Jugada salvaje
Comparte con tus amigos










Enviar

Las Vegas, la ciudad del pecado: lo que pasa en ella, se queda en ella y el que entra nunca sale… por lo menos no siendo el mismo. Hagan juego, la casa siempre gana. Elvis, Sinatra, el desierto, neones, moteles, prostitutas, hoteles, juego, vida, muerte… Durante décadas obras de culto del cine han elevado a esta ciudad como uno de los grandes símbolos americanos: ‘Casino’, ‘Leaving Las Vegas’, ‘Miedo & Asco en Las Vegas’ e incluso ‘Resacón en Las Vegas’. Ahora le toca el turno a Jason Statham de preparar en la “ciudad del juego” su propia… ‘Jugada salvaje’.

“Nunca apuestes en contra de un tipo que tiene una mano letal”

jugada-salvaje-llave-de-mano

Crítica de Jugada salvaje

‘Jugada salvaje’ tuvo la mala fortuna de caer en el “Directo a Video” en nuestro país. Se estrenó en alquiler en mayo de 2015 y salió a la venta el 10 de junio del citado año. El film es un remake reescrito más al gusto de William Goldman que la adaptación de 1986 titulada en español ‘Acorralado en las Vegas’, protagonizada y controlada por Burt Reynolds, al que le dedican un guiño, con mucho “amor”, en su secuencia de apertura (convenientemente modificada del original) cuando un personaje con bigote y peluquín es ridiculizado por Nick Wild (Statham). Además,  se da la casualidad (o no) que Statham compartió plató y escenas con Reynolds en la inefable ‘En el nombre del rey’ (Uwe Boll, 2007).

El primer cineasta que tuvieron en mente para llevar a cabo esta “revisitación” fue Brian De Palma, pero Goldman quería preservar su visión y la entrada de De Palma suponía plegarse a él. Por ello, logró que Simon West (con quien trabajó anteriormente en ‘La hija del general’) ganara la partida, apoyado por el beneplácito de Jason Statham (que ya le conocía por haber estado a sus órdenes en The MechanicyLos Mercenarios 2). Statham, mediante su socio Steve Chasman, compró los derechos de la novela ‘Heat’ para llevar a cabo este remake. Dicho todo esto, pasemos al asunto… vayamos directos a la crítica de Jugada salvaje.

jugada-salvaje-apostando

Cine de perdedores de los de toda la vida, eso es ‘Jugada salvaje’. Un film en la línea de clásicos como ‘El buscavidas’ (Robert Rossen, 1961), ‘Ladrón’ (Michael Mann, 1981) o ‘Sed de poder’ (Stuart Rosenberg, 1984). Su protagonista, además, es un personaje típico de antihéroe trasnochado muy setentero tan del estilo del propio Burt Reynolds o James Cann (y de principio de los 80, justo hasta que RamboyCommando cambiaron el tipo de héroe durante un lustro… y justo hasta que llegó John McClane). Esto es, un tipo solitario que va a lo suyo pero que tiene una serie de puntos débiles… que los demás usan para manipularlo y hacerle tomar de nuevo el camino de las armas, en este caso blancas, y sacar a relucir los puños.

‘Jugada salvaje’ sigue además el camino que Statham ya marcó conParker (Taylor Hackford, 2013) y prosiguió con The Mechanic’  (Simon West, 2011) yEl protector (Gary Fleder, 2013), es decir, films con nombres importantes en el guión y/o dirección (ya sean de ayer o de hoy), con libretos más trabajados que sus anteriores Stathamtanadas y con un aroma y estilo seventies muy del gusto del intérprete británico (fan declarado de Charles Bronson y Sam Peckinpah).

jugada-salvaje-solitario

¿El problema de este film? Pues que el público no termina de ver a Statham en estos roles… y desde su notable intento de setenterización en ‘El robo del siglo’ (Roger Donaldson, 2008) todo fueron fracasos en este tipo de papeles, eso sí, minimizando a cada producción el nivel de gastos. Por eso ‘Jugada salvaje’ nos llegó (como expuse al principio de la reseña) a España directa a DVD y sin hacer ningún ruido, sin ningún tráiler promocional doblado y sin que casi nadie se enterase… Viéndola es evidente que, por calidad, no mereció ese trato, pero es que en USA la cosa pintó aún peor… Conviene preguntarse: ¿merecía ‘Jugada salvaje’ un trato semejante? ¿Es tan mal actor Jason Statham como para que no se le dé la oportunidad de interpretar más y patear menos?

