Terminator Génesis
Comparte con tus amigos










Enviar

Tras una cuarta entrega que recibió críticas muy negativas, recibimos ‘Terminator Génesis’, film que nuevamente contó con Arnold Schwarzenegger, esta vez en el papel de un viejo Terminator. Precedida de una promoción nefasta y tráilers odiosos, esta película fue recibida con inquietud, incluso por buena parte de los fans.

terminator-genesis-abuelo

Crítica de Terminator Génesis

Como he comentado en la introducción de esta crítica de Terminator Génesis, esta película no empezó con buen pie gracias a una promoción que dejó mucho que desear y a unos tráilers que, nuevamente, se dedicaron a destriparla del modo más vil, reafirmando a muchos cinéfilos en su intención de dejar de verlos de cara a futuros estrenos. Eso, unido a la inquietud causada por la información que se iba recibiendo y al papel forzado de Arnold en la trama, propició que mucha gente fuera a verla sin demasiadas expectativas.

En mi caso no fue distinto, me senté en la butaca esperando lo peor pero con la actitud positiva que creo debe tener todo espectador que paga por una entrada de cine. Y la verdad es que el resultado no fue ni tan malo como esperaba ni lo bueno que debería haber sido, sino que me dejó una sensación agridulce, como si se hubiera perdido una oportunidad única a pesar de ser un producto entretenido.

terminator-genesis-kyle

Lo positivo de ‘Terminator Génesis’ podemos resumirlo en un par de líneas, y es que se trata de una película de ciencia-ficción con viajes en el tiempo, robots despiadados, acción y efectos visuales. Vamos, un producto veraniego que te hace pasar un rato entretenido sin más. Incluso podría decirse que es mejor que las dos anteriores, aunque no por mucho. ¿Y lo negativo? Pues quizás convendría recordar qué es la saga Terminator y por qué se caracterizaron los dos peliculones que la pusieron en lo más alto. No fue por los robots ni por los viajes en el tiempo, sino por poseer una trama bien hilvanada, juntar una serie de conceptos que no eran nuevos de forma muy inteligente y regalarnos un espectáculo visual de explosiones y acción dirigidas con talento. No es que se haya perdido todo, pero claramente se ha desdibujado su concepto y eso en el mejor de los casos.

Empecemos por la trama, excesivamente liada y con unos agujeros de guión tremendos que hacen que, por momentos, todo se venga abajo. Ya no es que al principio de la película no entiendas nada, que también, sino que a medida que la historia se va desarrollando encontramos cosas que chirrían demasiado. Un par de ejemplos que ilustran este tipo de incongruencias son cierta máquina que el T-800 se monta en 1984 como si fuera McGyver o la aparición totalmente gratuita y espontánea de personajes que no sabes de dónde han salido ni por qué. No pido que tras cinco películas me aclaren de una puñetera vez (y con un mínimo de fundamento) por qué no puede viajar en el tiempo una escopeta y sí un robot, pero al menos se exige cierto rigor y complicarse la vida con varias líneas temporales no ayuda.

terminator-genesis-vs

Otro problema es la calificación por edades, quizás el mayor cáncer del cine de acción actual. El exceso de coñas y la clara dosificación de escenas violentas evidencian que lo que antes era una película de acción adulta se ha convertido en un producto para todos los públicos, puede parecer una tontería pero ese cambio de tono le va muy mal a esta saga. El mayor damnificado es Arnold Schwarzenegger, que no contentos con llamarle “abuelo” su personaje queda reducido a pasearse por la pantalla haciendo gracias y repitiendo sin parar “viejo pero no obsoleto”, como si estuviera promocionándose para futuros papeles. Y ojo, que junto a Emilia Clarke creo que es lo mejor de la película porque en lo suyo siempre ha sido el mejor, pero hacerle pasar de robot motherfucker a niñera es deprimente para cualquiera que tenga en un altar sus primeras películas.

Y hablando de Emilia Clarke, pues en efecto está muy correcta en el papel, pero debo decir que posee una belleza y ternura naturales que la hacen poco apropiada para un papel como el de Sarah Connor. Es cierto que consigue dar vida a esta especie de “princesa guerrera”, pero en algunas escenas se queda simplemente en “princesa”. Jai Courtney tampoco lo hace mal, pero si lo comparamos con Michael Biehn sale muy mal parado en todos los aspectos. Y qué decir de Jason Clarke… que su personaje es muy interesante y más lo habría sido si no se hubieran encargado de destripar su papel en el tráiler.

El apartado visual, en cambio, tiene momentos brillantes, como por ejemplo la digitalización del joven Arnold que da bastante el pego. En cambio hay algunos pocos momentos, como la persecución de helicópteros, que no son todo lo buenos que deberían ser. En algunos casos puntuales me atrevo a decir que eran mejores los efectos de Terminator 2’ (James Cameron), y ojo que hablamos de una película de 1991. Pero en general es un apartado correcto que ayuda a tapar algunas de las carencias de la cinta.

terminator-genesis-sarah

Conclusión.
Para ser justos no se puede decir que sea una película aburrida o que nos deje una sensación de estafa… pero tal como he dicho al principio creo que es una oportunidad perdida de dar un golpe en la mesa. Esta era la ocasión de revitalizar la franquicia, de recuperar los valores y la esencia de las dos primeras películas, pero en lugar de eso nos encontramos con un producto que se queda a medio camino. Ver a Arnold Schwarzenegger, el pilar indiscutible de esta franquicia, convertido en parodia… pues bueno, sólo me queda decir “Sayonara baby”.

Tráiler de Terminator Génesis