Renacimiento: Liga de la Justicia de América: Números 10 y 11
Comparte con tus amigos










Enviar

En tan sólo dos grapas, Steve Orlando ofrece una intensa historia. En la misma vemos a la JLA entre la espada y la pared cuando el villano Prometeo decide atacarlos. Además se incluye un Anual dedicado a Lobo que homenajea sus aventuras iniciales. Serán Hugo Petrus y Kelley Jones los artistas en esta ocasión.

Comentario de Renacimiento: Liga de la Justicia de América: Números 10 y 11

El arco argumental principal de estos cómics es ‘Precisión quirúrgica’. Trata sobre cómo el villano Prometeo, y su aliado, Ulterior. Ambos se infiltran en El Santuario (la base de la JLA en Happy Harbor) y la intención del antagonista es acabar con todos ellos. Prometo odia a los superhéroes y entiende, en el caso particular de la JLA, que son unos hipócritas por proclamar que las personas normales son iguales a ellos.

La historia está bien. Sin embargo, si has leído su arco argumental en el JLA de Grant Morrison te sonará a más de lo mismo. Y realmente lo es. Desde la misión de Prometeo hasta la manera en la que logra tener acceso a El Santuario. Eso sí, todo de manera mucho más concentrada y rápida; además de la inclusión de Ulterior. La trama destaca, sobre todo, en la acción. Y eso es lo mejor y lo que más ofrece.

Por último se incluye el Anual #1 cuyo título es ‘Ningún delfín resultó herido’. El especial se centra en Lobo y Canario Negro. Que Lobo fuera integrante de la JLA resultaba un misterio para todos. A lo largo de la cabecera se dejó saber que Batman lo reclutó por necesitar de su poder y habilidades para enfrentarse a la “Entidad del poder que habita más allá del espejo”. A cambio este le ofrecería al cazarrecompensas algo que siempre había deseado pero no lograba conseguir. Ahora sabemos que era: el planeta natal de los delfines espaciales (del-marzopanos).

Lobo es de todo. Casi todo negativo: macarra, violento, desagradable, insoportable, salvaje,… Sin embargo Lobo destaca en dos aspectos positivos: su honor y su amor por los delfines (particularmente espaciales). Lobo siempre cumplirá con su palabra una vez la ha dado. Nunca se echará para atrás sin importar quién sea la persona o el trato al que hayan llegado. En cuanto a los delfines, cosa que se explica en detalle aquí, los adora por considerarlos los seres más puros del universo. Por ello no sólo los respeta y protege, sino que los defenderá ante quien quiera hacerles daño. Justamente el motivo de dar con el planeta de los delfines espaciales es para acabar con alguien que sabe los está matando allí. Pide que Canario Negro lo acompañe porque de todos los miembros de la JLA es la única a la que valora y respeta.

Lo más que choca de este especial es el dibujo. En primera instancia resulta bastante “repelente”. Incluso fue esa la reacción que tuve cuando leí el comic la primera vez. Sin embargo, con una segunda lectura lo comprendí. Y es que, si bien el estilo de Kelley Jones es bastante tosco se asemeja bastante a los cómics originales del czarniano en los 90 de Simon Bisley. Así pues, si no has tenido esa experiencia lo considerarás malísimo. Yo por, el contrario, lo valoro a tal punto que considero que se puede extraer y editarlo de manera independiente.

Conclusión.
Termino este comentario de Renacimiento: Liga de la Justicia de América: Números 10 y 11. Creo que estamos ante unas grapas que ofrecen algo más de entrenamiento con acción y un anual para profundizar algo más en Lobo. Eso sí, debo insistir en el “calco” de la narrativa expuesta en ‘Precisión quirúrgica’.