La venganza de Jane
Comparte con tus amigos










Enviar

El western, auténtico género por excelencia del cine americano, se resiste a morir. De la misma manera, Jane Hammond se resiste a que unos facinerosos vengan a su casa a darle el pasaporte final a su marido. ¡Tic-Tac! Llegó la hora de tenerlo todo preparado para ejecutar la que es… ‘La venganza de Jane’.

“Vienen a mi casa y voy a protegerla”.-Jane Hammond.

la-venganza-de-jane-apuntando

Crítica de La venganza de Jane

El western conoció su época de esplendor sobre todo en los años en los que el gran John Wayne se convirtió en el héroe por excelencia de América. Casi en esa misma época se produjo también el estallido en Europa del famoso y venerado spaghetti western. Este subgénero no era otra cosa que producciones europeas de bajo coste de “indios y vaqueros” con directores y actores principalmente norteamericanos. Aquí fue donde conocimos al gran Sergio Leone con su intérprete “sin nombre”, Clint Eastwood. También se presentaron otros grandes actores como Lee Van Cleef o el italiano Franco Nero.

Posteriormente a las épocas mencionadas, el género quedó adormecido. Tan sólo parecía despertar cuando Eastwood se preocupaba de revitalizarlo con películas tan colosales como: ‘Joe Kidd’ (1972), ‘Infierno de cobardes’ (1973) y, sobre todo ‘El fuera de la ley’ (1976), El jinete pálido (1985) y la oscarizada Sin perdón (1992). También otros pusieron su importante grano de arena para insuflar de vida al salvaje oeste. Hablo de gente como Kevin Costner con ‘Bailando con lobos’ (1990) y Open Range (2003), o Walter Hill con Forajidos de leyenda (1980), ‘Gerónimo’ (1993) o Wild Bill (1995).

Actualmente, el western casi ha vuelto a la tumba empujado por las nuevas modas y efectos. Salvo algunas producciones de Quentin Tarantino (Django desencadenado y Los odiosos ocho), el resto de films de esta temática parecen condenados a tener (en la mejor de las situaciones) estrenos muy limitados en cines o salir directos a VOD. Estos han sido los casos de buenas y/o aceptables películas como ‘Deuda de honor’ (2014), Bone Tomahawk (2015) o ‘La venganza de Jane’ (2015).

“El único objetivo de una batalla es terminarla a tu favor”.-Dan Frost.

la-venganza-de-jane-joel-edgerton

‘La venganza de Jane’ viene producida y protagonizada por Natalie Portman. Con esta película la respetada actriz intenta volver a situar a la mujer como protagonista activa de la acción. Eso sí, ni mucho menos al nivel que tuvo Sharon Stone en Rápida y mortal (Sam Raimi, 1995), donde su personaje de “La Dama” era capaz de desenfundar tan rápido o más que el mismísimo Lucky Luke. Y digo bien que Natalie Portman no pone su personaje a ese nivel porque ni tan siquiera lo intenta. La Jane Hammond de Portman es una mujer que casi no sabe disparar. Aquí nos encontramos a una mujer que se ve obligada a ponerse la canana con los revólveres para defender a su hogar y a su esposo.

Es interesante comentar que la estructura narrativa está elaborada a base de “flashbacks”. En estas miradas al pasado vamos conociendo las relaciones que tuvieron los diferentes personajes. Relaciones que les han llevado a todos a la situación actual de no-retorno con esas ganas de ajustar cuentas. Además, en el tiempo presente, la acción transcurre de manera natural y calmada pero expectante con lo que pueda pasar cuando se “desate la tormenta” en forma de fuego y plomo. Una tormenta en la que es posible encontrar un cierto parecido con aquel terrible asalto final a la morada de Dustin Hoffman y Susan George en Perros de paja(Sam Peckinpah, 1971).

Por otro lado, es muy de agradecer la ambientación natural del film. En este aspecto destacan los parajes abandonados, las ciudades semi-construidas, los ropajes y personajes sucios y sudorosos, y todo ese polvo que levantan los caballos al galopar. Es increíble que algunos cinéfilos echemos de menos cosas tan sencillas como estas… pero es a lo que nos ha empujado el cine digital que impone su ley en estos tiempos de pantallas verdes y demás.

la-venganza-de-jane-natalie-portman

“Los buenos no se vuelven malos”… Los hombres de Jane.

Básicamente esta cinta está interpretada por la pareja formada por Natalie Portman y Joel Edgerton. Para Noah Emmerich va un rol muy sencillo. Otros intérpretes como Ewan McGregor o Boyd Holbrook tienen pocos minutos. Lo de Rodrigo Santoro no deja de ser un “cameo expendable”.

Como ya expuse antes, el rol principal de Jane Hammond es interpretado por Natalie Portman. La actriz israelita entrega a un personaje demasiado elegante para lo que es la película. Me refiero a que el sobresaliente porte natural de Portman no termina de encajar en este western. No obstante, esto no quiere decir que ella tenga una mala interpretación porque no es el caso. A su lado sí que brilla mucho Joel Edgerton dando vida a Dan Frost. Este es un hombre que ahora vive de forma huraña y que conoció tiempos mejores a todos los niveles. Por su parte, Noah Emmerich interpreta a Bill Hammond, el marido de Jane que resulta acribillado a balazos al principio. Poco hay que decir de su rol pues se pasa casi todo el metraje metido en la cama sin apenas hablar.

la-venganza-de-jane-hablando

En el lado de los villanos nos encontramos con Ewan McGregor y Boyd Holbrook. Ewan McGregor logra hacerse notar algo como Mister Bishop, pero no tiene muchos minutos para dar una mayor relevancia a su personaje. Algo parecido le pasa a Boyd Holbrook que interpreta a Vic, el hermano atontado y feo de Bishop. Y poco más que destacar a este “lado de la frontera”. La presencia de Rodrigo Santoro como esbirro de Bishop no deja de ser algo testimonial. Un “cameo expendable made in Sylvester Stallone”.

la-venganza-de-jane-ewan-mcgregor

En conclusión.
Termino esta crítica de La venganza de Jane, un film que no apela a grandes masas. Es un recuerdo, una fotografía borrosa de épocas pasadas en las que el western estaba en su esplendor. Los que de verdad podemos sentirnos más o menos identificados con lo que ofrece somos todos aquellos que echamos de menos al género por excelencia del cine americano. Puede que no sea una gran cinta de “indios y vaqueros”, pero el gusto por disfrutarla en este siglo XXI repleto de superhéroes y galaxias lejanas es algo que hay que tener muy en cuenta y valorar en su justa medida.

Tráiler de La venganza de Jane