El Inmortal Hulk: Número 8
Comparte con tus amigos










Enviar

Aquí tenemos la conclusión ¿final? del arco argumental de esta saga que bien podría calificar como “La puerta verde”. El “Hulk Diablo” deberá combatir en el Infierno a su mayor monstruo y probar que puede ganar. Por otro lado, Al Ewing nos traerá de regreso a la siempre inmortal Betty Banner. Llegó la hora de hacer una llamada en ‘Una cabina en el medio oeste’.

“¿Qué es Hulk? ¿Es hombre o monstruo?”

Comentario de El Inmortal Hulk: Número 8

La red que ha ido tejiendo Al Ewing respecto al regreso de Brian Banner y la forzada visita de Hulk al “mundo-sótano de pesadilla bajo el suelo de todo” llega a su conclusión final en el número 13. Un número en el que continúan las alusiones directas a la Cábala y a los seres que la pueblan. Seres infernales pero también angelicales. No obstante, también hay una explicación “científica” que es aportada por Puck en sus conversaciones con el Hombre Absorbente. Por cierto, este último jugará un papel fundamental en el clímax final.

De este citado número 13 me gustó ver a Creel, para variar, ejerciendo de héroe. También me satisfizo la “hermanación” de Banner y Hulk con unos diálogos bastante tiernos por parte del coloso esmeralda. Respecto al clímax, me dejó un tanto frío que todo termine con una “palmada”. Ahora bien, es innegable que Ewing ha ido construyendo una gran saga que ha relanzado la cabecera. Además deja la puerta abierta sobre la naturaleza real del “monstruo” en sus últimas páginas con su “Volveré a hablar contigo. A su debido tiempo”.

La siguiente trama para la que nos cita Ewing trata sobre el regreso de personajes clásicos de la serie. Casi todo el número ‘Sólo nos vemos en los funerales’ está dedicado a la figura de Betty Banner y su difunto padre: el general Ross. Habrá que ver cómo se va desarrollando esta nueva relación entre Betty y Bruce. Una nueva relación que empieza con una tremebunda e impactante sorpresa. Desde luego que Ewing no para de asustarnos. Por otro lado, el guionista también retoma las maquinaciones de Fortean y su Base Sombra. Y al final de todo nos espera cierto psiquiatra que llevaba tiempo sin dejarse ver…

Al frente del dibujo sigue Joe Bennett que disfruta lo suyo con el trabajo a doble página. Algunas viñetas lucen así francamente espectaculares. También destaca, nuevamente, recuperado toda la musculatura e hipertrofia de Hulk y con los efectos de color aplicados por Ruy José. En su contra juega lo que ya llevo tiempo diciendo: no presta la misma dedicación a todas las viñetas y personajes. Por cierto, genial detalle/guiño/homenaje para Marie Severin cuya imagen aparece en una camiseta de Betty Banner.

Finalmente, para el dibujo del número 14 se alista a Kyle Hotz, un dibujante que ya estuvo hace tiempo en la colección pero al que, sinceramente, no recordaba. Su arte es sumamente oscuro y gótico. Digno de una película de Frankenstein. Por cierto, me recuerda bastante al estilo que Liam Sharp marcó en su momento en Hulk.

Conclusión.
Acabo este comentario de El Inmortal Hulk: Número 8, un número que, aparentemente, cierra una gran etapa en la colección del viejo piel verde. Al mismo tiempo abre una nueva senda con la reincoporación de personajes clásicos. Tendremos que esperar para ver a dónde nos lleva a partir de ahora Al Ewing.