Double Team
Comparte con tus amigos










Enviar

En su momento, Jean-Claude Van Damme supo aliarse con buenos directores de acción asiáticos. De esa relación surgió la memorable ‘Blanco humano’ (John Woo, 1993) que sigue siendo la mejor cinta de Woo en su periplo USA. También destaca el film que hoy nos ocupa: ‘Double Team’, dirigida en 1997 por Tsui Hark. Co-protagonizan la acción Dennis Rodman y Mickey Rourke.

double-team-bomba

Crítica de Double Team

‘Double Team’ es una rareza en la filmografía de Van Damme. Estamos ante un film rompedor, en su momento, en cuanto a estética. En su día no fue visto con muy buenos ojos ni por críticos ni por fans. Sin embargo, la película tiene todo lo que un divertimento de acción debe tener. Ya sabéis: tiroteos por doquier, explosiones constantes, peleas a torta limpia, chistes malos, un malo-maloso legendario, saltos de ciudad en ciudad y de país en país cual film de James Bond. Todo eso condensado en 90 minutos. Un metraje que no da ni un sólo respiro y que es de lo más estimulante que uno puede pedir.

Pero en vez de ver todas esas «bondades»… la gente se empeña en ensañarse con la cinta por sus supuestos fallos. «Errores» que se le suelen atribuir en forma de guión lleno de agujeros, su montaje confuso, su caos narrativo, sus interpretaciones de chiste… Todo porque lo gafapastil y culto es criticar a Van Damme y sus películas. De esta manera quedas de cinéfilo de primera delante de los colegas de turno. Sin embargo, yo digo que no. Os equivocáis. Este es un largometraje de acción que no busca pasar a la historia. Tampoco busca que se le recuerde por los Oscars que ganó. Es una película que quiere y logra divertir. Una película que es sincera de principio a fin.

Jean-Claude Van Damme es uno de los actores de acción más carismáticos del género. Este belga de oro saltó a la fama allá por 1987 con la brutal y magnífica cinta de artes marcialesContacto sangriento’. Con el paso de los años, Van Damme pasó por diferentes fases que recuerdo de manera breve. Primero experimentó la ascensión a la fama en Soldado Universal’ (Roland Enmerich, 1992). La consagración le llegó con la exitosa (en términos de taquilla) Street Fighter’ (Steven E. de Souza, 1994). La caída en la decadencia la representó Soldado Universal: El retorno’ (Mic Rodgers, 1999). Además, estuvo a punto de hundirse en un pozo con la horrenda y cutre Sin control’ (Bob Misiorowski, 2002).

Sin embargo, Jean-Claude se rehízo y enlazó varias y diferentes cintas de acción con ingredientes dramáticos. Todo hasta el punto de dar bastante bien la cara en el terreno dramático con films como: Salvaje (Ringo Lam, 2003) y Desafío a la muerte (Simon Fellows, 2007). La culminación de esta nueva etapa vino son su resucitamiento en JCVD (Mabrouk El Mechri, 2008). En todas esas cintas dio en la cara a críticos y detractores con grandes roles. Interpretaciones que poco tenían que envidiar a cualquier actor de mejor consideración del supuesto Star System Hollywoodiense.

Es cierto que Van Damme nunca fue un gran actor, eso es verdad. No obstante, no se puede negar su empeño por no encasillarse en la misma película y excusa argumental una y otra vez. JCVD busca nuevas fórmulas que ofrecer a sus seguidores. Por ello, el intérprete belga no dudaba en irse hasta Hong Kong para convencer a maestros del cine como John Woo, Ringo Lam o Tsui Hark. Con Hark rodó de manera consecutiva ‘Double Team’ y la delirantemente divertida En el ojo del huracán’ (1998). ‘Double Team’ fue la primera colaboración de Van Damme con Tsui Hark. Aquí tomaron como base la serie de Roger Moore conocida como ‘El prisionero’. Eso sí, la readaptaron a los tiempos modernos y a sus gustos. En un principio el título de la cinta fue The Colony’, pero este fue cambiado por el definitivo título que todos conocemos.

La historia es simple. Jack Quinn (Van Damme) es un agente antiterrorista ya retirado. Un hombre que vive en su casita de la costa francesa con su preciosa y embarazada esposa. Así disfruta de la vida hasta que llega su superior en la agencia y le ofrece una nueva misión. Se trata de dar caza al criminal Stavros, pero una vez en faena todo sale mal. La agencia no puede permitir que un agente fracase y siga con su vida normal. En consecuencia, Quinn es dado por muerto. Y, como tapadera, es enviado a «La Colonia», una cárcel en mitad de una isla perdida. Una vez allí, Jack buscará el plan perfecto para escapar y, de una vez por todas, acabar con Stavros.

Además de Van Damme (Quinn), en la cinta también destacó un recuperado Mickey Rourke como el villano de la función (Stavros). El resto del elenco lo completó Paul Freeman, un sólido intérprete inglés encarnando a uno de los miembros de «La Colonia» (Goldsmythe). Finalmente, el coprotagonista fue un siempre excéntrico Dennis Rodman como Yaz, un «curioso» traficante de armas que ayudará a Quinn a cazar a Stavros. A destacar que esta fue la primera aparición importante en cines del exjugador de la NBA. Posteriormente a esta cinta poco o nada relevante haría en la gran pantalla.

double-team-vandamme

En resumidas cuentas.
Concluyo esta crítica de Double Team, una de las cintas de acción más cañeras de JCVD. Un film abiertamente imprescindible para los fans del belga. Además es un buen divertimento para todos aquellos que quieran pasar 93 minutos a tope sin comerse mucho la cabeza.

Tráiler de Double Team