[•REC] 3: Génesis
Comparte con tus amigos










Enviar

En el año 2007 llegó a nuestras pantallas de cine ‘[•REC], un terrorífico ejercicio en clave de falso documental dirigido a cuatro manos por Paco Plaza y Jaume Balagueró que se convirtió en justo film de culto automático desde el día de su estreno. Tan sólo dos años después, se estrenaría ‘[•REC]’², contundente secuela que complementaría con valiosa información los acontecimientos narrados en su predecesora, pero esta vez aderezada con grandes dosis de acción y espectáculo. En 2012 sería Paco Plaza en solitario el que nos regalaría ‘[•REC]³ Génesis’, una deliciosa y gamberra cinta de terror plagada de sangre, acción y risas que describe los sucesos que tienen lugar a varios kilómetros de distancia del edificio donde transcurren los dos primeros films. Y más concretamente, en mitad de una inolvidable ceremonia nupcial… Todo ello y más en la siguiente crítica de [•REC] 3: Génesis.

Rec Genesis

Crítica de [•REC] 3: Génesis

En el año 2007 Paco Plaza y Jaume Balagueró sorprendieron no sólo a escala nacional, si no también en el ámbito internacional, con el film [•REC]‘, una terrorífica y brutal cinta de género ambientada en Barcelona que nos trasladaba junto a una reportera y un equipo de bomberos al interior de un inmueble tras una llamada de socorro. A partir de ese momento se desencadenaría una verdadera orgía de sangre y terror, narrada prácticamente en primera persona y donde nos relataban los estremecedores sucesos que tenían lugar en el edificio cuando los vecinos del mismo se veían contagiados por un virus que los convertía en peligrosos seres sedientos de carne.

A pesar de que el método de narración basado en el ‘falso documental’ no era del todo original (años atrás ya se aplicó este sistema en films como El proyecto de la Bruja de Blair’ (Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, 1999) o más recientemente enCloverfield (Matt Reeves, 2008), también es cierto que era la primera vez que se manejaba esta técnica en una producción española, y además con bastante mejor acierto que en producciones anteriores. Así pues, esta manera de introducir al espectador en el epicentro de la acción en un film de terror puro, haciéndonos partícipes de todas y cada una de las secuencias más espeluznantes del relato (que por cierto, eran muchas y muy duras) hicieron que, contra todo pronóstico, la película se encumbrara rápidamente en los altares del cine español reciente, hasta tal punto que un año después se filmó un remake americano titulado ‘Quarantine’ (2008), el cual copiaba plano por plano la cinta del dúo Plaza-Balagueró.

Rec Genesis

Dado el inesperado éxito de la película, tan sólo dos años después se puso en marcha su secuela,[•REC]²‘, una película que si bien mantendría la cámara subjetiva, la tensión y las buenas dosis de sangre y terror de su primera entrega… daría un giro importante hacía el terreno de la acción y el espectáculo, haciendo especial hincapié en los efectos especiales y en los tiroteos protagonizados por un grupo de duros GEOS que accedían al edificio con el fin de erradicar la infección. De este modo, podemos considerar que [•REC]² es al primer film lo que Aliens, el regreso (James Cameron, 1986) supuso para el Alien (Ridley Scott, 1979) original, pues esta segunda parte evolucionaba de un modo inteligente hacía el género “actioner” aunque con un trasfondo claramente religioso que intentaba dar explicación al origen de todo. Incluso la película se encontraba aderezada con ciertos toques de ciencia ficción con la inclusión en la historia de elementos que dejaban entrever la posibilidad de la existencia de realidades paralelas, algo que no terminó de convencer a los seguidores del primer film pero que supuso un necesario soplo de aire fresco a la secuela.

Rec Genesis

Pues bien, ‘•REC 3: Génesis’ dio un paso más allá y se convirtió en toda una historia de amor, plagada de drama y romance, pero también visiblemente enfocada desde un punto de vista tragicómico y descaradamente autoparódico que hizo las delicias de los cinéfilos que disfrutaron de joyas del cine de terror/gore con grandes dosis de comedia como lo fueronEl regreso de los muertos vivientes (Dan O´Bannon, 1985), ‘Braindead’ (Peter Jackson, 1992),El ejército de las tinieblas (Sam Raimi, 1992) o la más reciente ‘Arrástrame al Infierno’ (Sam Raimi, 2009), cintas que Paco Plaza tomó como claros referentes para su película, ofreciendo al espectador un sinfín de guiños y escenas brutalmente salvajes que homenajeaban sin ningún pudor a aquellos memorables films. Todo esto sin dejar de lado la tensión y angustia ya característica de la saga y, por supuesto, sin renegar de buenas dosis de sobresaltos, aunque esta vez el miedo no fue el protagonista de la historia, sino la comedia gore gamberra e incluso el romanticismo.

