Kong: La isla calavera

by

¡Ha vuelto el rey de los simios y rey de Isla Calavera! En esta ocasión, visitamos su reino para conocer su origen y descubrir al único ser del planeta cuya fuerza es equiparable a la de Godzilla, “el rey de los monstruos”. Hoy visitamos… ‘Kong: La isla calavera’.

“Este planeta no nos pertenece, especies ancestrales viven en él mucho antes del hombre”.-Randa.

kong-la-isla-calavera-helicopteros

Crítica de Kong: La isla calavera.
Nadie puede negar que el “Kaiju Eiga” (o “Monster-Movies”) ha recuperado un status que perdió muchos años atrás… primero fue Pacific Rim (Guillermo del Toro, 2013) quien dio el pistoletazo, luego se reafirmó conGodzilla (Gareth Edwards, 2014), y la que finalmente lo relanzó fue Jurassic World (Colin Trevorrow, 2015).

Legendary Pictures, siendo consciente del éxito del film de Gareth Edwards, puso en marcha dos secuelas del coloso atómico con vistas a estrenarse en los próximos años. Por su parte, Universal Pictures (muy feliz del taquillazo del film de Trevorrow) puso en marcha otro proyecto que captó la atención de los productores Jon Jashni y Thomas Tull de manera inmediata: una precuela de King Kong (claramente, influenciada por el éxito de “JW”). Como el proyecto fue dando ciertos bandazos dentro de Universal, Tull y Jashni no se lo pensaron y se lo ofrecieron a Warner Bros., antiguos socios y co-poseedores de los derechos de Godzilla en los Estados Unidos, quienes inmediatamente aceptaron. La intención es obvia: unificar a los dos monstruos más icónicos del cine, King Kong y Godzilla, en un universo compartido (“MonsterVerse”) en el que ambos colosos se las verían con otros personajes sacados de la galería de la Toho, o con criaturas originales creadas específicamente para sus propios films (y culminar en un versus con visos de estrenarse en 2020).

kong-la-isla-calavera-skull-crawler

Para “Isla Calavera”, sus responsables confiaron en su guionista estrella, Max Borenstein, quien fuera uno de los guionistas de la película de Gareth Edwards y co-guionista de su secuela actualmente en pre-producción, ‘Godzilla: King of the Monsters’ (Michael Dougherty, 2019). Borenstein recibió la ayuda de nada más y nada menos que Dan Gilroy y Derek Connelly.
Gilroy y Connelly retocaron y reescribieron el guión-boceto que John Gatins había escrito cuando todavía el proyecto estaba en poder de Universal. Originalmente iba ser una precuela del film de Cooper y Schoedsack de 1933. Sin embargo, al subirse al carro el director Jordan Vogt-Roberts (debutante en 2013 con ‘Kings of the Summer’), este tuvo la bizarra idea de mezclar al simio con el periodo histórico del final de la Guerra del Vietnam, lo cual daba un marco histórico interesante en el que ambientar la nueva aventura del simio.

Con este marco de fondo (y habiéndose rodado en Vietnam, Australia y Hawaii) ‘Kong: La isla calavera’ es un tremebundo disfrute inspirado en el bizarrísimo Kong de la Toho. Vogt-Roberts ha primado la idea del King Kong más bestial. Un Kong enmarcado en un mundo donde puede convivir perfectamente con otras criaturas (amén a los guiños continuos al Kong tohoniano y uno en especial a la cinta deKing Kong contra Godzilla).

kong-la-isla-calavera-cementerio

“Isla Calavera” destaca por muchas cosas: el cuidadísimo diseño de producción, la espectacular dirección de Vogt-Roberts, la estupenda fotografía de Larry Fong, una selección de canciones de los 70s que ha conmovido al respetable aquí presente, y un buen y acertado reparto.

