Los Mercenarios
Comparte con tus amigos










Enviar

Los mercenarios‘ nos han transportado en el tiempo. Nos han hecho retornar al pasado para recordar con cierta melancolía el cine de acción de hace dos décadas. ‘The Expendables‘ es sinónimo de hombres duros, de personajes que sangran y hacen sangrar, de escenas de acción rodadas con agresividad y de actores reales que usan su verdadero físico para efectuar sus propias proezas. Pero la película también significa un rayo de luz y de esperanza. Esperanza de que, tras una hipotética repercusión mediática de este notable ejercicio de actioner, los ejecutivos de la industria del cine vuelvan a apostar fuerte por un género que, en los tiempos que corren, está de capa caída. Pero también, esperanza de que vuelvan a apostar por las viejas estrellas del género de acción, las cuales aún tienen mucho que decir. Todo ello y más en la siguiente crítica de Los Mercenarios,

Somos las sombras y el humo en tus ojos. Somos los espíritus que se esconden en la noche…” .-Barney Ross.

Los Mercenarios

The Expendables: la historia

Los mercenarios son profesionales que arriesgan mucho. Están dispuestos al sacrificio. Existe un término Inglés que les define: expendables (prescindibles), que se entiende como la posibilidad de ser sacrificados en pos del cumplimiento de un objetivo militar.

Los mercenarios‘ es un thriller de acción que trata sobre un grupo de mercenarios contratados para que se infiltren en un país sudamericano con el fin de derrocar a su despiadado dictador. Tan pronto como inician la misión, esos hombres se dan cuenta de que las cosas no son lo que parecen, y se ven atrapados en una peligrosa red de engaño y traición. Con la misión frustrada y una vida inocente en peligro, los hombres van a vérselas con un desafío incluso mayor, el que amenaza con destruir esta banda de camaradas cuyo lazo les hace sentirse como hermanos.

Barney Ross (Sylvester Stallone) es un hombre que no tiene nada que perder. Intrépido y carente de toda emoción, es el líder, el sabio y el estratega de este grupo de hombres estrechamente unidos que viven al margen de la sociedad. Por lo único que siente Ross apego es por su camioneta, su hidroavión y su equipo de modernos y leales guerreros. Es un auténtico cínico que describe lo que hace como “librarse de las manchas difíciles de quitar”. El equipo que le respalda lo integran Lee Christmas (Jason Statham), antiguo efectivo de las fuerzas especiales, un experto en todo lo que tenga un filo; Yin Yang (Jet Li), un maestro en el arte del combate cuerpo a cuerpo; Hale Caesar (Terry Crews), quien conoce a Barney desde hace diez años y es un especialista en armas de cañón largo; Toll Road (Randy Couture), hábil experto en demoliciones y considerado el intelectual del grupo; y Gunnar Jensen (Dolph Lundgren), un desequilibrado veterano de guerra y experto francotirador que lucha contra sus propios demonios.

Cuando el misterioso Sr. Iglesia (Bruce Willis) ofrece a Barney un encargo que nadie más aceptaría, él y su equipo de “prescindibles” se embarcan en lo que parece ser una misión rutinaria: derrocar al General Gaza (David Zayas), el dictador asesino de la pequeña isla de Vilena, y poner fin a años de muerte y destrucción inflingidas a su gente. En una operación de reconocimiento, Barney y Christmas encuentran a su contacto, Sandra (Giselle Itié), una integrante de la resistencia local con un oscuro secreto. Pero pronto descubrirán quién es su verdadero enemigo: el rufián ex agente de la CIA, James Monroe (Eric Roberts), siempre escoltado por sus peligrosos esbirros, el demoledor Paine (Steve Austin) y The Brit (Gary Daniels), un peligroso asesino experto en artes marciales. Cuando las cosas se ponen muy feas, Barney y Christmas se ven obligados a abandonar a Sandra en el lugar, condenándola así a una muerte segura. Obsesionado por esta operación fracasada, Barney convence al equipo para regresar a Vilena con el fin de rescatar a la rehén y poner fin al trabajo que había empezado. Y acaso para salvar un alma… la suya propia.