Rec Genesis

Y es que estamos hablando de una historia de amor mucho más potente de lo que se esperaba, algo que ya se deja entrever desde el inicio de la película con la bonita secuencia de apertura donde el protagonista es un álbum fotográfico con imágenes de la infancia y juventud de la guapa Clara, para más tarde pasar a la presentación de Koldo, el futuro y simpático marido que da muestras de la verdadera pasión que siente por la novia, existiendo entre ambos un fuerte vínculo emocional que aflorará aún más a lo largo del metraje y que se reforzará con los siniestros acontecimientos que arruinarán la ceremonia. Sin duda, gracias a este tipo de detalles el espectador logra involucrarse emocionalmente desde el inicio con los personajes protagonistas del relato, manteniendo intacto aquello que realmente es el sello insignia de la saga: las personas y sus relaciones.

Rec Genesis

Por otra parte, y sin entrar a destripar el asunto, es casi obligado mencionar que, a pesar de lo que se rumoreó en su momento, ‘[•REC] 3: Génesis’ no significó una precuela que narrara los hechos que precedían a lo expuesto en las dos primeras películas, sino que hablamos de una historia paralela a los acontecimientos que estaban sucediendo en el interior del inmueble con la reportera Ángela Vidal, los bomberos y más tarde los GEOS. Una trama independiente situada a kilómetros de distancia del edificio de marras pero a todas luces conectada con aquellos siniestros sucesos desde prácticamente el inicio de la película. Hablamos de una historia bien hilvanada que tiene una relación directa con los hechos anteriores, pero cuya información se ofrece con cuentagotas a lo largo del metraje (de ahí que haya que prestar especial atención a los detalles), ofreciéndonos finalmente un importante abanico informativo que complementó a las dos primeras películas, aunque es bien cierto que aún quedaron cabos por atar…

Rec Genesis

Por último, y entrando ya a valorar uno de los factores más importantes de la saga, nos referimos al estilo de rodaje. Pues bien, el método de narración a través de la cámara subjetiva que tan buenos resultados dio en ‘[•REC] y ‘[•REC]² y que metía a los personajes en el centro de la acción, se mantuvo en esta ocasión sólo durante parte de la película (más concretamente en su inicio), pero más como guiño hacia las dos primeras películas (homenaje que queda patente a tenor del comentario negativo del fotógrafo de la boda sobre el problema de rodar con cámara al hombro), que como sistema base de filmación, pues en esta tercera parte la mayor parte del metraje se rodó eludiendo el método “mockumentary” para pasar al sistema de filmación convencional. Algo que agradecerán enormemente los detractores de la “cámara al hombro”, pero que también añorarán aquellos que prefieren este sistema durante todo el metraje y que convirtió en un inesperado rotundo éxito el primer ‘[•REC]’.

Rec Genesis

De lo que no cabe la menor duda es del carácter propio de cada una de las películas, las cuales asumen una personalidad muy propia y definida con afán de eludir el encasillamiento, y esto abrió las puertas a la expansión del “universo [REC]” más allá de términos meramente claustrofóbicos y terroríficos. Y es que Paco Plaza otorgó a su ‘[•REC] 3: Génesis’ un cambio conceptual agradable y necesario, así como un giro original y valiente tan extraño como poco habitual en las secuelas de todo tipo de franquicias, aunque posiblemente esto no terminara de convencer a los fans de la cinta original (al igual que ya sucedió con el vuelco argumental que supuso ‘[•REC]²’ en su planteamiento). Todo esto sumado a un ritmo trepidante no carente de acción y a unos efectos especiales que parecen superarse en cada una de las películas, nos dieron como resultado una verdadera joya del cine de género español que perdurará durante décadas como lo harán sus predecesoras. ¿Lo peor? Su duración: los 80 minutos de metraje se pasan volando y nos quedamos con ganas de más, y eso es un claro síntoma de que las cosas se hicieron bien.

Rec Genesis

En resumidas cuentas.

Sin dejar de apreciar la positiva reinvención que Plaza efectuó en la serie, un servidor también hubiera disfrutado enormemente de un film claustrofóbico, serio (es un decir, pues el humor negro siempre ha merodeado por la atmósfera de las primeras películas, aunque muy controladamente) y terrorífico que siguiera por la misma senda del primer ‘[•REC]’. No obstante, y como ya hemos comentado anteriormente, este nuevo rumbo que tomó la saga supuso un giro tan interesante como necesario para mantener el interés del espectador y evitar caer en el estancamiento de viejas fórmulas que, inevitablemente, desembocarían en el aburrimiento y la previsibilidad. Quizás sea gracias a esta evidente diversidad y originalidad de la saga (que quedó patente en cada una de las tres películas) lo que la conviertan en la mejor franquicia de la historia del cine de terror español contemporáneo.