Depredador
Comparte con tus amigos










Enviar

Arnold Schwarzenegger siempre quiso hacer una película de hombres duros enfrentados a una gran amenaza que los pusiera en jaque. Un film que estuviera, cuanto menos, al mismo nivel de cintas como Los siete magníficos (John Sturges, 1960) o ‘Grupo Salvaje’ (Sam Peckinpah, 1969). En 1987 cumplió sus deseos y protagonizó la que es una de las mejores películas de su filmografía… ‘Depredador’, un film del que hoy se cumplen 30 años de su estreno en USA que tuvo lugar un 12 de junio de 1987.

“Eres una auténtica belleza”.-Dutch.

Crítica de Depredador

A finales de los años 80, la titánica figura de Arnold Schwarzenegger ya era reconocida en todo el mundo gracias al Culturismo y, sobre todo, al cine. Sus impresionantes apariciones en películas como Conan, el bárbaro (John Milius, 1982), Terminator (James Cameron, 1984) oCommando (Mark L. Lester, 1985) lo habían convertido en uno de los hombres más fuertes del planeta. Por ello, se estaba quedando sin contrincantes que pudieran intentar derrotarle en la gran pantalla con algo de veracidad… y aquí fue donde, por casualidad, surgió el primer guión escrito por los hermanos Jim y John Thomas, unos novatos sin agentes que colaron su libreto por debajo de la puerta de los estudios Fox. Su guión hacía referencia a una poderosa criatura extraterrestre dedicada a cazar especies de otros planetas. Este era el rival que estaba esperando Arnold para mirarle cara a cara…

Para la dirección se contrató a John McTiernan, que sólo traía en la mochila una película de poco caché, ‘Nómadas’, dirigida el año anterior. Para McTiernan, ‘Depredador’ fue el film clave que lanzó su carrera junto a Jungla de cristal’, estrenada al año siguiente. Todo hasta que él mismo se encargó de despeñarse a principios del 2000. Establecidos de manera breve los antecedentes, entremos ya en materia…

El guión de los hermanos Thomas presenta el film dividido en tres fases muy claras: la primera es la presentación del equipo de operaciones especiales de Dutch, su infiltración en la jungla y el ataque al campamento guerrillero. La segunda fase tiene lugar con el seguimiento y caza del “Depredador” al comando. Y, finalmente, el último acto es la supervivencia pura y dura de Ducth contra la criatura. A destacar como el predator no se exhibe por completo hasta el acto final, manteniendo así el suspense sobre su apariencia física…

Todo lo anterior está filmado con una poderosa energía por parte de John McTiernan, que exhibe un ritmo vigoroso y con grandes momentos para el recuerdo: el inolvidable y ya mítico pulso entre Schwarzenegger y Weathers (puro y duro cine viril del bueno), el ataque al campamento en plan ‘Commando’ (Mark L. Lester, 1985) donde los guerrilleros son literalmente cosidos y breados a tiros, el indescriptible momento en que Dutch y sus hombres abrasan media jungla con una “tonelada” de munición liderada por “la impaciente” controlada por un Mac totalmente desatado y fuera de sí… y, por supuesto, los créditos finales en los que, a modo de homenaje, vuelve a sacar a todos los protagonistas saludando como si acabarán de representar una función en el teatro.

El film destaca también por su lograda ambientación natural y el diseño de producción de John Vallone. ‘Depredador’ se rodó en exteriores de Méjico tales como: Palenque, Puerto Vallarta, Jalisco o Chiapas. Esto dio una increíble sensación de veracidad a toda la acción de la cinta, algo que no se consigue hoy en día con las dichosas pantallas verdes. Además, el propio John Vallone contribuyó a generar todavía más ambientación con la incorporación de geniales elementos artificiales que se fundían excepcionalmente con la propia Naturaleza, por ejemplo: la presencia de árboles gigantescos como atrezzo extra.

Respecto a los efectos especiales, cabe decir que el traje del Predator tuvo que ser modificado casi al inicio del rodaje. La criatura protagonista era un auténtico esperpento y el propio McTiernan la rechazó (en Predators se puede ver un cameo/homenaje a la misma). Entonces, y siguiendo las recomendaciones de Schwarzenegger, se contactó con Stan Winston que fue el encargado de “alumbrar” al genial extraterrestre que pasó a la leyenda (“aquí hacemos monstruos y los hacemos bien”, dijo Winston). El traje, con todos sus aparatajes, venía a pesar unos 90 Kgs, destacando su feísima máscara o predator mask, el láser del hombro (sabríamos más de sus diferentes armas en ‘Depredador 2’), su camuflaje al estilo polilla y su ya mítica visión calorífica que fue toda una revolución y sorpresa (estos dos últimos efectos fueron realizados con trucajes de cámara en el estudio).