Los Mercenarios

Sylvester Stallone: el renacer de un mito

Nada termina hasta que tú sientes que termina“. Este era el slogan promocional de la sensacional ‘Rocky Balboa‘ (Rocky Balboa, Sylvester Stallone, 2006), una cita que hacía alusión al empeño de Rocky por demostrar que la edad no es ningún impedimento para saciar un último deseo: regresar al ring. Pues bien, está claro que esa frase bien se la podría aplicar Sylvester Stallone a su propia persona, ya que es obvio que el actor, a pesar de sus espectaculares 63 años de edad, probablemente aún no ha sentido que su carrera como héroe de acción (posiblemente el mejor de todos los tiempos, con permiso de Arnold Schwarzenegger) haya terminado. Y es que hay que tener galones y agallas para enfrascarse a su edad en un gran proyecto de acción como lo es ‘Los mercenarios‘, donde el físico, la resistencia y el músculo lo es todo para un film de estas características. Es más, Stallone ha rodado incluso sus propias escenas de acción, exponiéndose a peligrosas lesiones que bien le podrían haberle dejado secuelas importantes de por vida (durante el rodaje, el actor sufrió una rotura parcial en de varias vértebras cervicales).

Lo que queda patente después de tantos años es que Stallone es uno de los pocos actores que realmente miman a sus fans y que siempre da lo que éstos piden, sobre todo a tenor de lo acontecido en los últimos tiempos con sus soberbias ‘Rocky Balboa‘ y ‘John Rambo‘ (Rambo, Sylvester Stallone, 2008). Pues bien, es obvio que el protagonista de ‘Daylight. Pánico en el túnel‘ (Daylight, Rob Cohen, 1996) aún quiere más, y de nuevo pretende demostrar al mundo que los viejos actores de acción aún no han dicho su última palabra. Lo más peliagudo del asunto es que estas viejas glorias están llegando al límite de sus fuerzas; y seamos sinceros, actualmente aún no se ha descubierto ningún grupo de actores que sean capaces de recoger con dignidad el testigo de los que fueron los mejores intérpretes del cine de acción de los últimos veinte años.

Los Mercenarios

Por otra parte, si reflexionamos sobre la carrera de Stallone llegamos a una conclusión: el actor ha perdido muchos años rodando películas intrascendentes, cuando posiblemente debió de haber empleado ese tiempo en filmar las nuevas entregas de Rocky y Rambo, algo que se pedía a gritos y que le abría catapultado mucho antes a un segundo estrellato. Y es que las compañías productoras le relegaron a un segundo plano tras el sonoro fracaso de ‘Get Carter‘ (Get Carter, Stephen Kay, 2000), a la que le siguieron importantes fiascos como ‘Driven‘ (Driven, Renny Harlin, 2001), ‘D-Tox, ojo asesino‘ (D-Tox, Jim Gillespie, 2002) o ‘El Protector‘ (Avenging Angelo, Martyn Burke, 2002). Fue ese el instante en el que Stallone perdió el control y la libertad creativa sobre su propia carrera, hasta que el actor decidió recuperar de una vez por todas a sus dos personajes más icónicos, estrategia que le ha devuelto a una cima de la que nunca debió de haber bajado. Así pues, tras el éxito de crítica y taquilla de ‘Rocky Balboa‘ y ‘John Rambo‘, Stallone ha tenido la oportunidad de volver a tomar las riendas de su carrera y plantear nuevos e interesantes proyectos. Y uno de ellos fue ‘Los mercenarios‘, financiado por la ascendente productora ‘Milleniums Films’ con 80 millones de dólares de presupuesto (compañía que ya había producido anteriormente films de interés protagonizados por actores como Bruce Willis, Jean-Claude Van Damme o Michael Douglas) y donde la intención de Stallone no era otra que juntar en una misma película una espectacular reunión de actores procedentes del cine de acción. Lo que vendría a ser algo así como el ‘Doce en el patíbulo‘ (The Dirty Dozen, Robert Aldrich, 1967) particular de Sylvester Stallone.

