El ejército de las tinieblas
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras los hechos ocurridos en la anterior entrega, el irreverente Ash Williams acababa en una época medieval. Ahora, armado con su fiel “Escoba de fuego” y su motosierra sustituyendo a su mano, deberá enfrentarse a las fuerzas de la oscuridad en su empeño por regresar a casa. Abramos, una vez más, el Necronomicón para ver el final de la saga original de ‘The Evil Dead’ y enfrentarnos a… ‘El ejército de las tinieblas’.

“Saluda al rey, muñeca”.-Ash J. Williams.

Ash J. Williams

Crítica de El ejército de las tinieblas

Este film supuso, en su momento (año 1993), el nuevo y último acercamiento (hasta la serie Ash Vs Evil Dead) de Sam Raimi a la que fuera la saga con la que comenzó su exitosa carrera. ‘Army of Darkness’ (‘El ejército de las tinieblas’) fue la tercera entrega de la franquicia “Evil Dead”, que en este film perdería su coletilla original (aunque la intención de Raimi era titularlo “The Medieval Dead”). Su hermano Ivan se encargaría de escribir el guión, junto al propio Sam, tras la negativa de Scott Spiegel, que estaba ocupado en ese momento trabajando en ‘The Rookie’ (Clint Eastwood, 1990).

El Ejército de las Tinieblas

Esta tercera entrega da un cambio casi radical en lo que a su planteamiento se refiere. Si en las anteriores primaba el terror sobre la comedia o el splatstick, en este caso el humor es su arma principal, con el miedo como algo casi secundario… de hecho, ni siquiera es una de sus bazas (el nivel de sangre durante la película se redujo drásticamente en comparación a los chorros del líquido rojizo que salpicaban en las anteriores entregas).

‘El ejército de las tinieblas’ es una revisión del género fantástico de la forma que tanto le gusta a Sam Raimi, con momentos en los que no te tomas en serio a la propia película. Y esto no es malo, ni muchísimo menos. Es como si alguien desmontase un puzzle y lo reconstruyese de una forma estrafalaria y ocurrente. El film está lleno de gags o secuencias divertidas y/o absurdas que dejan al espectador con una sonrisa en la boca durante los 89 minutos que dura.

Army of Darkness

Para el papel protagonista volvería Bruce Campbell para repetir como Ash J. Williams. El actor de Michigan, amigo de “fechorías” de Raimi, regresaría una vez más para el que se convertiría en su personaje más famoso. Es en esta tercera entrega cuando Ash pasaría a tener un carácter mucho más cínico y arrogante que en Terroríficamente muertos(Sam Raimi, 1987), lo cual le permitiría enfrentarse a los espíritus oscuros con bastante soltura y desparpajo. Realmente uno no tiene dedos suficientes en sus manos para contar la cantidad de geniales frases que va soltando por su boca de fanfarrón (aunque muchas veces muerda más de lo que pueda masticar). No en vano, está considerado uno de los mejores héroes del mundo del cine de todos los tiempos, y de los más influyentes en muchos medios como en los cómics o videojuegos (clara influencia en ‘Duke Nukem’). Todo gracias al nivel interpretativo de un genial Bruce Campbell que se siente en su salsa en este entorno.

El resto del reparto lo componen Embeth Davidtz como la bella Sheila (interés romántico de Ash), Marcus Gilberth como Lord Arthur e Ian Abercrombie como el Anciano Mago. Apariciones especiales también para Patricia Tallman, Bridget Fonda y Ted Raimi, hermano de Sam e Ivan.

En el apartado de efectos especiales y visuales hay que decir que, ciertamente, los escenarios no son realmente destacables, sin embargo, cumplen su objetivo, pues gracias a los diversos planos de cámara dejan un buen sabor en todo el conjunto. Buenos detalles en algunas máscaras de algunos de los poseídos, aunque más cantosos en otros… y es que, pese a que tuvieran un presupuesto superior a la anterior entrega, se notan las limitaciones a las que se vieron sometidos. Ahora bien, el homenaje que realizan a Ray Harryhausen al hacer el ejército de no-muertos mediante stop-motion resulta hilarante, y más mezclándolo con algunos gags cómicos.

Como era habitual en la saga, el compositor Joseph LoDuca volvería para colaborar con Raimi, añadiendo a cada una de las escenas su toque especial. Además, Danny Elfman, quien se uniría al realizador en la saga ‘Spider-Man’ (2002) y anteriormente con ‘Darkman’ (1990), entre otros títulos, colaboraría en uno de los temas más recurrentes de la entrega, “The March of the Dead”.

Como detalle curioso, pero no menos importante, se rodaron dos finales totalmente distintos. Esto fue así debido a que el estudio quería un final mucho más “féliz” para el personaje de Ash. En el original (obviamente, no leer este párrafo si se está interesado en ver la película) Ash tenía que beber una poción para dormir y despertar en su era, pero se equivocaba con la dosis y aparecía en una versión post-apocalíptica de Londres. En el final insertado finalmente en el metraje, Ash volvía a su época y mostraba sus habilidades nuevamente en medio del S-Mart, la tienda en la que trabaja.

Army of Darkness

Conclusiones finales.
Termino esta crítica de El ejército de las tinieblas, una película ya con 25 años a sus espaldas que resulta única, divertida a rabiar y totalmente recomendable. Como parte de la trilogía “Evil Dead” es el broche final que necesitaba para cerrar “el círculo infernal” de Sam Raimi. Irrepetible y con un gran legado, y eso a pesar de no lograr una gran repercusión en cines… pero llegaría a ser considerada como un film de culto (igual que sus anteriores entregas) y sería altamente homenajeada en muchos otros productos como videojuegos, muñecos y una ingente cantidad de cómics (incluyendo múltiples crossovers con otras marcas y sagas de diversas compañías).

Tráiler de El ejército de las Tinieblas