Vengadores: Infinity War
Comparte con tus amigos










Enviar

“Esta película es la culminación de todo el Marvel Cinematic Universe que se inició en mayo de 2008 con el lanzamiento de ‘Iron Man’, y es realmente una culminación sin precedentes de una serie de películas entrelazadas, algo que nunca antes se había hecho” (Kevin Feige). Bienvenidos a… ‘Vengadores: Infinity War’.

“Yo sé lo que es perder. Sentir que tienes razón y fracasar”.-Thanos.

Crítica de Vengadores: Infinity War

Puede que con ‘Vengadores: Infinity War’ los hermanos Russo (Anthony y Joe) hayan “alumbrado” la mejor película del Universo Marvel, o al menos una cinta que se sitúa al mismo nivel que esos grandes films superheróicos que son: Iron Man (Jon Favreau, 2008), Los Vengadores (Joss Whedon, 2012) y Capitán América: El Soldado de Invierno (Anthony Russo y Joe Russo, 2014). Personalmente, este film ya forma parte del trébol de cuatro hojas de Marvel Studios. La pena es que “Infinity War” sea una obra incompleta y que haya que esperar hasta el año que viene para verla terminada y analizarla de manera definitiva en su globalidad. Es el “lastre” que siempre lleva consigo cualquier díptico, trilogía,…

Son muchas las cosas positivas que aporta este film. Para empezar, la dirección y parte técnica es sensacional. Los hermanos Russo han explotado cada millón del presupuesto (cifrado en el entorno de 200-300 millones) para ofrecernos la mejor acción posible en cualquier entorno y con una amplísima variedad de planos. La recreación de los poderes, magias y demás es magnífica. Lo mismo sucede con Thanos, criatura creada digitalmente y a la que dota de “vida” Josh Brolin. Todo lo que vimos en las películas anteriores de nuestros superhéroes favoritos está aquí recreado a niveles máximos en un metraje interminable pero que no cansa ni decepciona en ningún momento, al contrario…

El guión es lo más flojo de la propuesta, ya que la trama que nos presenta no va más allá de la “simple recolección” de las gemas del infinito por parte de Thanos. Todo esto con una estructura narrativa que “plagia” lo visto enLas dos torres (Peter Jackson, 2002) o en la más lejana El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980), y es que al haber tantísimos personajes en el film, a los directores y a los guionistas no les queda más remedio que dividirlos en grupos/equipos e ir dirigiendo la atención a cada grupo en el momento y lugar oportuno (la Tierra, Sapiencial, Titán,…). Naturalmente el nexo de unión es Thanos, un personaje en cuyo tratamiento encontramos aciertos y errores. Se acierta plenamente con su carácter megalómano y genocida… pero se fracasa al omitir totalmente el culto a su dama, La Muerte (ni una mención en toda la película). Tampoco queda bien el hecho de omitir el asalto a la nave asgardiana o a la adquisición de la gema protegida en Xandar (supongo que no se podía estirar más el metraje).

Por otro lado, entiendo que se vuelve a cometer el error de incidir nuevamente en una ración de chistes y/o gracietas que se sienten fuera de lugar en un film con el tono tan dramático como el que tiene esta película. Es cierto que tener en el metraje a tipos como Tony Stark (se va conteniendo a medida que transcurre el film e incluso llega a abroncar a otros por soltar gracietas) o a los propios Guardianes invita a ello… pero no menos cierto es que hay situaciones en las que las gracias no tienen sentido (por ejemplo, recordar la muerte de seres queridos soltando chistes). Lo que sí que hay que aplaudir a rabiar es que, por fin, se nos presenta un villano que no viene solo… y es que ya cansaba ver en el lado de los buenos a equipos potentes enfrentados a un solo malvado rodeado de “esbirros del todo a cien”. Aquí nuestros héroes no sólo tendrán que enfrentarse a Thanos (varias veces) sino también a su poderosa Guardia personal y a su ejército de criaturas.