De esta forma, con ‘The Expendables‘ Stallone se ha propuesto resucitar, dentro de las posibilidades actuales, el cine de acción de hace dos décadas. Un tipo de cine rodado con músculos, sudor y testosterona, algo que en la actualidad se ha perdido por completo ya no sólo como consecuencia de la ausencia de violencia en el cine y la irrupción del temido PG-13; sino también al exceso de efectismos, de piruetas imposibles y de parafernalia infográfica presentes en las superproducciones actuales (lo que no quiere decir que puntualmente no se haya utilizado en la película de la que estamos hablando, ojo), algo que termina desplazando a la acción más física, más real y más visceral de otros tiempos. Esta tendencia permite, a día de hoy, convertir a cualquier intérprete con pocos galones en el género de acción en todo un action-man por excelencia. O lo que es lo mismo: en el cine actual cualquiera puede aspirar a protagonizar cintas de acción aunque sus aptitudes físicas y experiencia en el género sean nulas. Quizás por todo ello Sylvester Stallone haya decidido dar un golpe sobre la mesa y crear una película/homenaje capaz de volver a las raíces más violentas del actioner ochentero. Y todo ello a pesar de las restricciones y presiones que pudiera recibir por parte de los estudios, los cuales prefieren ir sobre seguro y apostar por cintas light de bajo contenido agresivo. Por suerte, esto no ha sucedido así, ya que la película está clasificada R pese a los rumores que afirmaban lo contrario, así que nos encontramos con una cinta repleta de acción cruda y directa, como mandan los cánones. El mayor problema del asunto es que incluso el propio Stallone, que vuelve a ejercer de realizador, casi se deja atrapar por las modas y vicios del cine actual. Porque a pesar de que la película está rodada con bastante atino, especialmente aquellas set-pieces de gran envergadura, el realizador sin embargo flojea durante el desarrollo de algunas secuencias de acción ubicadas en espacios más reducidos. Me refiero en concreto a ciertos combates cuerpo a cuerpo, lastrados por un montaje demasiado acelerado y confuso, siendo precisamente este uno de sus puntos más oscuros. Una tendencia que, para nuestra desgracia, envuelve a la gran mayoría de las películas de acción modernas.

Los Mercenarios

Un buen homenaje al cine de acción de los 80/90

Es cierto que un servidor ha asistido al cine con cierto resquemor a encontrarse con algo totalmente diferente a lo que se esperaba, y es que las elevadas expectativas en ocasiones juegan malas pasadas. Pero también he de afirmar que ese resquemor desapareció tras los primeros quince minutos de visionado gracias a la brutal y divertida secuencia de presentación. En ese instante comprendí que Stallone nunca engaña a nadie, y que su nueva producción iba a ser una de las cintas más honestas y leales de toda su filmografía.

Efectivamente, Stallone quería homenajear al cine de acción de los años 80, y lo ha logrado con nota en una buena y muy entretenida película de acción a pesar de sus defectos, que los tiene. Quizás demasiados. Resulta en cualquier caso complicado no dejarse entusiasmar por una cinta que nos ofrece, especialmente a los amantes del cine de acción de hace veinte años y a los seguidores de algunos de aquellos actores, un repertorio plagado de secuencias espectaculares, de caras conocidas (y añoradas) y de sangre a raudales, por qué no. Escenas de combate y destrucción llenas de dureza filmadas con gran sentido del ritmo. Luchas cuerpo a cuerpo directas y contundentes, bien coreografiadas (algunas no tan bien filmadas…) y asentadas principalmente sobre las bases propias de las artes marciales convencionales y las más actuales MMA. Tipos que sangran, cuellos destrozados, estrangulamientos, manos amputadas y un sin fin de escenas propias de una verdadera misión suicida llevada a cabo por un auténtico grupo de mercenarios. Y es que eso es lo que parecen nuestros protagonistas, unos auténticos mercenarios en toda regla pasándoselo en grande ya sea en plena guerra, o practicando la puntería con sus cuchillos sobre una peculiar diana. Festividad, camaradería, violencia, acción y muchas, muchas agallas para una película que se volverá con el paso del tiempo en el inicio de toda una franquicia. Y quizás en pura cultura-pop. Quién sabe.

