Tomb Raider
Comparte con tus amigos










Enviar

Millones de videojuegos vendidos, merchandising de todo tipo, cosplayers que sueñan con ser como ella, legiones de fans en todo el mundo… Hoy hablamos de cómo se inició su carrera. Ella es la mejor “asaltatumbas” del planeta y su nombre es leyenda. Se llama Lara Croft y también la conocemos como… ‘Tomb Raider’.

“Los Croft tenemos responsabilidades y deberes”.-Lord Richard Croft.

Crítica de Tomb Raider

En 1996 salía al mercado el ‘Tomb Raider’, un revolucionario videojuego protagonizado por Lara Croft, una explosiva, valiente e imparable “asaltatumbas”. El juego se vendió como rosquillas convirtiendo a Lara en todo un icono, mito y referente a todos los niveles. Su nombre y marca se alzaron al Olimpo de la cultura popular y sus siguientes videojuegos fueron ratificando, y superando, lo visto en la primera entrega.

Los estudios de cine, siempre atentos y dispuestos a sacar tajada de cualquier personaje o historia popular, no tardaron mucho en llevar al personaje a la gran pantalla. Esto ocurrió en 2001 con la películaLara Croft: Tomb Raider (Simon West) que nos presentaba a una Angelina Jolie sensacional como la intrépida arqueóloga. La película funcionó razonablemente bien para que tan sólo dos años después nos llegará su secuela, Lara Croft: Tomb Raider: La cuna de la vida (Jan de Bont). Esta vez el film no alcanzó el rédito esperado y ahí se cerraron las puertas del cine para Lara, hasta ahora…

Y ahora, 15 años después de “La cuna de la vida”, nos llega este reboot cinematográfico de Lara. Una película que adapta casi punto por punto el propio reinicio que el personaje conoció en el año 2013 en el videojuego ‘Tomb Raider’, un título que nos presentaba a una joven y novata Lara Croft que se veía embarcada en su primera gran aventura. Una aventura con tintes terroríficos que la obligaría a sacar lo mejor de sí misma… dando paso posteriormente a la gran arqueóloga y aventurera ya por todos conocida.

Y esto es, ni más ni menos, lo que nos ofrece aquí el director noruego Roar Uthaug y su equipo bajo el manto de la producción de GK Films, MGM y WB. Así pues, cualquiera que haya disfrutado jugando al ‘Tomb Raider’ (2013) tiene que disfrutar viendo esta gran adaptación. No creo que exagere nada si digo que estamos, probablemente, ante la mejor plasmación de un videojuego a la gran pantalla, ya que la fidelidad con respecto al material de origen es casi total, salvo pequeños (y lógicos) cambios que siempre se van a producir. Se nota el gusto de Uthaug por la franquicia: “Me enganché a Lara Croft y me fascinó la versión auténtica y descarnada del personaje en el juego del 2013”.

Teniendo en cuenta lo que acabo de comentar, el film parte de una trama muy similar a la del juego (el mito de la reina Himiko, la isla Yamatai y el bautismo de fuego para Lara) y está repleto de guiños/homenajes (el avión de la segunda guerra mundial, el Endurance, la Trinidad) y secuencias que clavan algunas de las disfrutadas en nuestra consola particular (el salto de Lara para intentar escapar del Endurance, la escena del paracaídas…). Todo filmado de manera muy nítida y precisa por parte de Uthaug y con un innegable tono aventurero, serio y adulto que lleva su PG-13 al límite. En este sentido, la cinta dura dos horas y tan sólo hay dos o tres momentos graciosos, casi todos ellos provocados por la aparición de un barbado Nick Frost no acreditado en los títulos. De esta forma, el film no sólo sigue la estela del videojuego, sino también la de los títulos superhéroicos de la WB. Películas enfocadas hacia la madurez del público más que hacia la diversión chistosa.

‘Tomb Raider’ se configura como una auténtica aventura de supervivencia, sobre todo pasado el tramo inicial de presentación y ubicación de la nueva Lara. Pasado ese tramo llegamos a la isla de Yamatai y ahí tendremos de todo: carreras, peleas estilo MMA, acrobacias varias, exploración de la tumba, puzles, trampas, cliffhangers… Nada o casi nada falta en esta película rodada casi íntegramente en exteriores e interiores de Ciudad del Cabo y Paarl (Sudáfrica)

De la banda sonora se ocupa Tom Holkenborg alias “Junkie XL” y va en total sintonía con el carácter aventurero y épico de la experiencia, pero también aportando ciertas composiciones emocionales para determinados pasajes.

“No soy esa clase de Croft”… Lara Begins.

Si hace dos años me dicen que la menuda Alicia Vikander iba a ser capaz de recoger toda la personalidad y físico de la joven Lara no le habría creído. Pero la realidad es tozuda y la pequeña actriz sueca ha hecho un trabajo sensacional en su rol. Tanto a nivel emocional como físico llena por completo la barra de carisma de Lara Croft. Nada se le puede reprochar e iguala (e incluso supera) el trabajo anterior de Angelina Jolie.

Es muy de justicia resaltar aquí el compromiso de la actriz con el personaje. De esta forma, Alicia se sometió al entrenamiento personal de Magnus Lygdbäck, que le aplicó un régimen de siete meses de preparación y nutrición. Alicia ganó cinco kilos de músculo (no tienen más que ver la definición de su espalda y abdominales) y fue capaz de realizar la mayor parte de escenas de acción y riesgo de la película (tan sólo dejó de rodar las impuestas por los seguros).

El papel de villano de la función recae en Walton Goggins como Mathias Vogel. El actor nacido en Alabama recrea a un hombre que ya ha traspasado los límites y que se alza como el típico malo de los años 80 y 90, esto es, un sujeto para el que la vida ajena no importa nada. Además, y fiel a ese tipo de personajes ochenteros, va rodeado de un escuadrón de musculosos esbirros a los que les da exactamente igual apalear a una chica que despacharse a un anciano.

El resto del casting completa un buen trabajo para lo que les piden sus personajes. Los que más sobresalen son: Daniel Wu en un buen papel como Lu Ren (el dueño del Endurance que se convertirá en un necesario apoyo para Lara) y Dominic West como Lord Richard Croft, el padre de Lara al que veremos gracias a una serie de flashbacks. Finalmente, apariciones para Kristin Scott Thomas como Ana Miller (la administradora y salvaguarda del imperio Croft), Derek Jacobi interpretando a Mister Yaffe (el abogado supervisor de la herencia Croft) y la doble aparición de un “camuflado” y divertido Nick Frost como el dueño de una tienda de empeños que negociará con nuestra protagonista.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Tomb Raider, una película que no es una obra maestra pero probablemente sí que sea la más conseguida adaptación de un videojuego concreto a la gran pantalla. Un auténtico disfrute que da todo lo que promete su tráiler, deja con ganas de más y se configura como un gran regalo filmado para todos los que disfrutamos con el reinicio “consolero” del personaje en 2013.

Tráiler de Tomb Raider