La primera película de Steven Seagal
Comparte con tus amigos










Enviar

Toca repasar la primera aparición en cines de un coloso que empezó pisando muy fuerte en esto del cine. Irrumpió allá por finales de los 80 y hasta mediados de los 90 tuvo gran fama. Un hombre de pasado misterioso que llegó con el Aikido por bandera. Todo para intentar desbancar a los grandes nombres del cine de acción de aquellos tiempos. Sin embargo, al final terminó protagonizando una marabunta de directos a video. Hoy apuntamos hacia…

 La primera película de Steven Seagal

steven-seagal-gun

Hay mucha leyenda y misterio sobre la figura de Steven Seagal. Ahora bien, lo cierto y verdad es que nació en Michigan (EEUU) un 10 de abril de 1952 y que pronto mostró su gusto por las Artes Marciales. Seagal recibió clases de los mejores maestros y se decantó finalmente por el Aikido del que llegó a ser un gran maestro.

Su contacto con el mundo del cine se inicia a principios de los años 80. Empezó como coreógrafo de escenas de acción en películas como ‘Nunca digas nunca jamás’ (Irvin Kershner, 1983). Además, también se dedicaba a dar clases marciales a gente del mundillo de Hollywood. Ahí conoció al agente Michael Ovitz que se lo presentó al director Andrew Davis como posible nueva estrella de acción. Davis ratificó la idea de Ovitz y le dio a Seagal la oportunidad de debutar en el cine por todo lo alto. Lo hizo en el papel protagonista dePor encima de la ley del año 1988.

steven-seagal-aikido

En ‘Por encima de la ley’ Steven Seagal interpretó al detective Nico Toscani. A su lado, y arropándole, formaron parte destacada del casting intérpretes como Pam Grier (una estrella del blaxploitation de los 70 con gran popularidad entre la comunidad negra) o el malvado Henry Silva. Además, también se dejó ver Sharon Stone. La sensual actriz por aquella época todavía estaba buscando su sitio en Hollywood. Aquí interpretó a la esposa de Toscani/Seagal.

Recordemos la sinopsis del film: “Nico Toscani es un detective de Chicago que trabajó para la CIA durante la guerra de Vietnam. Tras acabar quemado decidió ingresar en el cuerpo de policía. Junto a su ex-compañera investiga una operación de narcotráfico internacional. Sin embargo, lo que parecía un simple asunto de drogas acaba destapando una turbia red de venta de explosivos que acabará salpicando a la CIA y algunos altos mandatarios del gobierno. Esto pondrá en peligro propia vida de Nico y la de su familia. Así pues, se verá obligado a emplear métodos expeditivos y aprovechar su dominio de las artes marciales para acabar con los delincuentes y proteger a los suyos”.

El film se presentó como un thriller de acción con una trama más o menos currada. Seagal se exhibía delgado, fuerte y engominado. Además se lucía en las escenas de acción repartiendo con su Aikido a todos aquellos malosos que se le ponían por delante. En este sentido, el realizador Andrew Davis fue muy listo no exigiéndole verdaderos esfuerzos interpretativos. Su labor básicamente era la de zurrar, encañonar y despachar a los villanos (incluso machete en mano).

steven-seagal-nico-toscani

Después de esta película, Seagal agrandó su carrera con títulos como ‘Difícil de matar’ (Bruce Malmuth, 1990), ‘Alerta Máxima’ (Andrew Davis, 1992) que es su cinta más recordada, o ‘En tierra peligrosa’ (1994). Esta última supuso además su debut como director, siendo la única película que ha dirigido hasta el día de hoy. De estas dos cintas llegó a rodar sendas secuelas en los años 1995 y 1997.

Por otro lado, y según iba protagonizando más películas, sus relaciones con otros intérpretes se iban deteriorando. Todo al mismo tiempo que su forma física, cambiando de la delgadez hacia una figura mucho más oronda. Así las cosas, se vio obligado a dejar de ser la estrella única de la función para unirse a intérpretes afroamericanos y raperos. Este fue el caso de DMX con quien co-protagonizó ‘Herida abierta’ (Andrzej Bartkowiak, 2001). De ahí al directo a video sólo hubo un paso…

steven-seagal-and-dmx

Y en el directo a video es donde continúa a día de hoy. Actualmente protagoniza multitud de películas que sólo conocen su estreno en VOD y en las que no merece la pena detenerse. Son cintas cuyos títulos ya lo dicen todo, ejemplos: ‘A tiro limpio’ (Roel Reiné, 2008) o la más reciente ‘The Asian Connection’ (Daniel Zirilli, 2016). En toda esta ristra de películas un tremendamente orondo Seagal ya no resulta creíble como fostiador. Tan es así que es doblado en varias de las secuencias de acción. Su última película ha sido ‘Attrition’ (2018), un intento de recuperarse como artista marcial.

Finalmente, un más o menos loable resucitamiento de su figura para cines tuvo lugar al encarnar al villano de Machete (Robert Rodriguez, 2010). También se especuló con su incorporación a la franquicia deLos Mercenarios’… pero sus malas relaciones con productores y otros protagonistas dejó el tema en nada. Malas relaciones que no tiene con el mismísimo Vladimir Putin, al que cuenta entre sus amigos. En 2016 el jefazo ruso le concedió la nacionalidad del país.

Y así hemos llegado al final de este nuevo “rescate cinéfilo”. Esperemos que algún director actual con tirón rescate al amigo Seagal del infierno del VOD y lo devuelva a cines. Parece poco probable, pero nunca se sabe. Por nuestra parte, os invitamos a próximos resucitamientos en… La primera película de…”.

vladimir-putin-and-steven-seagal