Los Mercenarios

En lo que respecta al reparto, todos los actores se encuentran tan cómodos en sus respectivos papeles que por varios instantes nos hacen creer que han nacido realmente para la lucha, para la destrucción, para la guerra. Lástima que el film no hubiera durado treinta minutos más porque, por ejemplo, nos hubiera gustado disfrutar de más minutos con Jet Li o con Dolph Lundgren (este último unos de los personajes más interesantes e implacables de la historia), aunque es cierto que para tratarse de un film coral protagonizado principalmente por Stallone, la asignación de minutos por actor es apropiada y suficiente como para que todos puedan lucir, por lo menos, varias veces a lo largo de todo el metraje. Un problema al que se deben de enfrentar las películas de reparto coral, aunque Stallone lo solventa con inteligencia y lógica. En cuanto a Jason Statham, desde hoy se ha ganado mi admiración como miembro del “actioner” pese a mis reticencias iniciales con este actor, al cual vendieron en su día como “el nuevo Bruce Willis“. Willis es Willis, y Statham es Statham, pero en ‘The Expendables‘ ha demostrado por primera vez su gran potencial y carísma como héroe de acción tras una serie de productos repetitivos, sin alma ni demasiada coherencia. Por otra parte, impone el físico que luce Stallone a sus 63 años de edad. Trece kilos menos de peso con respecto al año del estreno de ‘John Rambo (2008) y un entrenamiento severo nos han devuelto la mejor versión de Stallone que se recuerda en años.

Lo que debemos de aclarar ante todo es que esta película es un film 100% de acción y de puro entretenimiento, por lo tanto nadie debe esperar interpretaciones de relumbrón, ni un gran guión (en parte bastante dubitativo, por cierto), ni unos personajes complejos y profundos con los que poder reflexionar. Aquí estamos ante un producto de evasión que, como tal, funciona perfectamente y puede presumir de contener algunos momentos ciertamente épicos e inusitados en una cinta de estas características, como esa impagable reunión entre Stallone, Willis y Schwarzenegger. Todo un orgasmo visual, aunque de pocos segundos. Pero el film también adolece de algunas deficiencias que le hacen perder enteros. Una de ellas, como veníamos comentando anteriormente, es que a lo largo de ciertos combates cuerpo a cuerpo el plano de visión es demasiado cercano, algo que termina siendo un lastre aún mayor debido a un montaje incomprensiblemente acelerado, lo que no deja ver con plena claridad lo que sucede. Esto se aprecia esencialmente en el combate entre Dolph Lundgren y Jet Li; o incluso en algunas peleas pertenecientes al espectacular último tercio de película: muy dinámicas y brutales, pero demasiado aceleradas. Por otra parte, y entro a hablar sobre el guion, Stallone duda sobre el carácter que desea implantar a su a todas luces experimental pelicula. De ahí que estemos ante un planteamiento un tanto dubitativo que baila entre la acción contínua, el humor y el drama. Siendo este último el factor que más daña el film al recurrir a lo forzado, a lo tópico, e incluso a lo irracional (no termina de encajar para nada el absurdo dilema del personaje de Jet Li, ¿por qué miente afirmando que necesita más dinero para una familia que no tiene?; y lo mismo podríamos decir sobre la innecesaria subtrama romántica que tiene lugar con el personaje de Statham) para lograr que el espectador logre involucrarse emocionalmente, aunque sin éxito, con algunos de los personajes. Errores que hacen que la película pierda puntos.

