hace tiempo que los abandonó y su instinto no le sugiere que cuide de sus hijos ni de su pareja. Él solo se preocupará por si mismo. En un paisaje tan helado encontrar comida es un reto bastante difícil puesto que con dichas condiciones apenas existe fauna la cual poder llevarse a la boca. La dieta de esta especie de oso polar se basa en focas, ricas en nutrientes y grasas que los osos precisan, tras perder la mitad de su peso en la época invernal la cual han pasado sin probar bocado. Y aquí es donde el documental nos empieza a concienciar del problema tan grande que es el calentamiento global. Cada año se deshielan antes los mares dificultando cada vez más la ya de por si difícil tarea de los osos polares de cazar focas para alimentarse. Se calcula que de seguir el ritmo que lleva el planeta de subir la temperatura, en el 2.030 no existirán osos polares en estado salvaje. Una verdadera pena. Y como nuestro planeta es un ecosistema en pleno equilibrio, cuando falta un eslavón (en este caso los osos polares) todo lo demás empieza a fallar y los resultados se vaticinan como catastróficos.

foto03

Acto seguido seremos transportados al Canadá para observar la migración mas larga sobre la tierra cuando tres millones de Caribúes deban recorrer más de 3.000 kms en busca de pastos frescos. Los peligros del calor son unidos a los peligros que ciernen sobre ellos depredadores en busca de alimento como son los lobos. Un gran reto que no siempre puede ser superado por parte de los Caribúes.

Seguiremos nuestro recorrido pasando nuevamente por el polo Norte, esta vez algo más hacia abajo, cuando empiezan a nacer árboles y la vida puede ser un hecho más notorio, viendo como la vida que habita en esa “primera fauna” es todavía muy poca y las pocas especies como los Linces que se encuentran en dicho bosque deben sudar de lo lindo para llevarse algo caliente a la boca.

Seguiremos bajando hacia abajo en el recorrido que une los dos polos de nuestro planeta y encontraremos algo realmente curioso. En el ecuador el sol brilla 12 horas al día durante 365 días al año. Esto unido a las grandes lluvias provoca un habitat natural de vida tremendamente rico que hace de las selvas tropicales un gran pulmón para nuestro planeta. Y es que dichas selvas solo son el 3% del terreno de nuestro planeta pero albergan en solo ese 3% más de la mitad de la vida que existe en nuestro planeta. ¿Os imaginais las terribles consecuencias que tendría perder “solo ese 3%” de selva?

foto04

En toda esa cantidad de vida encontramos especies que dificilmente veríamos en otros lugares. Me refiero a aves exóticas, las cuales hacen vida de lo más normal en dicho paraíso. Más de 43 especies practicamente imposible de ver en otros lugares hacen vida en dicha selva y no tienen (por el momento) otra preocupación mayor que mantener su terreno limpio y conquistar a la hembra con sus bailes y plumajes exóticos.

Nos alejaremos de tan verdes parajes para hacer una parada en el caluroso desierto de Kalahari, el cual acoge a una manada de Elefantes los cuales deben emprender un gran viaje de cientos de Km en busca de agua. De todos es sabido que un elefante puede aguantar bastante sin beber agua. Pues bien, aquí veremos como los pobres animales son llevados hasta el límite y más allá cuando la manada lleva demasiado tiempo viajando bajo el sol abrasador y el agua no aparece. Para colmo, las tormentas de arena serán un constante que dificultarán aun más el poder seguir con vida. Alguna cria de elefante inexperta se perderá en dicha tormenta y seguirá los pasos de su madre… a la inversa. Retrocederá interpretando mal las huellas y nunca más volverá a ver a la manada, muriendo seguramente al poco tiempo.
Cuando parece que no van a salir con vida y media manada está exausta en el suelo, la líder huele el agua en el ambiente y empieza a animar a sus compañeros para que realicen un último esfuerzo. La preciada recompensa que es el agua deberán compartírla con unos hambrientos Leones en una tregua nada cómoda que tendrá consecuencias negativas para los Elefantes.

foto05

Ahora nuestro destino es el mar tropical, el cual posee unas aguas muy tranquilas, sin apenas olas y con una temperatura bastante elevada. El problema es que nuestro siguiente protagonista, una ballena jorobada y su cria, no encuentran demasiado alimento en dichos mares. Como no podía ser de otra manera, deberán librar un gran desafío al cruzar mas de 6.000 Km en busca de alimento, la migración de mayor duración de cualquier mamífero marino. En su paso por los mares no faltarán peligros como el gran tiburón azul que de un solo bocado es capaz de llevarse por delante una foca marina.

foto06

Y esto es a grandes rasgos lo que veremos en Tierra, La película de Nuestro Planeta. Yo os he resumido de un modo muy superficial lo que se encuentra en su interior. Apenas he arañado la superficie. Y es que los bellos parajes y los animales se nos muestran de una manera que nunca antes se habian mostrado. Se han llegado a obtener permisos especiales para filmar en zonas que hacia más de 25 años que una cámara no llegaban a ellas, como el caso de la filmación a los osos Polares puesto que Noruega nunca antes había dado permiso a nadie para adentrarse en su territorio helado. Y como este ejemplo hay muchos. Las localizaciones han sido tan dispares como Argentina, Canadá, Nepal, Golfo de México, Siberia, Polinesia, Venezuela, y así hasta las cerca de 200 localizaciones visitadas. Todos estos grandes esfuerzos unidos  a técnicas punteras a la hora de filmar y sobre todo a las ganas y al cariño que se ha puesto en Tierra, obtenemos como resultado un documental que pretende concienciarnos del peligro que corre nuestro planeta. Y lo mejor de todo es que lo consigue. Es imposible quedarse indiferente ante una obra magna de estas características. Cierro este resumen y crítica de Tierra diciendo que sin lugar a dudas es uno de los mejores documentales que jamás he visto. Pura magia y pura poesia en movimiento. 100 minutos que dificilmente olvidarás.