Imparable
Comparte con tus amigos










Enviar

Un tren descontrolado y una carrera contrarreloj para evitar una catástrofe. Dos sencillos ingredientes que prometen mucho y que ya han sido utilizados en no pocas películas. En esta ocasión, fue el fallecido Tony Scott el que aprovechó un suceso real ocurrido en Ohio hace más de diez años para narrar una trepidante aventura ferroviaria titulada ‘Imparable’. Una aventura donde el heroísmo es sin duda el principal protagonista.

“No podrán pararlo. Es mucho tren y con demasiada carga”.-Frank Barnes.

Imparable

Crítica de Imparable.
Seguramente poca gente recuerda un suceso ferroviario ocurrido en Ohio hace más de diez años. Las noticias nos bombardean a diario con sucesos dramáticos y es imposible llevar la cuenta de todo lo que vemos y oímos. Pero nada más comenzar la película ya nos advierten de que estamos ante una historia basada en hechos reales. Todo se remonta a una mañana de 2001 cuando un tren que transportaba casi cincuenta vagones acabó fuera de control por un error del conductor, necesitándose dos horas para conseguir detenerlo. Tony Scott partió de esta sencilla premisa e incorporó una serie de elementos que convierten un simple suceso en una terrorífica amenaza. Y la verdad es que el resultado es mejor de lo esperado si tenemos en cuenta las modas que asolan el mercado cinematográfico, así como los antecedentes.

Porque cuando pensamos en un tren descontrolado es inevitable que acudan a nuestra memoria un variopinto número de títulos. El más recurrente es sin dudaEl tren del infierno, una modesta pero excelente producción protagonizada por Jon Voight y dirigida por Andrei Konchalovsky. También recordamos cintas de acción como ‘Alerta Máxima 2’, con Steven “Rompehuesos” Seagal y un tren secuestrado como protagonistas. Incluso nos atrevemos a pensar en ese mediocre film protagonizado por Jean-Claude Van Damme de título ‘Sin control’, donde el tren no es lo único descontrolado. Pero la película de Tony Scott se movió en otros terrenos. No se potenció la acción, no hubo escenas de lucha ni accidentes espectaculares. Simplemente la lucha del hombre contra la máquina, más aún, el heroísmo del individuo frente al egoísmo y deshumanización de las empresas. La tensión que provoca pensar que un tren sin control pueda matar a miles de personas hizo el resto. Y la verdad es que, llegado cierto punto, comenzamos a mirarnos al tren como si de una bestia con voluntad se tratara.

Tony Scott se mantuvo fiel al estilo de sus últimas películas, algo que ya se insinúa en los créditos de entrada. Es decir, planos movidos, escenas en fast-motion, travellings a cascoporro, estridencia… Son recursos videocliperos que personalmente no me gustan demasiado, sobre todo si se abusa de ellos… ya que sólo sirven para maquillar carencias. Y es que cabe recordar que Tony Scott pudo regalarnos películas estimables como ‘Marea roja’ pero también mediocridades como ‘Asalto al tren Pelham 123’. No obstante, el producto que nos ocupa resultó mejor de lo que cabría esperar y, si bien no estamos ante una gran película, podemos decir que la tensión que trata de transmitirnos llega sin problemas de recepción y nos mantiene lo suficientemente interesados. También es de agradecer que se nos mostraran los entresijos de las empresas ferroviarias y que incluso se nos detallase el funcionamiento de los trenes de carga. Esto ayuda a comprender algunos puntos e incluso a sumergirnos mejor en la trama. Pero en resumen, quedémonos con las palabras del propio Tony Scott: “Es una película que comienza a cincuenta kilómetros por hora y termina a doscientos por hora; es velocidad y más velocidad”.

