La chica danesa
Comparte con tus amigos










Enviar

Durante las primeras tres décadas del siglo XX el pintor paisajista Einar Wegener convulsionó a toda la sociedad. Recién iniciado el 2016, el director Tom Hooper nos trajo su historia. Es el momento de conocer los motivos por los que Einar causó tanto revuelo. Es el momento de conocer a… ‘La chica danesa’.

“Te llamaremos Lili”.-Ulla.

la-chica-danesa-lili

Crítica de La chica danesa

Como bien recordaba mi compañero Carlos G, en su crítica de ‘Tootsie’, el tema del travestismo ha aparecido en varias películas importantes. Películas tales como: ‘Con faldas y a lo loco’ (Billy Wilder, 1959), ‘¿Víctor o Victoria?’ (Blake Edwards, 1982), la citada Toosie (Sydney Pollack, 1982) o Señora Doubtfire (Chris Columbus, 1993). También colosos de los 80 como Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger se vistieron de mujer en los films ‘Halcones de la noche’ (Bruce Malmuth, 1981) y ‘Junior’ (Ivan Reitman, 1994). Sin olvidar tampoco a otros duros como Wesley Snipes, Patrick Swayze y John Leguizamo en ‘A Wong Foo, gracias por todo, Julie Newmar’ (Beeban Kidron, 1995), remake de la muy popular ‘Las aventuras de Priscilla, reina del desierto’ (Stephan Elliott, 1994). Por lo que nos corresponde a los españoles, recuerdo (por ejemplo) a José Sacristán en ‘Un hombre llamado Flor de Otoño’ (Pedro Olea, 1978).

Expuesto el breve recordatorio anterior sobre films que, en su momento, abordaron esta temática de un modo u otro, ahora me centro en ‘La chica danesa’, una cinta que vuelve a llevar al cine el travestismo y la transexualidad. Pero lo hace mucho más allá tratando el caso real de Lili Elbe.

Lili Elbe era una mujer que, antes de ser conocida como Lili, se llamaba Einar Wegener. El citado Einar fue un pintor paisajista de principios del siglo XX. Su particularidad residía en que su cuerpo de hombre encerraba en su interior a una dama, Lili. Tras reconocer su naturaleza femenina decidió empezar a vestirse como una mujer. Finalmente dio el paso más decisivo y arriesgado… esto ocurrió en 1930. El resto ya es historia. Historia que fue recogida por la propia Lili Elbe en su diario. Posteriormente daría lugar al libro ‘Man Into Woman’ editado por Niels Hoyer y publicado en 1933. Este libro ha servido, en parte, a Tom Hooper para filmar ‘La chica danesa’.

lili-elba

Ahondando ya en esta crítica de La chica danesa, cabe decir que la película no destaca precisamente por su dirección. Tom Hooper ha entregado esta vez un film cuya narración y ritmo resultan excesivamente lentos y contemplativos. Parece que Hooper se hubiera limitado a plantar la cámara y a que fueran los artistas (Redmayne y Vikander) y algunos paisajes más o menos destacados los que le salvaran la papeleta. Algo que, dicho sea de paso, consiguen de manera brillante como un poco más adelante veremos.

El guión resulta bastante más afortunado y atractivo que la dirección. En este aspecto se realiza un buen retrato de los personajes principales con los que logras empatizar (especialmente con Lili). Además se sacan a la palestra los prejuicios y dificultades de la época por los que una persona como Einar tuvo que pasar. Por ejemplo: ser tachado de enfermo mental, pervertido… prejuicios que, desafortunadamente, todavía siguen existiendo actualmente, aunque en menor medida (al menos eso creo o quiere creer). Ahora bien, el problema de este libreto es el mismo que tienen todos aquellos que se basan en biopics de personajes públicos. Me refiero a que si conoces la historia del personaje en cuestión se pierde bastante de la emoción. No obstante, se pueden hacer buenos guiones de este tipo de películas pero el “riesgo” de no sorprender está ahí.

Finalmente, y antes de comentar las actuaciones, es justo mencionar la gran labor realizada en el vestuario del film por nuestro compatriota Paco Delgado.  El modisto canario ya había colaborado anteriormente con Tom Hooper en Los Miserables (2012) con muy buenos y destacados resultados.

la-chica-danesa-girls

“No se parece a la mayoría de las chicas”… Chicas de hoy en día.

En las actuaciones, hay que resaltar el grandísimo trabajo realizado tanto por Alicia Vikander como por Eddie Redmayne. Del segundo ya me esperaba un recital. No obstante, la gran sorpresa me la ha dado Alicia Vikander. Anteriormente ya la había visto y me había decepcionado mucho en El séptimo hijo (Seventh Son, 2014) y en Operación U.N.C.L.E. (The Man from U.N.C.L.E., 2015). Cierto es que en Ex Machina (Alex Garland, 2014) ya empezó a subir el nivel…

En ‘La chica danesa’ tengo que decir que me rindo ante ella y reconozco que realiza una gran interpretación. Alicia brilla muchísimo y con mucha garra en su papel de Gerda Wegener. Ella es una mujer fuerte, trabajadora, independiente y muy echada para delante. Me atrevo a decir que, en un primer momento, es ella la verdadera fuerza de la película. Todo hasta que, inevitablemente, los focos se desvían hacía Lili (Redmayne). Ahora bien, Alicia sabe mantener su posición y finaliza con una gran labor.

la-chica-danesa-alicia-vikander

Al respecto de Eddie Redmayne cabe decir que realmente está sobresaliente dando vida a Einar Wegener/Lili Elbe. La verdad es que cuando más luce es cuando se transforma en Lili. En su transformación nos ofrece un personaje nuevo y diferente con el que te resulta muy fácil empatizar gracias a la delicadeza y sensibilidad que Redmayne le pone. Quizás podríamos decir que entrega una Lili Elbe excesivamente femenina, sensible o cursi y que algunos de sus gestos son repetitivos. Pero esto no le quita ni un ápice de valor a su interpretación que realmente te llega. Y ¡ojo! con lo que he comentado: Redmayne recrea dos personajes y uno de ellos es femenino, es decir, tarea colosal.

la-chica-danesa-eddie-redmayne

La pena es que las grandes interpretaciones de Eddie Redmayne y Alicia Vikander no se ven respaldadas por unos secundarios a la altura. Entiendo que esto ha sido como consecuencia de centrar todos los focos en la pareja protagonista, especialmente en Redmayne. En cualquier caso, resulta decepcionante ver como Amber Heard pasa sin pena ni gloria por el film como la bailarina Ulla. Más de lo mismo para Ben Whishaw y Sebastian Koch. Ambos tienen poquísimos minutos para intentar sobresalir en su roles de Henrik y el doctor Warnekros. Finalmente, también resulta desilusionante ver casi como un mueble andante a Matthias Schoenaerts en su papel del marchante Hans Axgil. Todos son buenos intérpretes… lo que pasa es que aquí los veo muy infrautilizados en favor de la pareja protagonista.

la-chica-danesa-hans

En conclusión.
El principal aporte para ver ‘La chica danesa’ es deleitarse con las actuaciones de una sorprendente Alicia Vikander y de un destacadísimo Eddie Redmayne. Quitando esto, y el hecho de poder conocer la historia real de Lili Elbe, la película no resulta todo lo grandiosa que se podría esperar de un director como Tom Hooper.

Tráiler de La chica danesa