Para “compensar” el libreto, la acción es el punto más fuerte de ‘Infinity War’. En este sentido nadie se puede quejar de nada. Los casi 150 minutos de duración están trufados de todo tipo de espectaculares combates y confrontaciones filmadas desde todos los ángulos y planos posibles (a nivel personal, se lleva la palma la pelea que tiene lugar sobre la superficie de Titán). En pantalla veremos a todos nuestros héroes usar sus poderes a plena potencia y combinarse entre ellos para ejecutar espectaculares combinaciones que quitan el hipo. El único “pero” que se puede poner en este apartado es que la fuerza de los golpes no está bien medida, me explico, no es normal que un puñetazo de Thanos cause el mismo efecto en Hulk o en Thor que en el Capitán América…

También son de aplaudir los diferentes cliffhangers y la irrupción/presentación en pantalla de los héroes más determinantes. Esto último buscando, claramente y con total acierto, la complicidad y el aplauso del fan (por ejemplo, la entrada en escena desde las sombras del Capitán América). Además, es justo alabar el misterio con el que Marvel y Disney han llevado esta producción, procurando exhibir los menos detalles posibles… todo lo contrario de lo que hicieron con, por ejemplo,Vengadores: La era de Ultrón (Joss Whedon, 2015) donde ellos mismos nos arruinaron todas las sorpresas del film con su publicidad en tráilers, fotos y pósters.

Respecto a la BSO de Alan Silvestri también sólo caben elogios. Creo que esta es, junto a Depredador (John McTiernan, 1987), su mejor banda sonora. Silvestri nos obsequia con composiciones de todo tipo (épicas, aventureras, dramáticas,…). Unos sentidos pasajes musicales que engrandecen todavía más la experiencia del visionado.

“No comerciamos con vidas”… Vengador una vez…

El reparto del film es impresionante. La película está protagonizada por una retahíla de estrellas que no creo se pueda volver a igualar (salvo en el film que vendrá a continuación de este). Entrar a valorar de manera individual cada actuación no viene al caso pues haría esta reseña interminable. Basta decir que todos los intérpretes están a la altura de lo esperado, la pena es que no todos brillan por igual… Ahora bien, cada personaje importante tiene sus minutos de gloria (algo muy difícil de conseguir en una película de estas características) siendo los más trascendentes Zoe Saldana en la piel de Gamora, Chris Hemsworth como Thor, Robert Downey Jr. como Iron Man y un excelente Benedict Cumberbatch que se alza como el mejor de todo el casting con su papel de Stephen Strange. Como “debe” más grave queda el flojo y fugaz paso de Hulk (que no de Bruce Banner/Mark Ruffalo) por la película.

Respecto a Thanos, y dejando al margen lo ya comentado anteriormente, decir que el personaje llena por completo la pantalla en todas y cada una de sus apariciones. El titán es el mejor villano que ha aparecido en los films de Marvel Studios (con permiso o sin permiso de Loki) y desde su primera intervención queda muy claro el tipo de mortal amenaza que representa. Finalmente, por la película también harán aparición otros personajes que creíamos olvidados y debutarán con gran acierto otros nuevos. Respecto a las muertes… nada voy a decir pues sería fastidiar la sorpresa al público. No obstante, el efecto dramático de las mismas queda atenuado por el propio estudio con los anuncios que se han ido haciendo de proyectos posteriores. Además, todo buen fan sabe que la muerte en el Universo Marvel nunca es definitiva…

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Vengadores: Infinity War, un espectáculo en toda regla dirigido con mano maestra buscando satisfacer plenamente al fan de Marvel que casi todos llevamos dentro. La película se sitúa en el mismo pódium que los mejores films del estudio y cuando termina te queda la innegable sensación de que has asistido a la proyección de algo grande. Es casi seguro que cualquier película de superhéroes que venga después de esta se va a quedar pequeña…

Tráiler de Vengadores: Infinity War