Mortdecai
Comparte con tus amigos










Enviar

David Koepp trajo de regreso a la gran pantalla a Johnny Depp, en uno de esos papeles que tanto parecen gustarle de un tiempo a esta parte al actor nacido en Kentucky. ¿Sería este el momento idóneo para dejarse bigotes al estilo… ‘Mortdecai’?

mortdecai-bigotes

Crítica de Mortdecai

Que David Koepp sea uno de los guionistas estadounidenses que más pueden alardear de su currículum es algo indiscutible. Autor de varios de libretos dirigidos por Brian De Palma, véase ‘Atrapado por su pasado’ (1993),Mission: Impossible (1996) u ‘Ojos de serpiente’ (1998). Además, guionista de Steven Spielberg en Jurassic Park (1993),Jurassic Park: El mundo perdido (1997), ‘La guerra de los mundos’ (2005) eIndiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal (2008). Por si lo anterior fuera poco, también fue el autor del libreto del primerSpider-Man de Sam Raimi (2002) y de la quinta película de Fincher, ‘La habitación del pánico’ (David Fincher, 2002).

A esa porción de su carrera cabe añadir que, en seis ocasiones, ha ejercido como director a la vez que guionista, siendo sus dos films más destacados hasta el día de hoy, dos productos de género: ‘El último escalón’ (1999) y ‘La ventana secreta’ (2004, con Johnny Depp de protagonista). Esta fue su sexta película como realizador, y el cineasta de Wisconsin se apoyó para ello en el trabajo literario de Kyril Bonfiglioli con la finalidad de adaptar ‘Mortdecai’ a la gran pantalla, y quién iba a ser mejor para interpretar al amanerado e histriónico personaje que Johnny Depp.

mortdecai-sorpresa

La carrera del camaleónico Johnny Depp bien podría decirse que desde que cayese bajo el influjo de Jack Sparrow, allá por 2003, se ha convertido en un laberinto sin salida del que no le importa cómo salir y en el que, por raro que parezca, se siente más cómodo que nunca. Su extravagancia e histrionismo, antes sorprendentes para bien, han llegado a convertirse en un arma de doble filo que parece no saber utilizar en su favor. Es por ello difícil imaginar a otro actor en la piel de un personaje como el de Mortdecai, el cual pasó a ser uno más dentro del gran baúl de disfraces y muecas que colecciona el propio Depp para su regocijo.

El reparto del film también cuenta con una Gwyneth Paltrow y un Ewan McGregor que parecen bastante desubicados y girando en torno a Depp, la única ¿estrella? que parece disfrutar de lo lindo en esta función.

mortdecai-reparto

El film no es otra cosa que el intento por recuperar el espíritu de las aventuras del Inspector Clouseau, quedándose en eso, en un simple e inofensivo intento que únicamente funciona como entretenimiento rápido y olvidable. Una trama pseudo-bondiana en la que priman, sobre todo, situaciones que rozan el humor absurdo, y que consiguen sacar alguna que otra sonrisa desprejuiciada.

Tan sólo cabe decir que es gracias al citado roce con el humor absurdo, que la película consigue salvarse de la quema. Y es que esta no es precisamente la comedia del año, sino una comedia simpática y entretenida, realizada como nuevo escaparate onanista de quien antaño fuera una estrella, ahora reconvertida en una caricatura de sí misma. La única pregunta que uno puede hacerse tras el visionado del film es: ¿de verdad Johnny Depp selecciona sus papeles o le viene bien cualquiera cuya principal característica sea el histrionismo? Misterios de Hollywood…

mortdecai-investigacion

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Mortdecai, los fieles seguidores de Depp se verán recompensados gracias a la retahíla de muecas y situaciones hilarantes protagonizadas por su personaje. Quienes busquen humor inteligente, que opten por otra. Si quieren pasar un rato ameno sin más pretensiones que las que puede aportar Johnny Depp en la comedia de turno, no lo lamentarán.

Tráiler de Mortdecai