Stranger Things: Temporada 2
Comparte con tus amigos










Enviar

¿Creías que había muerto o te da miedo lo que puedas encontrar? Debes enfrentarte al dolor, tienes una herida Once. Una herida muy fea. Y se está infectando. ¿Te acuerdas de lo que significa infectar? Significa pudrir. Y crecerá. Se extenderá. Y con el tiempo te matará… Llegó el momento de recordar lo ocurrido en ‘Stranger Things: Temporada 2’.

“¡Deja en paz a mi hijo de una maldita vez! ¡Matemos a ese hijo de…!” (Joyce)

Resumen.
A continuación, una breve descripción-sinopsis de los nueve capítulos que componen la segunda temporada de ‘Stranger Things’. Esta serie fue vista en exclusiva en Netflix. Los resúmenes se presentan con títulos en español y sin importantes destripes.

Episodio 1º.- MadMax.
Mientras el pueblo se prepara para celebrar Halloween, una nueva alumna llega al colegio de Hawkins. Por su parte, Hopper debe de investigar un campo de calabazas podridas.

Episodio 2º.- Truco o trato, bicho raro.
Will tiene una terrorífica visión durante la noche de Halloween. Mike sigue intentando contactar con Once. Nancy no aguanta más callar la verdad sobre Bárbara.

Episodio 3º.-El renacuajo.
De camino a casa, Dustin encuentra una extraña criatura en su basura a la que adoptará y llamará Dart. Bob anima a Will a hacer frente a sus miedos.

Episodio 4º.-Will El sabio.
Will cuenta todo lo que le ha estado ocultando a su madre, Joyce. Hopper comienza a rastrear el camino de las calabazas podridas. Once decide ir en busca de respuestas.

Episodio 5º.-Dig Dug.
Once entra de lleno en los huecos vacíos de su pasado cuando sigue las pistas de su madre biológica. Nancy y Jonathan encuentran un aliado en su ansiada lucha por destapar la verdad. Bob, el cerebrito, debe de hacer honor a su apodo.

Episodio 6º.-El espía.
La conexión de Will con el ente es cada vez más fuerte. Por su parte, Dustin deberá hacer equipo con el único habitante de Hawkins conocido que da la cara, Steve.

Episodio 7º.-La hermana perdida.
Las visiones extraídas de la mente de su madre llevan a Once hasta Chicago y allí entablará contacto con una joven con poderes como ella.

Episodio 8º.-El azotamentes.
Un accidente letal obliga a cerrar desde dentro el laboratorio con Will y parte de la pandilla dentro. Es el momento de que los héroes sin capa actúen.

Episodio 9º.-El portal.
Once está más que decidida a enfrentarse a sus mayores miedos. Por su parte, Joyce y cía. intentan liberar a Will de su conexión mental. Steve deberá capitanear un equipo de salvamento.

Crítica de Stranger Things: Temporada 2

El 27 de octubre de 2017 tenía lugar el lanzamiento mundial de Stranger Things 2, la segunda temporada de la serie revelación sobre el revival ochentero del año 2016. La serie contaba con la peculiaridad de ser estrenada casi en las mismas fechas pero con el primer episodio transcurriendo en las vísperas de Halloween. Así pues, este era un momento propicio para que personajes y tono siguieran viviendo del guiño y el homenaje perpetuo. Aspectos estos que, en algunos momentos, se aprecian altamente forzados. Algo que ya comentamos en la review de la primera temporada.

El tono de Stranger Things 2 se balancea entre más adulto en cuanto a los obstáculos que deben superar en su camino los personajes. No obstante, al mismo tiempo, se cuida mucho de dar más cancha a los niños protagonistas ya conocidos. Ahora sin la necesidad de ser presentados y con nuevas incorporaciones al elenco juvenil. Estos son los casos de Sadie Sink (Maxine, apodada MadMax) y Drace Montgomery que da vida su hermanastro, Billy. Este último vendría a tomar el lugar del típico guaperas gilipollas que dejó vacante Steve al darse cuenta del mal camino que estaba tomando. Atención a sus duelos de machos salpicados en los diferentes capítulos que tendrán su punto culminante en los episodios finales.

El balance, como digo, no siempre acierta de lleno con el tono. Así es como, en algunos capítulos, asistiremos a sub-tramas que cantan mucho a relleno. En este aspecto, esta nueva temporada tiene una mayor duración por episodio y, además, cuenta con uno más que la anterior. Los capítulos ‘Dig Dug’ (5) y ‘La hermana perdida’ (7) detienen, por momentos, la trama principal. Se centran en el pasado de Once y lo hacen con un toque visual muy diferente.

