Posesión Infernal (Evil Dead)
Comparte con tus amigos










Enviar

En 1981 Sam Raimi horrorizó al mundo con ‘Posesión Infernal’. 32 años después, Fede Álvarez nos volvió a llevar al lugar del horror como nunca antes lo habíamos visitado. Es la hora de saber de primera mano cómo es una… ‘Posesión Infernal (Evil Dead)’.

“Sólo el Libro del Mal puede enmendar lo que el Mal ha provocado”.-Bruja.

Necronomicon

Crítica de Posesión Infernal (Evil Dead)

Con ‘Posesión Infernal (Evil Dead)’ se acabaron las medias tintas y las ñoñerias en las películas de terror. Se acabó el tema de sólo “insinuar” y no “mostrar”. Este remake del original de Raimi llevó en EEUU una gloriosa R y la lució en todo su terrorífico esplendor y más allá… Esta película ofrece todo lo que promete su tráiler y mucho más. Sin duda alguna, este remake sí que merece la pena. Un remake que lleva el horror hasta donde ningún otro film “comercial” de los últimos años se ha atrevido. «Del 10» que diría mi amigo J. Glez. Ya era hora de encontrarse con una cinta de terror valiente y sin miedo a que la censura le restara público.

Al respecto del director, Fede Álvarez, cabe destacar que saltó a la escena cinematográfica con su corto de 2010, ‘¡Ataque de pánico!’ Este corto era un thriller tremendamente ingenioso que narraba un ataque sobre la capital uruguaya de Montevideo. Un ataque perpetrado por robots gigantes. El corto fue visto 7 millones de veces (suma y sigue) en YouTube, captando al instante la atención de la industria del cine y del propio Sam Raimi. De esta manera, Raimi, junto a Bruce Campbell, intervino en esta actualización de su obra como productor y revisor del guión.

Posesión Infernal (Evil Dead)

‘Posesión Infernal (Evil Dead)’ regala a los fans del género un auténtico festival del HORROR puro y duro. Un horror visualizado en pantalla gracias a una excelente labor de maquillaje y prótesis, una sobresaliente atmósfera de terror, unos buenos sustos y unas escenas de acción excelente y nítidamente filmadas. Además, todo esto se salpica con tremendísimas cantidades de gore y «sangre» absolutamente explícitas. Nada se oculta aquí a los ojos del espectador. De hecho, y tras visionar la película, el propio Bruce Campbell la definió así: “Implacable…”. A destacar que el film se rodó huyendo lo máximo posible de los efectos generados por ordenador y del rodaje en estudios. Se quería preservar la autenticidad de la película. Para ello, se fabricaron gran cantidad de prótesis y se emplearon unos 25.000 los litros de “sangre” en la película.

También podemos encontrar varios guiños a la cinta de 1981. Guiños como: los violentos acercamientos de la cámara, la cabaña (exactamente igual a la original en su aspecto exterior), el Necronomicón, la trampilla, el sótano… Habrá quien eche en falta algo del humor negro propio de Terroríficamente muertos(1987) yEl ejército de las Tinieblas(1992), pero hay que recordar que lo que estamos viendo aquí es un remake de Posesión Infernal (1981) y en esa primera parte Sam Raimi apenas introdujo humor. Ahora bien, en esta nueva cinta hay situaciones que de lo cafres que llegan a ser nos dibujan claramente una «sonrisa macabra» en la cara. En este terreno de los homenajes cabe destacar que la legendaria cabaña del horror está aquí. La misma fue recreada en los bosques de Auckland (Nueva Zelanda) en base a la original y partiendo desde cero.

Eric

Dejando al margen el horror, el gore, la «sangre», los breves pero acertados guiños a la película original de Sam Raimi… Al margen de todo eso, esta nueva versión del uruguayo Fede Álvarez nos presenta una correcta trama y unos buenos giros. Giros que, en parte, contribuyen de algún modo a darle cierta entidad propia más allá del burdo “copiar y pegar”. Podéis creerme todo lo bueno que os estoy comentando de este film. Personalmente me encanta la versión original y sus secuelas, pero este film/remake es una sobresaliente actualización de la misma. Tampoco tenemos que engañarnos ni dejarnos llevar por la nostalgia, la original no ha envejecido todo lo bien que hubiera sido deseable. Este «remake» luce bárbaramente en pantalla y significa un estupendo regalo para todos los fans del cine de terror.

