Los siete magníficos
Comparte con tus amigos










Enviar

En 1954 el realizador japonés Akira Kurosawa dirigió ‘Los siete samurais’, una obra maestra que con el tiempo se convertiría en referencia imprescindible dentro del mundo del cine. Fue poco después de su estreno que John Sturges se enfrascaría en un remake libre ambientado en el salvaje oeste: ‘Los siete magníficos’, un remake que hizo cambiando samurais por pistoleros pero tratando de mantener el mismo espíritu.

“Lo nuestro no son las palabras, lo nuestro es el plomo”.

Los 7 Magníficos

Crítica de Los siete magníficos.
En los años sesenta el western estaba viviendo una segunda juventud que más adelante se vería reforzada por el trabajo de Sergio Leone y la eclosión del spaguetti western. El público volvía a interesarse por el género, pedía cosas nuevas, y prueba de ello es que las productoras buscaran ideas en el exterior. Eso les llevó a fijarse en una película de Akira Kurosawa que relataba las peripecias de un grupo de samurais que deciden defender a un pueblo de los bandidos, una historia que encajaba perfectamente dentro del western clásico, a fin de cuentas Kurosawa se había inspirado en el género. No sería la única película de Kurosawa en ser copiada, el propio Sergio Leone hizo lo mismo con ‘Yojimbo‘ (1961) al dirigir ‘Por un puñado de dólares’.

Es obvio que esta producción perdería ante cualquier comparación que hiciéramos con la de Kurosawa, pero eso no le priva de ser una buena película y un producto icónico de la historia del cine. No sólo por la pegadiza y memorable melodía compuesta por Elmer Bernstein, sino también por unos personajes que, a pesar de estar plagados de clichés, son a día de hoy inolvidables. Muchos se preguntarán “¿Por qué pistoleros?”. Y una posible respuesta, o al menos la que a mi más me gusta, es que los siete protagonistas de esta película no luchan y arriesgan su vida por oro o fama, sino por simple espíritu aventurero y, sobre todo, porque no tienen otra cosa mejor que hacer. Es evidente que la película no está rodada en tono crepuscular sino más bien romántico, pero al mismo tiempo nos deja la inequívoca sensación de que los pistoleros, al igual que los samurais de Kurosava, afrontan el fin de su era.

Los 7 Magníficos

Para John Sturges no era precisamente su primer western, recordemos ‘Duelo de titanes’ o ‘El último tren de Gun Hill’, pero tampoco era Peckinpah ni Ford. Sturges siempre fue un director con una gran visión de escena que gustaba contar la historia de un modo claro, algo que aquí vemos trasladado a la pantalla. Pero no podemos pedir ni el estilo escénico de Ford ni el poderoso caos de Peckinpah. De hecho, la película adolece de cierto ritmo samoano que en ocasiones se hace pesado, como si tardara en arrancar. En cualquier caso, Sturges maneja la nave con pulso firme y deja el protagonismo al grupo de actores que conformaban este reparto estelar.

Yul Brynner no sólo era el actor principal, sino que además era una de las personas que había adquirido los derechos de la película de Kurosawa. Digamos que tenía cierto peso y eso rápidamente le creó conflictos con Steve McQueen, un claro ejemplo de los peligros de meter dos gallos en un gallinero. La imagen de Brynner vestido de negro, sin dar información acerca de su pasado, ayudaba a crear un aura de misterio alrededor del personaje. Tal fue su repercusión que sería reciclado años más tarde en la película ‘Almas de metal’. Lo mismo puede decirse de McQueen, el típico pistolero rebelde, o James Coburn, un habilidoso con los cuchillos.

También es obligado destacar a Charles Bronson en una de sus primeras películas verdaderamente importantes, o el buen trabajo de Robert Vaughn, que aquí encarnó al típico pistolero amargado y neurótico que huye de su pasado. Quizás el que más se esfuerza es Horst Buchholz, que despliega todo su arsenal interpretativo para estar a la altura de la producción, aunque tampoco se pueden pedir peras al olmo. Como anécdota contaremos que Brad Dexter no se coló en la producción por méritos propios, sino que había salvado la vida a Frank Sinatra un tiempo atrás en las aguas de Hawai. Y claro, Sinatra era buen amigo de Sturges, no creo que haga falta decir más… Obviamente un buen western necesitaba a un buen villano, y aquí tuvimos a un excelente Eli Wallach como líder de los bandidos.

Charles Bronson

A pesar de las pegas que podamos encontrar a la película es innegable la influencia que tuvo en el proceso evolutivo del western, y no me cabe duda que Sergio Leone supo aprovechar el tirón generado por esta película. De hecho, el personaje de Calvera, el jefe de los bandidos, poco se diferencia del despiadado asesino que retrataría Gian Maria Volonte en ‘Por un puñado de dólares’. Como también podemos observar cualidades heredadas de los personajes capitaneados por Yul Brinner, que en realidad son una banda de pistoleros con cierta vis cómica que reúnen casi todos los arquetipos del género.

Años después se realizaría la secuela, ‘El retorno de los siete magníficos’, donde sólo Yul Brinner repetía personaje. Tuvo una fría acogida entre el público, al igual que ese otro producto que, inspirándose en Star Wars, trató de aunar el western y la ciencia ficción bajo el título ‘Los siete magníficos del espacio’. Curiosamente en esa otra aventura sí participó Robert Vaughn.

Yul Brinner

Conclusión.
Recopilando todo lo que hemos comentado en esta crítica de Los siete magníficos podemos concluir que este film es un claro ejemplo de western funcional que cumple sus objetivos de entretener y cautivar, pero que además los sigue cumpliendo una vez trasladada a la pequeña pantalla. No es casualidad que películas como esta o ‘La gran evasión’, también dirigida por Sturges, sean repuestas periódicamente en televisión. Este tipo de films nos permiten asomarnos a un tiempo donde las películas desprendían una magia especial y esa es suficiente recompensa. Seguramente la mayoría de nuestros lectores ya han podido disfrutar de este western de acción en alguna ocasión, pero si queda algún rezagado le animo a darle una oportunidad y cabalgar con estos héroes al son de la melodía de Bernstein.