Redención
Comparte con tus amigos










Enviar

F&P MEDIA nos trajo a España en 2014 un nuevo film protagonizado por Jason Statham. Un film que, pese a su poca resonancia en mercados internacionales importantes, resultó una sorpresa muy positiva. Aquí tenemos al coloso inglés entregando un gran trabajo dramático. De todo ello os hablo ya mismo en… ‘Redención’.

“Cuando estoy sobrio, sano y bien… hago daño a la gente”.-Joey.

redencion-esbirro

Crítica de Redención

Vaya por delante que no esperaba casi nada de esta cinta protagonizado por el “pateador” británico, Jason Statham. Y, como suele suceder en estos casos, quedé muy gratamente sorprendido con su visionado. ‘Redención’ es una película que, si bien tiene elementos típicos del cine de Statham (peleas, durezas y firmezas), pues resulta que también tiene grandes dosis de tristeza, amargura y drama. Una buena cinta con una historia de perdedores que, sin duda alguna, merecen una segunda oportunidad. Perdedores como el sargento Smith/Joey y la monja Cristina.

‘Redención’ no es la típica “peli de acción de Statham”. No, aquí tenemos entre manos un thriller que se acerca mucho más al drama que a la acción. Eso sí, también cuenta con algunas peleas francamente bien filmadas. En estas zurras se aprecia claramente quién da, y quién y cómo recibe… Sin embargo, el peso del film lo llevan sus temáticas, y estas no invitan precisamente a la diversión. Son temas tales como: los efectos de la guerra, la prostitución, el crimen, la religión, la redención y la venganza… Todo ello desarrollado en unos bajos fondos de Londres expuestos en pantalla en toda su crudeza y sin ningún tipo de adorno ni floritura.

redencion-pelea

Son las temáticas expuestas en el párrafo anterior las que, además de llevar el peso del film, dotan al mismo de un aire de tristeza contagioso. Un drama en el que no hay sitio para que las cosas salgan bien. Esto me lleva directamente a recordar una frase del film El Luchador (Darren Aronofosky, 2008) que bien podría aplicarse también a esta película: «El único lugar donde me hacen daño es ahí fuera». En ‘Redención’ ese lugar de ahí fuera es Londres. Un Londres oscuro en el que no hay sitio para corazones nobles que intentan hacer lo correcto. Una jungla urbana y nocturna en la que aparentemente sólo se puede sobrevivir de dos maneras: siendo el más duro o el más borracho de todos… Ahora bien, aún en estas negras circunstancias, también hay un camino de redención justo al doblar la esquina…

redencion-vagabundo

Los 100 minutos que viene a durar la película se apoyan absolutamente sobre los musculados y fibrosos hombros de Jason Statham. Y ¡atención! porque este action-man realiza una de sus mejores y más completas interpretaciones. Statham no sólo cruje a sus oponentes, sino que también nos muestra un tremendo y desconocido lado dramático muy notable en sus últimas y conmovedoras intervenciones en el film. Un film que se beneficia (y mucho) de tener en su reparto a este hombre duro. Un tipo cuya presencia en pantalla siempre, o casi siempre, te va a valer el precio de la entrada, y más si está en estado de gracia como en esta ópera prima del guionista Steven Knight.

También merece una especial atención Agata Buzek. Esta delgada actriz polaca da vida a la monja Cristina. Ella es la réplica de Statham ofreciéndole una salida a su personaje. Cristina es una joven monja retraída, caritativa y temerosa. Una monja con uno de esos corazones grandes que, como diría el mítico Carlito Brigante, no tienen lugar ni cabida en sitios ominosos como los barrios bajos de Londres.

“Al final me quité el uniforme y huí…”.-Joey.

redencion-borracho

En conclusión.
Termino esta crítica de Redención, una película que no renuncia a algunos de los elementos del cine protagonizado por Jason Statham, pero que también nos acerca al actor nacido en Inglaterra a terrenos mucho más dramáticos. El duro actor demuestra que sabe hacer algo más que patear traseros y repartir collejas a los malos. Por mi parte, les recomiendo que le echen un visionado ya que a lo mejor les sorprende tan positivamente como hizo conmigo.

Tráiler de Redención