Todo se completó con las composiciones de Alan Silvestri que compuso su mejor BSO, su auténtica obra maestra con un tema principal que luego ha sido “repetido y plagiado” cientos de veces. Silvestri entregó una banda sonora trepidante, expectante e intrigante y también con algún toque militar de homenaje a los caídos.

“Si sangra, podemos matarlo”… Los 7 magníficos.

Ahora vamos con el reparto del film, los predator characters, que fue realmente poderoso, todo un despliegue de tipos durísimos con una personalidad actoral de las que traspasan la pantalla. Además, resaltar que todo el equipo recibió una buena instrucción militar y esto se nota en todos y cada uno de sus gestos, luciendo en pantalla como auténticos militares profesionales.

Al frente del comando tuvimos a un increíble y musculado Arnold Schwarzenegger interpretando al mayor Dutch. En este film, “El roble” alcanzó cotas de carisma casi insuperables… prueba de ello es que, pese a quedarse en esta única película, su personaje sigue siendo referencia dentro de su filmografía.
Para contrarrestar la dominadora presencia de Arnold se fichó a Carl Weathers, el mítico Apollo de la franquicia “Rocky”. Weathers también lució buena musculatura y personalidad como Dillon, el amigo de la CIA que mete a Dutch y sus hombres en todo el fregado.

El resto del equipo lo completaron: un gigantesco Jesse Ventura como Blain, un coloso capaz de cargar con una gatling como el que lleva una mochila (resaltar que Ventura fue el único que no recibió la instrucción militar, ya que anteriormente había formado parte de los SEALS). Bill Duke se comió la pantalla dando vida Mac, el mejor amigo de Blain y capaz de finiquitar a un jabalí a cuchillazos… Sonny Landham dio vida a uno de los personajes más recordados del film: el indio Billy, un tipo dotado de un sexto sentido y que no tiene miedo a ningún hombre.

Los miembros más “flojos” fueron interpretados por Shane Black (Hawkins, el experto en chistes verdes) y Richard Chaves (Poncho, el típico hombre con el que siempre puedes contar). Fuera del equipo sólo cabe resaltar a R.G. Armstrong en un cameo expendable como coronel y a Elpidia Carrillo como Anna, una guerrillera que, tomada presa por Dillon, advertirá al equipo de Dutch de los antecedentes del “Demonio Cazador de Hombres”. Para ser la única mujer entre tanto macho… Elpidia hizo un buen trabajo consiguiendo sobresalir.

Mención aparte merece el gigante Kevin Peter Hall, un actor de casi 2,20 metros que era especialista en saber interpretar bien debajo de diferentes disfraces y maquillajes. Aquí fue el encargado de dar vida al Predator, insuflándole de personalidad y carisma propios en pantalla y convirtiéndolo en “algo más que un monstruo” (como curiosidad, comentar que el primer hombre debajo del horrendo traje inicial fue el mismísimo Van Damme).
Como recompensa a su gran labor, McTiernan le regaló un pequeño cameo como piloto de helicóptero al final del film. Además, en 1990 regresaría para dar vida al nuevo Predator en ‘Depredador 2’ de Stephen Hopkins, una secuela que poco tendría que envidiar a esta grandiosa primera parte. Finalmente, Kevin fallecería el 10 de abril de 1991 cuando contaba con tan sólo 35 años.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Depredador recordando haber ido a verla cuando se estrenó en Madrid en el ya desaparecido Palacio de la Música en compañía de mi padre. Han pasado 30 años desde aquello y el film no ha perdido nada y sigue rayando a grandísimo nivel en todos y cada uno de sus aspectos. ¿Es la mejor película de Schwarzenegger? puede ser… yo no lo descarto, no hay más que ver como su mitología se ha extendido hasta nuestros días, y eso es algo al alcance de muy pocas películas. A este nivel, Arnold puede presentar orgulloso este film al lado de ‘Conan, el bárbaro’ (John Milius, 1982) y ‘Terminator 1 y 2’ (James Cameron, 1984 y 1991).

Tráiler de Depredador