Las influencias de Vogt-Roberts van más allá de fijarse en la productora japonesa Toho, de esta forma, podemos apreciar guiños a ‘Apocalypse Now’ (Francis Ford Coppola, 1979) y a múltiples películas de los 80s (¡ojito al de ‘Holocausto caníbal’). Principalmente, la historia pergeñada por los guionistas utiliza la idea del antibelicismo, reflejada en el personaje de Packard (un Samuel L. Jackson desatado), quien claramente al ver que ha abandonado Vietnam es incapaz de volver a una vida normal como sus hombres… y encuentra un nuevo rival en el simio gigante, quien ejerce como guardián pacifico de una isla donde el ecosistema es delicado.

kong-la-isla-calavera-naturaleza

Vogt-Roberts pinta un producto de entretenimiento bien montado y engrasado, gracias a un carismático reparto: Tom Hiddleston, Brie Larson, John Goodman, el citado Samuel L. Jackson y John C. Reilly, cuyas aportaciones al film le dan un aire de producto entregado en cuerpo, alma y espíritu a la serie B, pero sin perder de vista la memorabilidad, tanto visual como narrativa (‘La Princesa Mononoke’ viene a la mente en múltiples momentos), cosa que es de agradecer en los tiempos que corren y, sobre todo, por el dinámico tempo narrativo que imprime su realizador a lo largo de la cinta.

Sobre la música de Henry Jackman debo confesar que me ha resultado un tanto fría dentro de su contexto, a diferencia de la de Alexandre Desplat en ‘Godzilla’, donde primaba mucho y daba más empaque al conjunto. La de Jackman resulta más superflua, y sin ser uno de sus peores trabajos si que queda lejos de lo logrado por el británico.

kong-la-isla-calavera-brie-larson

Además de todo lo anterior, el punto fuerte del film (uno de los muchos, en verdad) son los espectaculares combates y el propio Kong, quien se alza a lo largo del film como un personaje con un sentimiento heroico (lo contrario a su antítesis, Godzilla, al que le ha primado más el antiheroísmo) y magnificencia como dios y rey de la isla.
Kong ofrece parte de las mejores set-pieces del film (esa secuencia con los helicópteros en su presentación con ese tracking-shot es deslumbrante) y también sus rivales, los Skull Crawlers, aunque lejos de dar miedo (como parecía intuirse en los trailers) destacan por un brutal salvajismo, incluso para una PG-13 como es esta cinta.

Quizás mi mayor pega se resuma en cierta sobredosis de chistes (eso sí, los hay muy divertidos). Da una sensación de que sus guionistas ametrallan parte del metraje incluyendo chistes que luego no dan para mucho… uno puede encariñarse con la cháchara de los soldados de Packard y sus constantes coñas, pero hay otras que terminan por ser demasiado sobrantes. También sobrantes resultan ciertos personajes del film, especialmente los de Toby Kebbell y John Ortiz, metidos casi con calzador en la propuesta y mera carnaza para algunas de las criaturas de la isla.

kong-la-isla-calavera-king-kong

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Kong: La isla calavera, un producto notablemente pergeñado, diseñado con una dirección clara y un entretenimiento muy sólido; amén de sus elementos y guiños al género del “Kaiju Eiga” y a las “Monster-Movies”. Producto disfrutable y recomendado encarecidamente por un servidor. Un film por y para fans. Además, advierto que hay una escena post-créditos que da pistas sobre el futuro del “MonsterVerse”.


Lo mejor:
Su quinteto protagonista (Hiddleston/Larson/Jackson/Goodman y Reilly). Kong como fuerza protectora de la isla. Los diseños de las criaturas. Sus set-pieces y su enorme guiño al género. La espectacular dirección de Jordan Vogt-Roberts y la fotografía de Larry Fong. El hecho de que la isla sea más natural que las otras. La escena post-créditos, un caramelo para los fans del género.
Lo peor:
Ciertos personajes sobrantes y algunos de los chistes.