También cabe hacer una mención especial para la horrorosa y maligna BSO de Roque Baños. Y ¡ojo! entiéndase bien lo de “horrorosa y maligna”. Esto es, las composiciones de nuestro compatriota le sientan como un guante al film. Es decir, son tan sobresalientemente macabras como la fiesta del horror que vemos en pantalla. Tremenda banda sonora original.

Mia

“No debimos haber tocado nada del sótano”… La cabaña en el bosque.

El reparto principal de ‘Posesión Infernal (Evil Dead)’ está formado por actores y actrices cuyo nombre, en el momento del estreno, no decía nada al gran público. Y esto es bueno porque, al margen del conocimiento de la historia original, no hay ningún otro patrón que nos haga indicar qué personaje lo va a pasar mejor o peor. De hecho, todos los protagonistas terminan absolutamente breados. Además, y para ayudarles a conceptualizar las escenas de las posesiones, Fede Álvarez contrató a un coreógrafo para explorar el aspecto físico de las mismas.

Jane Levi y Shiloh Fernandez dan vida a los hermanos Mia y David. Mia está intentando dejar las drogas de una vez y David ha venido desde Detroit para darle todo su apoyo. Posiblemente sea Jane Levi la que aproveche mejor sus minutos en la película desarrollando una terrorífica y sorprendente actuación. Shiloh Fernandez, por su parte, lleva a sus espaldas el hecho de “heredar” (en cierta manera) el personaje interpretado en su momento por Bruce Campbell.

Lou Taylor Pucci, Jessica Lucas y Elizabeth Blackmore interpretan a Eric, Olivia y Natali. Este trío de amigos/as acude a ayudar a los hermanos en este intento de terapia médico/natural en la cabaña familiar. Eric es demasiado curioso, Olivia es enfermera y Natali es la médico del grupo. Este trío de actores/actrices cumplen bastante bien con su cometido. Este no es otro que el de participar en el horror del film. Ni más ni menos. No se trataba de interpretar ‘Hamlet’, se trataba de rodar un tour de horror para disfrute del espectador. Quizás me quedaría con Lou Taylor Pucci porque su personaje se pega un tremendo costalazo contra el water. Un costalazo que me hizo recordar al de Mathias (Joe Anderson) en Las ruinas(Carter Smith, 2008).

Mia

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Posesión Infernal (Evil Dead), una sobresaliente y valientísima apuesta por recuperar el cine de TERROR. Un tipo de cine que tan explícitamente se nos mostraba en los años 80 y parte de los 90. Sí, es un remake y no tengo especial cariño hacia los mismos… pero este merece mucho la pena. Dignifica la obra original, la supera y actualiza con un lavado de cara absolutamente tremebundo. Esta película ofrece todo lo que promete su tráiler, póster y tag-line e incluso va mucho más allá. Recomendadísima.

“Vais a morir todos”.

Posesión Infernal (Evil Dead)

Curiosidades.
-Al final de todos los títulos de crédito nos esperan dos sorpresas. Tendréis que aguantar el paso de todas las letras para poder descubrirlas.
-El equipo de producción define a los poseídos de este remake como “Muertoides”, esto es, personas atrapadas en su cuerpo por el Mal. Ellos son totalmente conscientes de lo que hacen, pero no tienen control de sí mismos.
-Sam Raimi, Bruce Campbell y el productor Rob Tapert llevaban tiempo meditando hacer una nueva entrega de la saga “Evil Dead”. De los tres, Raimi era el más interesado y Campbell el que menos porque no se veía nuevamente encarnando a Ash. Por eso, cuando Fede Álvarez llegó con una nueva historia prescindiendo del mítico personaje, Campbell empezó a sentirse atraído nuevamente: “¿cuántos años más iba a estar cogiendo motosierras y corriendo por doquier sin camiseta? Esta clase de cine tiene sus límites”.

Tráiler de Posesión Infernal (Evil Dead)