Sully
Comparte con tus amigos










Enviar

El 15 de enero de 2009 un veterano piloto protagonizó el conocido como “El milagro del Hudson”. Así se calificó a su increíble maniobra al conseguir hacer amerizar su avión averiado sobre las frías aguas del río Hudson. El piloto consiguió salvar la vida de las 155 personas que iban a bordo. Hablamos de Chesley Sullenberger y esta es su historia. La historia de… ‘Sully’.

“¡Mayday, Mayday!… Cactus 1549, hemos perdido los motores”.-Sully.

sully-llamada

Crítica de Sully

Estando todavía recientes en la memoria los terribles atentados ocurridos el 11 de septiembre en NY con el estrellamiento de unos aviones contras las Torres Gemelas, los neoyorkinos necesitaban un héroe, una figura a la que admirar. Y si ese héroe era un piloto pues mucho mejor. Esto se insinúa de manera directa en el film por el personaje interpretado por el actor Chris Bauer. Y ese héroe iba a ser el Capitán Sullenberger. Este piloto salvó la vida de sus 155 pasajeros al tomar en 208 segundos una decisión que marcaría su vida, para bien y para mal. Sullenberger realizó un increíble aterrizaje de emergencia en el Hudson.

Todo esto fue recogido, a posteriori, en el libro ‘El deber más alto: Mi búsqueda de lo que realmente importa’. Un libro escrito por el propio “Sully” y por Jeffrey Zaslow. Y es de ese libro del que procede el guión de Todd Komarnicki. Un guión que ahonda principalmente en lo que pasó después del aterrizaje de emergencia. De esta manera vemos cómo la decisión de “Sully” fue cuestionada en los despachos por su propia compañía aérea y por las aseguradoras.

De cara al exterior, el piloto era un héroe indiscutible e incontestable. Sin embargo, de puertas para adentro pendía sobre su cabeza (y sobre la de su co-piloto, Jeff Skiles) una durísima investigación que podía suponer la pérdida de sus alas y una pensión muy bien ganada durante 42 años de vuelo. Todo por 208 segundos en los que su factor humano tuvo que improvisar y tomar la mejor decisión que pudiera. Su intrépida maniobra era algo que cuestionaban las frías estadísticas y las simulaciones de despacho de los ingenieros.

sully-sullenberger-airbus

Lo ya comentado es, ni más ni menos, lo que Clint Eastwood nos ofrece en ‘Sully’. Me refiero a la investigación y “juicio público e interno” del Capitán Sullenberger. Héroe para el pueblo y casi un fraude, o al menos imprudente, para “los especialistas de despacho”. En este sentido, el mayor acierto de Eastwood es mantener nuestro interés a lo largo de 96 minutos contando sólo una historia humana, la de Sully. De esta forma, seremos testigos de cómo un incidente de ese calibre afecta a una persona: las pesadillas, las dudas, las presiones, la investigación…

Naturalmente, Eastwood es sabio y sabía que si iba a contar una película sobre este suceso no iba a bastar sólo con eso. Clint sabía que debería mostrar en pantalla “El milagro del Hudson”. Y esta inverosímil maniobra nos será mostrada de manera íntegra (llegado el momento) y con todo lujo de detalles. Así podremos ver las vistas interiores y exteriores del avión, imágenes aéreas, controladores, equipos de salvamento. Eastwood no escatima y muestra todo tal cuál debió suceder, rodando en el propio NY, Carolina del Norte, Atlanta y Los Angeles. Amén de las impactantes imágenes que nos va soltando en forma de las ya comentadas pesadillas de Sullenberger.

Quizás se le pueda reprochar a Eastwood el haber filmado la película con un abuso de los saltos temporales (ahora tiempo pasado, ahora tiempo presente). Esto bien pueden despistar a más de uno. Personalmente creo que, quitando algunas secuencias, la película bien podía haber sido filmada de manera más lineal y directa. Si bien, esto puede que afectara a la tensión y solución de la vista final del conflicto.

sully-avion

“No fue un accidente, fue un aterrizaje de emergencia”… Un piloto para un milagro.

En el campo de las interpretaciones tenemos a varios intérpretes que van entrando y saliendo del film. No obstante, hay dos sobre los que la película se apoya totalmente. Ellos son Tom Hanks (en mayor medida) y Aaron Eckhart (en menor medida y como secundario).

Un convenientemente avejentado Tom Hanks se mete en la piel de Chesley Sullenberger. El galardonado actor nos ofrece una interpretación muy comedida y controlada en sus tiempos y sensaciones. No hace Hanks ni un solo aspaviento y ni un gesto de cara a la galería. Al lado de Tom Hanks tenemos a Aaron Eckhart luciendo un gran mostacho para dar vida a Jeff Skiles, el copiloto del Airbus. Eckhart también está francamente bien. Muy de agradecer son algunos comentarios bromistas que hace en determinados momentos para descargar la tensión. Impagable su última frase cuándo le preguntan si habría hecho algo de otra manera…

Finalmente nos queda la parte del casting que entra y sale a lo largo de la película. Estos son los casos de: Laura Linney como la esposa de Sully con la que sólo habla por teléfono. Chris Bauer en la piel del responsable del sindicato aéreo que apoyará a Sully y Jeff. Mike O’Malley y Anna Gunn poniendo cara a los principales representantes de la comisión de investigación del incidente. ¡Ah, sí! y “cameo expendable” para un actualmente muy olvidado Michael Rapaport como el dueño de un bar al que entra Sully.

“Un piloto nunca deja de aprender”.-Profesor de vuelo.

sully-vista

En conclusión.
Finalizo ya esta crítica de Sully, un film al que no termino de ver dentro de las grandes obras de Eastwood. No obstante, está muy bien filmado (ojo a las secuencias aéreas) y destaca por saber pegarnos a la butaca. Además es un justo homenaje a un héroe de la vida real. Un héroe de esos que la sociedad (y el cine) necesitan. Un hombre dotado de un superpoder tan minusvalorado como lo es el factor humano.

Tráiler de Sully