‘Dig Dug’ recupera la estancia oscura de la mente a donde Once acude para comunicarse con los que están lejos. ‘La hermana perdida’ sale de Hawkins para irse hasta Chicago fugazmente en busca de las pistas obtenidas en el anterior. Personalmente sentí como si pertenecieran a otra serie. Aunque no se puede decir que sean malos, no terminan de casar con el material a nivel global. Además, distraen al espectador para luego dejar la mayoría de interrogantes sin responder.

A nivel de diversión pocas pegas se le pueden poner a ‘Stranger Things 2’. Aquí se siguen explotando los puntos fuertes de la primera temporada, haciendo bueno el dicho de “Si algo no está roto no lo arregles”. Así veremos cómo se extienden los roles de protagonistas que se lo habían ganado a pulso anteriormente. Estos son los casos de Gaten Matarazzo y Joe Keery. También importancia para la pareja unida por la búsqueda de la verdad que forman Natalia Dyer y Charlie Heaton. No obstante, ambos personajes y actores me parecen de lo más flojo de la serie.

Conviene decir que aquí veremos a una Winona Ryder plenamente endurecida por lo vivido el año anterior. Su personaje, Joyce, no dudará en hacer lo que sea necesario para que el “mal” abandone a su hijo de una vez por todas. Y, por supuesto, de nuevo David Harbour se revela como un auténtico “jefe de la serie”. Aunque, por momentos, su personaje pueda parecer algo tosco en sus sentimientos. No solo Harbour sigue rayando a un gran nivel, sino que su presencia en pantalla motiva a Millie Bobby Brown (Once) a dar lo mejor de sí misma, ganando con ello en su papel e interpretación.

Volviendo a las nuevas incorporaciones de relevancia y, al margen de los ya citados Sadie Sink y Drace Montgomery, faltarían Paul Reiser y Sean Astin. El primero tomando el “relevo” de Matthew Modine (Doctor Brenner). Esto es, el tipo que han puesto al frente del laboratorio para ordenar el tremendo desaguisado de su predecesor. Paul Reiser fue un asiduo de las comedias de ¿adivinan que década? Exacto ¡los ochenta! Aquí le dan un papel de un tipo que no sonríe en ningún momento. Aunque pueda parecerlo, Reiser no desentona para nada.

El otro elemento nuevo que no terminará de cuadrar hasta bien llegados a más de la mitad de la temporada es Sean Astin (Bob Newby). Su papel es el del nuevo novio de Joyce. Un tipo entrañable y amable que quiere caer bien, pero esconde duras heridas de abusos en su pasado y repuesto a ellas a base de ser más inteligente que la mayoría. Sin ser muy duros con los guionistas, diré suavemente que el personaje de Bob está puesto en la serie con un fin a modo de recurso de última hora. Todo para salvar una situación concreta que se revelará en los últimos capítulos. Es decir, es un pegote exprés. Y, a pesar del empeño de Astin por resultar simpático, lo cierto es que no encaja en ningún momento ni en el tono de la serie ni como novio de Joyce.

La dirección corre a cargo de más manos que en su antecesora. Son cuatro los firmantes que se reparten los nueve capítulos. Eso sí, los Duffer Brothers se quedan con los más importantes y relegan a la “segunda unidad” a Shawn Levy, Andrew Stanton y Rebecca Thomas. El nombre de Andrew Stanton es el que más llama la atención de todos. Hablamos de uno de los hombres fuertes de Pixar. Aquí firma dos episodios de una serie en la que no estaba para nada involucrado. Esto se debe a petición propia de Stanton, como fan se ofreció a dirigir algún episodio. El directo obtuvo el beneplácito instantáneo de los Duffer y del productor/director Shawn Levy. En líneas globales la dirección goza de un estilo muy marcado. Esto supone que no desentona cuando pasa de unas manos a otras, salvo los citados capítulos cinco y siete.

Por último, toca hacer mención al mayor número de efectos especiales y al tono de ciencia ficción. En esta nueva temporada encontraremos ecos ya nada disimulados a varias películas. Entre ellas:La cosa (John Carpenter, 1982) y Aliens (James Cameron, 1986). Finalmente, quédense con la introducción de una banda sonora de canciones no originales plenamente ochenteras que tendrán su punto culminante en el baile de invierno.

“Respira. Girasol. Tres a la derecha, cuatro a la izquierda. Arcoíris. 4-50” (Terry Ives)

En resumidas cuentas.
Finalizo esta crítica de Stranger Things: Temporada 2, una continuación clara e inmediata de lo narrado el año anterior. Se sigue ahondando en la mitología de los Demogorgon y su poder. El show se vuelca más a la ciencia ficción y busca dar respuestas a los recovecos de la mente presentados en la primera parte. También se intenta que no baje el entretenimiento y que el lugar del product placement esté siempre bien visible. En líneas generales sería entendible que fuera considerada más redonda que la anterior, dejando la frescura que supuso aquella por una mayor ambición a nivel argumental, de efectos especiales y de épica.

Imágenes vía Netflix.

Tráiler de Stranger Things: Temporada 2