San Andrés
Comparte con tus amigos










Enviar

Hacía mucho tiempo que no me echaba a la cara una película de catástrofes en la pantalla grande de un cine. Tuvo que venir un coloso como Dwayne Johnson para revitalizar el género, llevarlo de nuevo a Hollywood y enfrentarse de poder a poder con la temible falla de… ‘San Andrés’.

“La cuestión no es si va a ocurrir… sino cuando”.-Profesor Lawrence.

san-andres-hollywood

Crítica de San Andrés

Hay que ser justos con ‘San Andrés’ porque da lo que promete: destrucción, y a muy altos niveles de contenido y calidad. De contenido porque los 114 minutos están repletos de destrucción y desastres naturales que empiezan desde el minuto 0 cuando asistimos a un tremendo accidente de coche, y que se prologan ya durante toda la película, así pues, en este sentido, nadie se va a aburrir… quizás se puedan saturar pero nunca aburrir. Y de calidad porque la perfección visual de todos los desastres que aquí podremos contemplar es de sobresaliente, a saber: presas que ceden a la presión del agua, gigantescos rascacielos que se vienen abajo, barcos que naufragan, ciudades inundadas, terremotos, rescates más allá del límite del riesgo… En fin, todo un colosal espectáculo destructivo que bien podría haber firmado el mismísimo Roland Emmerich.

En los aspectos comentados en el párrafo anterior, la labor de Brad Peyton en la dirección es muy notable, y se nota que contó con los hermanos Strause (Colin y Greg) en el departamento de supervisores de efectos especiales (recordar cómo ambos “brothers” se lucieron con los FX deSkyline).

Atención también al uso del sonido en esta película porque es ¡espectacular! Realmente te sientes en el centro de la destrucción. No apreciaba tan buen uso del sonido desde que vi el re-estreno en pantalla grande de Parque Jurásico(Steven Spielberg, 1993). Como digo, a destacar. Este film también se puede disfrutar en formatos domésticos con un buen equipo de sonido pero totalmente aislado… sino queremos que los vecinos nos echen del edificio por “estrés y contaminación acústica”…

san-andres-derrumbe

Ahora bien, tema distinto a los efectos y la dirección es cuando nos encontramos con el libreto del film. Como bien decía mi compañero Carlos G. en la crítica de El coloso en llamas(John Guillermin, 1974), en estos films de catástrofes todo está puesto al servicio del “espectáculo” con guiones que importan más bien poco. Y esto es lo que sucede en ‘San Andrés’, su libreto sigue punto por punto los tópicos del género y poco hay para la sorpresa, encontrándonos con: el héroe que tira del carro contra viento y marea, el típico cobarde miserable que sale a la superficie cuando se avecina el desastre, el científico que dice aquello de “ya lo avisé yo”… amén de un clarísimo e inevitable toque familiar situando a la familia como unidad inquebrantable, inseparable y casi indestructible.

Al margen de lo anterior, la historia del film se va construyendo siguiendo a tres grupos: por un lado el piloto Rick y su esposa Emma en California, por otro lado su hija Blake y dos amigos a los que conoce en San Francisco, y en medio tenemos al grupo de científicos del Laboratorio Sismológico de California que también tienen gran peso en la trama. Ahora bien, la práctica totalidad de la narración va dirigida a intentar unir al grupo familiar con algunas situaciones que, bueno, “cantan un poco”.

san-andres-escondidos

“Va a ser un gran terremoto”… Sobreviviendo a la falla.

Me centro ahora en esta crítica de San Andrés en el reparto del film que viene liderado y capitaneado por el titán Dwayne Johnson que da vida a Rick, el jefe de pilotos de rescate de los bomberos de LA con antecedentes en Afganistán. Este personaje es un tipo que le encaja bastante bien a Dwayne Johnson, de esta forma, le veremos ejecutar en pantalla todo tipo de acciones heroicas y épicas sólo al alcance de aquellos que están llamados a ser héroes. El único “pero” que le puedo poner es que algunos momentos íntimos y dramáticos no los consigue rematar. Por lo demás, Johnson responde perfectamente a su papel de héroe.

Haciendo pareja con “The Rock” tenemos a la eficaz Carla Gugino que ya intervino junto a Johnson en ‘La montaña embrujada’ y ‘Sed de venganza’. Aquí hace un buen papel logrando sin problemas hacer creíble a su personaje de Emma, la esposa de Rick que ahora busca una nueva relación con Daniel Riddick (¿guiño al icónico personaje de Vin Diesel?). Este “Riddick” es un arquitecto “millonetis” al que da vida Ioan Gruffudd (el Reed Richards de Los 4 Fantásticos de Tim Story). Gruffudd es un actor que, personalmente, considero que está bastante mal valorado en esto del cine y que en ‘San Andrés’ cumple bien con su rol.

san-andres-matrimonio

Los otros papeles protagonistas importantes son para: una sorprendente Alexandra Daddario que lo da todo en su papel de Blake, la valiente hija de Rick y Emma mostrando haber salido claramente a su padre. Por su parte, Hugo Johnstone-Burt y el jovencito Art Parkinson dan vida a los hermanos Ben y Ollie. Ambos actores logran no caer mal y no hacerse pesados ni impertinentes (más bien todo lo contrario) como inesperados compañeros de viaje de Blake. También nos encontramos con un siempre genial (lo pongas dónde lo pongas) Paul Giamatti que da totalmente el pego como el profesor Lawrence, el científico al mando del Laboratorio Sismológico de California.

Finalmente, destacan algo Archie Panjabi como la periodista de turno, Will Yun Lee como el ayudante del profesor Lawrence, y para terminar comentar una breve aparición de la megaestrella de la canción Kylie Minogue, la suya es una aparición tan breve (hermana de Daniel Riddick) que no llega ni a “cameo expendable”.

san-andres-amigos

En conclusión.
Nadie puede llevarse a engaño con ‘San Andrés’, este es un film totalmente honrado con el público e incluso, como he expuesto a lo largo de esta reseña, da bastante más de lo que podría esperarse. Si como un servidor de ustedes disfrutan con los films de catástrofes repletos de destrucción y con un héroe intentando salvar el día, entonces, esta es su película. No lo duden.

Tráiler de San Andrés