Aquí tenemos un vibrante thriller de perdedores en Las Vegas, con mafia, mujeres, juego, moteles, bares abiertos 24 horas, luces de neón a cada paso y tres secuencias de combates que nada tienen que envidiar a las vistas enThe Equalizer(Antoine Fuqua, 2014). Además, Statham lleva a cabo un notable trabajo interpretativo, de los mejores de su carrera, y rebosante de carisma y masculinidad. Muy acertado en la parte dramática y brutalmente seco en la acción. Subiendo la apuesta, en unos cuantos instantes su forma de luchar y moverse recuerda al del Van Damme más desatado. Difícilmente se le puede pedir más a este film de lo que da: hora y media de evasión y entretenimiento con un protagonista que llena la pantalla en cada plano. Eso, hoy día, ya son palabras mayores… aunque por lo visto, no para todo el mundo.

jugada-salvaje-pelea

Nick Wild es, sin duda, una de las más trabajadas creaciones de Jason Statham, un perdedor que ansia un sueño recurrente, pero que sigue siendo un perdedor con una meta que en el fondo sabe que nunca alcanzará (ojo a la tremebunda escena en donde Wild se sincera/derrumba fichas en mano ante Cyrus –Michael Angarano- en el bar, y luego vuelve a las mesas de juego como buen perdedor que no sabe cuándo ha ganado). Los ecos del inolvidable Paul Newman de ‘El buscavidas’ y ‘El color del dinero’ son más que evidentes. No por casualidad, Goldman escribió para Newman ‘Harper: Investigador privado’ y ‘Dos hombres y un destino’, dos odas al perdedor con mayúsculas.

Al mismo tiempo, ‘Jugada salvaje’ presenta una serie de personajes secundarios de peso que uno le presupone a una ciudad como Las Vegas y que redondean la trama: el hijo mimado de un jefe de la mafia, DeMarco (Milo Ventimiglia), que desde su habitación de hotel en las alturas cree que puede hacer lo que le plazca sin que esto traiga consecuencias. Una mujer de vida alegre con pasado en común con el solitario protagonista, Holly (Dominik Garcia-Lorido), la cual nunca sabremos si utiliza a Nick para su beneficio propio sin importar las consecuencias o si de verdad acude a él por un amor aún latente. Y, finalmente, el inevitable solucionador de problemas local (también conocido como el tipo que pone la mafia para que todo esté controlado), Baby (Stanley Tucci), cuya admiración por el protagonista no debe cegar su buen juicio.

Todos esos personajes, como digo, redondean la historia principal y van encontrándose por el camino que el propio Nick se va labrando a base de buenas y, casi siempre, malas decisiones. También lo hacen en “cameos expendables” Sofía Vergara, Jason Alexander y una bastante cambiada Anne Heche. Al final el pozo del film nos remite a Redención (otra gran muestra del porte y saber hacer de Statham cuando no tiene los puños en alto todo el tiempo), y es que a un tipo como Nick/Statham es mejor no despertarlo de su letargo.

jugada-salvaje-sofia-vergara

En cuanto a la dirección, Simon West (es mejor no soñar con lo que un maestro como De Palma hubiese hecho con semejante material) incluye aquí lo mejor y lo peor de su estilo, con esa pesadez tan suya que se va apoderando del conjunto cuando no hay estruendo, algo que West no termina de solucionar, y que, por ejemplo, ya se vio en ‘La hija del general’ (1999). Ocurre que aquí cuenta con un animador como Statham que se pone la película sobre la chepa (Nick Wild dixit), salvando la tara principal de West, un realizador que se maneja de lujo en la acción, y que incluso se tira a la mitomanía pura y dura con esa selección musical tan Scorsese, con las melodías más improbables sonando en momentos violentos (ese villancico en mitad de una coreografía monumental de mamporros). Al final su dirección no está al nivel del guión, actores o secuencias de combates, estas últimas ideadas y filmadas por Cory Yuen.

Otro apartado que conviene mencionar para bien es el de la fotografía de Shelley Johnson, responsable del mismo campo en ‘La partícula de Dios’ (Tony Krantz, 2010). Su fotografía es lo que uno espera de un film ambientado en Las Vegas: neón, reflejos y aroma a vicio. Y la música, como ya se mencionó, funciona por ese aire al Rat Pack de los años dorados tan intrínsecamente ligado a “la ciudad del juego”.

“Quiero tener que golpear a alguien por mis propios motivos y no por los de otro” (Nick Wild)

jugada-salvaje-jason-statham

En resumidas cuentas.
Otra incomprendida pieza de género, otro film de los de antes, tan esencia de los 70, tan del gusto de Statham, tan igual a su protagonista, igual que el coche que conduce (Ford Torino GT) y hasta igual que los sueños que persigue. Lástima que muestras de género como estas no encuentren el lugar que merecen y que acaben abocadas a extinguirse. En una era digital, lo analógico es un anacronismo andante, es ayer… y el público lo que quiere ver son a héroes del mañana.

Tráiler de Jugada salvaje