Survivor
Comparte con tus amigos










Enviar

Hace diez años, incluso hace un lustro, sí los productores se hubiesen atrevido a juntar a Milla Jovovich con un actor tan competente como Pierce Brosnan en un thriller de acción estimado en un mínimo de 30 millones de presupuesto… seguro se hubiesen llevado un éxito al paladar. Más aún si en el cartel promocional incluían aquello de “del director de V de Vendetta”. Pero, en el pasado 2015, esa misma fórmula acabó estrenándose directamente en DVD/BD en casi todo el mundo. Así está el panorama en ‘Survivor’.

survivor-vs

Crítica de Survivor

James McTeigue fue segundo asistente de dirección en ‘Escape de Absolom’ (Martin Campbell, 1994) y ‘Street Fighter’ (Steven E. de Souza, 1994). Posteriormente se convirtió en el niño mimado de las Wachosky. Estas le pusieron en bandeja el camino a la fama con ‘V de Vendetta’ (2005). Sin embargo, actualmente es un director en claro descenso y eso se nota y mucho en ‘Survivor’. Aunque esta fuera “sólo” su quinta película (contando su labor de “salvamento” en ‘Invasión’) ya alejado de las Wachosky. La realidad es que ni El enigma del cuervo (2012) ni Ninja Assassin (2009) fueron los éxitos que se esperaban. Y ni mucho menos ‘Survivor’, que llegó directa a formato doméstico en España.

‘Survivor’ es un tremendamente rutinario thriller conspiranóico.  A lo largo del mismo una sufrida Milla Jovovich debe de huir de un acartonado Pierce Brosnan. Todo mientras saca a la luz una chapucera intriga de oficina. Con una fotografía inexplicablemente oscura, McTeigue entrega una cinta que roza lo imposible en muchos momentos. Además nos presenta a un asesino que a cada paso se muestra más torpe. Por no hablar de una protagonista que, en mitad de su camino en busca de la verdad, acomete decisiones realmente absurdas.

El film empieza como un calco de ‘Los tres días del cóndor’ (Sydney Pollack, 1975). A continuación, su factura de film de mediano presupuesto pensado para cine se va convirtiendo en un telefilm de la siesta en días festivos. La cinta desaprovecha por completo a sus actores (especialmente Jovovich y Brosnan) y termina con un croma verde pretendidamente patriotero. Un croma que quiere hacer pasar Londres por el centro de Nueva York en plena celebración de año nuevo.

survivor-pierce-brosnan

Ojo, no todo es un horror en esta película. Hay que admitir que, aunque se estrenó directamente en formato físico, su calidad en cuanto a edición y sonido es digna de cine. No obstante, luego de pasados sus primeros veinte minutos todo se convierte en un festival de clichés. Amén de un cúmulo de escenas de relleno condenadas a llevarnos a un clímax pretendidamente electrizante.

El film tiene una presentación interesante. En esta línea, el atentado orquestado por “El relojero” para terminar con la vida de Kate resulta seco y real. Ahora bien, luego todo deriva en un insufrible juego del escondite entre Abott (herida, sola y sin ningún tipo de armamento) contra el súper-asesino meticuloso definitivo. Un especialista que se empeña en seguir montando emboscadas con artefactos explosivos. Eso en lugar de optar por el “plomo” puro y duro.

survivor-milla-jovovich

Pasando al casting, encontramos varias caras que son algunas más que otras reconocibles para el espectador. La protagonista casi absoluta es Milla Jovovich como Kate. La modelo descubierta por Luc Besson ahora es una más que solvente actriz de roles principales. Jovovich ha dado buen nivel cuando acometió personajes dramáticos en el pasado (ver ‘Sin motivo aparente’ o Stone), pero su Kate Abott no termina de dar en el clavo. Parece que la actriz intenta emular a Jodie Foster en sus habituales papeles de mujer normal superada por los acontecimientos. En cuanto a la parte de la acción no se hagan ninguna ilusión. Milla sólo se juega el tipo en el clímax final y a los fans le sabrá a poco el enfrentamiento.

Un tremendamente frío Pierce Brosnan es el segundo de a bordo, “El relojero”. Es increíble cómo pasaron sólo seis meses desde la filmación deLa conspiración de noviembre (Roger Donaldson, 2014) y ‘Survivor’. Comento eso porque en el rostro del antiguo 007 parece que hubiera transcurrido un lustro. No es de sus mejores apariciones en pantalla. Tampoco ayuda que su personaje se acabe convirtiendo en un gag del asesino patoso.

Dylan McDermott, visto en Autómata (Gabe Ibáñez, 2014), aquí va de un agente que es de los pocos que cree en Kate aunque las pruebas apunten en su contra. También encontramos a Frances de la Tour. La actriz inglesa es Sally, una funcionaria en silla de ruedas de la centralita de la embajada americana en Londres. Embajada capitaneada por Angela Basset a la que los años se le notan también mucho. Por su parte, Robert Forster tiene una muy fugaz aparición para fichar y poco más. Y, por último, destacar los minutos de dos personajes inquietantes del film: Emil Balan & Paul Anderson, interpretados por Roger Rees (en su película póstuma) y James D`Arcy.

survivor-dylan-mcdermott

En resumidas cuentas.
Finiquito esta crítica de Survivor, un lastimoso producto que no pasa de tener sólo veinte minutos mínimamente interesantes. De resto estamos ante una reunión de clichés, tópicos y escenas de relleno. A poco que el espectador haya visto unos cuantos thrillers de este tipo podrá ir adivinando la trama sin esfuerzo. Puede que la carrera de James McTeigue ya no se vuelva a levantar. Aunque, quien sabe, siempre puede volver al caliente y recogido cobijo de las Wachosky.

Tráiler de Survivor