Bumblebee
Comparte con tus amigos










Enviar

Es el compañero y soldado más fiel de Optimus Prime. Lo hemos visto muchas veces pelear a su lado hasta las últimas consecuencias. Ahora es su momento. El momento de convertirse en un héroe. Ya lo conocéis, su color es el amarillo y se llama… ‘Bumblebee’.

“La gente puede ser horrible con las cosas que no entiende”.-Charlie.

Crítica de Bumblebee

Travis Knight dirige aquí su primer film de imagen real tras su gran trabajo enKubo y las dos cuerdas mágicas (2016). Ahora se ve “apadrinado” en la producción por dos grandes: Michael Bay y Steven Spielberg. El estilo de ambos cineastas se deja sentir tanto en la película como en el guión, especialmente en este último. Así las cosas, el libreto de Christina Hodson es una evocación constante al cine familiar y de entretenimiento que en los 80 nos regalaba Spielberg.

‘Bumblebee’ bebe claramente, y sin importarle lo más mínimo, de films como ‘E.T.’ (1982). Esto sin contar los guiños en forma de pósters, objetos y demás a otras cintas de Spielberg. Otra influencia notable y más ajustada al caso es la de El gigante de hierro (Brad Bird, 1999). Además, al situar la acción en los años 80, se aprovecha para añadir otras referencias cinematográficas, por ejemplo, ‘El club de los cinco’ (John Hughes, 1985). Ni qué decir tiene que las referencias musicales también serán explotadas con temas de A-Ha, Rick Astley, Duran Duran o Bon Jovi. La propia Hailee Steinfeld interviene en la banda sonora cantando la canción “Back to Life”.

Con todo ese marco referencial queda claro que ‘Bumblebee’ no es un producto original. Sin embargo, la verdad es que funciona bastante bien porque se nota mucho cariño y naturalidad en el trabajo realizado. Cariño, implicación y naturalidad por parte de todos: director, guionista y actores. Esto es innegable y es la buena sensación que te deja la película tras verla.

Respecto a la historia encontramos dos tramas. La primera es la que presenta la relación entre Charlie y Bumblebee. Esta es una relación absolutamente inocente entre dos “marginados”. En pantalla tenemos a dos almas solitarias que se encuentran, entablan amistad y se apoyan. Ella es una chica rockera y mecánica, y él es un soldado “robótico” de otro planeta. Por otro lado, tenemos la parte que sigue a los Decepticons y su contacto con los militares y científicos. Esta relación es todo lo contraria a la otra. Aquí prima la desconfianza y la traición.

Naturalmente podemos apreciar notas características de la franquicia ‘Transformers’. Me refiero, por ejemplo, al humor. El film presenta un humor limpio y que no resulta irritante. En este sentido, recordemos a los insoportables padres de Sam Witwicky o al esperpéntico personaje de John Turturro. En ‘Bumblebee’ la comedia no molesta y viene aportada por el padrastro de Charlie y su joven vecino, Memo. Junto a la diversión, también tenemos gotas de sentimiento y drama. Estas vienen provocadas por la situación de aislamiento en que Charlie se siente tras haber perdido a su padre. La verdad es que tanto la comedia como el drama forman un todo natural en la cinta.

Por otra parte, la acción deviene espectacular y en la gran línea de la franquicia. Los Transformers siguen luciendo mucho en las batallas y sus transformaciones siguen siendo fabulosas. Para conseguir replicar la acción se ha vuelto a contar con Mike Gunther, el coordinador de acción de las películas de la saga dirigidas por Michael Bay. Por supuesto, los artistas de ILM también siguen aportando su magia. A todo esto se suma la importancia que Travis Knight da a la animación. Así las cosas, el aspecto visual del film resulta intachable. Además, lo más genial es poder ver los diseños originales de Optimus Prime y Megatron. Así los veremos en la secuencia inicial que tiene lugar en Cybertron.

“Mantente a salvo soldado”. De Cybertron a la Tierra.

El protagonismo recae en Hailee Steinfeld como Charlie. La joven sabe responder al reto de abanderar la producción mostrando una gran seguridad y confianza. Hailee consigue implicarnos con su personaje y su relación con Bumblebee se siente totalmente natural. Aquí hay que destacar dos puntos muy importantes. El primero es saber valorar bien el trabajo de Hailee ya que la mayor parte del metraje se dirige al vacío debido a la recreación por ordenador de Bumblebee. El segundo es lo divertido de la comunicación entre los dos gracias a los gestos y a la selección de canciones. Temas populares serán usados por el transformer como medio de comunicación con la joven. Por su parte, de las pocas veces que Bumblebee habla lo hará con la voz de Dylan O’Brien.

La actriz Pamela Adlon interpreta a la madre (Sally) y Stephen Schneider a su nuevo marido (Ron). Además, el jovencito Jason Drucker es Otis, su “karateka” hermano pequeño. Este núcleo familiar está para mostrar las típicas escenas de conflicto y apoyo (Sally) y para ofrecer también momentos divertidos (Ron y Otis). Completa el entorno el joven Jorge Lendeborg Jr. dando vida Memo, el vecino enamorado que destaca por su dócil carácter. Este personaje parece metido casi con calzador buscando la diversión fácil y un romance en el que la protagonista marque las reglas.

En lo que le toca, John Cena sorprende muy positivamente en el rol del Agente Burns. Cierto es que el papel de militar le va como anillo al dedo, pero Cena no está aquí de pasada. El campeón de la WWF aprovecha su oportunidad con un buen personaje que no se sabe bien por dónde puede salir. Además, también presenta algún momento divertido que queda bien. A su lado, y en la parte científica, destaca John Ortiz como el doctor Powell. Ortiz juega a ser el típico científico que no puede faltar y que da juego contradiciendo a Cena.

Respecto a los villanos de la película hay que resaltar que funcionan muy bien. En este sentido, el trabajo de Angela Bassett poniendo voz a Shatter sencillamente es espectacular. Dejando al margen su apariencia de Decepticon, la actriz le da una presencia y un carisma inigualable. Justin Theroux también lo hace bien como Dropkick, pero lo de Bassett es otro nivel.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Bumblebee. Esta es una película que coge lo mejor de la franquicia Transformers y lo mejor del cine de entretenimiento de los 80. Lo mezcla todo junto añadiéndole corazón y sentimiento actuales… y el resultado es un film que se ve con mucho agrado y que al final hace que te sientas bien habiendo conocido a Charlie y su Volkswagen amarillo. Estas eran sus pretensiones y, en mi caso, las han cumplido.

Tráiler de Bumblebee