Imparable

El guión de esta película corrió a cargo de Mark Bomback, cuyo mayor trabajo como guionista había sido en La jungla 4.0‘. En este caso “dibujó” una historia sustentada por dos pilares: ritmo creciente y tensión. Y un tercero en menor medida que no es otro que la riña de fondo entre Will y su esposa. Vayamos por partes… Bomback consigue crear una atmósfera tensa que va in crescendo, desde que los trenes se van preparando para salir hasta que la acción alcanza su máximo clímax. Tampoco están mal los interludios que nos recuerdan que los dos protagonistas tienen una vida aparte, aunque no sirva de mucho. Pero en cambio fracasa manteniendo la incertidumbre porque el espectador sabe en todo momento por donde van a ir los tiros. Por último, la idea de bombardearnos constantemente con pantallazos de noticiarios acaba siendo repetitivo. En realidad todo es debido a determinados elementos del propio guión, como el hecho de que las soluciones que propone la empresa para detener el tren sean ridículas o que los personajes apenas gocen de profundidad.

El reparto fue encabezado por Denzel Washington que con esta cinta sumó cinco colaboraciones con Tony Scott. Y para ser sincero me dejó un sabor un tanto agridulce. Por una parte me gusta ver al viejo Denzel poniéndose en la piel de un curtido maquinista de trenes, aunque da la sensación de que se trata del mismo registro interpretativo de siempre. Pero por la otra creo que estos papeles le vienen francamente pequeños y que un actor de su talla debería tomar ejemplo de actores como Leo DiCaprio a la hora de escoger papeles. Su personaje es demasiado plano y lo único que se nos cuenta es que sus dos hijas trabajan de camareras en un bar de camioneros. Su compañero fue Chris Pine, por aquel entonces salido de la nada y actualmente en la cresta de la ola gracias a su trabajo en Star Trek‘. Es evidente que se busca reflejar el cambio generacional entre el veterano maquinista y el joven inexperto… Pero volvemos a lo de antes, la pobre profundidad de los personajes convirtió este supuesto duelo generacional en algo puramente anecdótico.

Frank Barnes

Finalmente, en la sala de control, aguantando la presión y tratando de reconducir la situación, tuvimos al personaje interpretado por Rosario Dawson. Para mi es una actriz bastante versátil, se desenvuelve bien en dramas como ‘Siete almas’ pero también en películas de difícil clasificación comoDeath Proof‘. Su personaje representa la sensatez y el orden en una historia de caos que se mueve entre la irracionalidad heroica de los protagonistas y el egoísmo de la empresa de transportes que busca una solución barata.
El resto de secundarios apenas tienen significación… Están los empleados cuyo único objetivo es ser rematadamente ineptos, un inspector de seguridad que parece un comercial de la funeraria, un directivo lo más malvado posible… En cualquier caso el otro gran protagonista indiscutible de la historia es el tren, casi igualable a lo que sería el implacable camión deEl diablo sobre ruedas o el coche asesino de Christine‘. Es decir, una bestia de metal que ruge y amenaza, y que como he comentado al principio llega a parecernos una criatura con voluntad y poder para matar.

Como hemos destacado al principio de esta crítica de Imparable, esta cinta no apostó por la acción más espectacular, sino que centró la trama en el heroísmo de los protagonistas y en el propio intento de detener el tren. Uno de los espacios que más veremos es la cabina de la locomotora conducida por Frank y Will, lo que obligó a construir réplicas de determinadas partes en el plató para poder rodar las tomas que no podían filmarse abordo del tren. Por lo tanto, los efectos visuales se limitaron a explosiones puntuales y algún que otro vehículo arrollado, lo cual es un elogio teniendo en cuenta lo frenético que es el ritmo. Quizás lo más importante sean las tomas aéreas que permiten seguir la persecución, algo que obligó al equipo de producción buscar las localizaciones más idóneas.

Imparable

Conclusión.
Lo dicho hasta ahora no desmerece en absoluto el entretenimiento que esta película nos puede aportar. Es una mezcla de cine de catástrofes y acción, nada pretenciosa y con el único objetivo de que para el público sea tan trepidante como la carrera contrarreloj de sus protagonistas. Hay momentos de suspense, escenas heroicas e incluso secuencias que buscan tocar la fibra sensible que todos llevamos dentro. Me atrevo a decir que de las películas que Tony Scott dirigió en sus últimos años es de las más sólidas, siempre teniendo en cuenta en qué aguas navegamos. Es cierto que todo en esta película es un tanto predecible pero el sabor que te deja al terminar es cuanto menos agradable.