Los Mercenarios

The Expendables: el casting

Sin duda alguna el punto fuerte de la producción. Pocas veces (por no decir ninguna) se han agrupado en un mismo film tal número de actores procedentes del cine de acción como ha sucedido en ‘Los Mercenarios‘, aunque hay que matizar que se ha difundido cierta publicidad un tanto exagerada por parte de la distribuidora, pudiendo dar lugar a ciertas malinterpretaciones: “Las más grandes leyendas del cine de acción juntas por primera y única vez” reza el slogan de uno de los spots publicitarios dedicados a la película, lo que no significa que todos estos actores tengan un protagonismo absoluto y destacado, y hablo obviamente de los personajes interpretados por Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger, los cuales se limitan a aparecer en calidad de cameo. Sin duda alguna se trata de deliciosas y jugosas participaciones que ponen el vello de punta, pero realmente no dejan de ser simples cameos. Dicho esto, también es cierto que las auténticas leyendas del cine de acción ochentero que aparecen de un modo intenso en la cinta son dos: el propio Sylvester Stallone y Dolph Lundgren, mientras que el resto pertenecen más a generaciones posteriores. También debemos hacer mención a otros actores de los 80, como el siempre relegado Eric Roberts; el todo terreno Mickey Rourke (en la mejor interpretación dramática de la película, aunque breve) y el actor de artes marciales de serie B Gary Daniels, este último bastante desaprovechado, por cierto.

Desgraciadamente, por el camino se han quedado otras auténticas viejas glorias del género como lo son Jean-Claude Van Damme, Steven Seagal, Kurt Russell o Chuck Norris, que rechazaron participar por diversos motivos que después comentaremos. En cualquier caso, es de alabar la labor y el esfuerzo de Stallone por acaparar en un mismo film a un gran número de actores del género de acción, ya sean de la vieja escuela, o procedentes del “actioner Hollywoodiense” más reciente, como es el caso de Jason Statham, Jet Li o los luchadores Randy Couture y Steve Austin (¿nadie ha pensado en lo bien que habrían quedado para estos papeles Dwayne Johnson y Vin Diesel?).

Sylvester Stallone, Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger en una de las mejores secuencias de la película.

Los Mercenarios.

Por otra parte, Stallone, que como hemos afirmado unas líneas más arriba ha sido inteligente a la hora de otorgar minutos de protagonismo y lucimiento personal para sus actores, ha sido capaz de lograr que el film no se convierta en una simple “pasarela de músculos”, algo que muchos nos temíamos. Es bien sabido que la saturación de personajes en una película es poco aconsejable, pues se corre el riesgo de desequilibrar el relato, algo que no sucede en ‘The Expendables‘. Porque todos, absolutamente todos los actores disfrutan de su momento de gloria y lucimiento personal (aunque alguno merecía más, como en el caso de Daniels), algo que podría hacer cambiar de opinión para una hipotética secuela al gran número de actores que rechazaron participar en esta epopeya de explosiones y mamporros por doquier. Actores, muchos de ellos imprescindibles, que quizás rechazaron por temor a quedar relegados a un segundo plano en la historia. Ni más ni menos que una docena de intérpretes se negaron a subirse al barco de ‘Los Mercenarios’. A saber:

  • Jean-Claude Van Damme, que fue considerado inicialmente para interpretar el personaje de Gunnar Jensen (que después recaería sobre Dolph Lundgren), rechazó el papel por desavenencias artísticas con el propio Stallone sobre su personaje. Su negativa provocó durante meses una inesperada y sorprendente repercusión mediática hasta el punto de que su decisión sirvió incluso para promocionar gratuitamente aún más si cabe la película y al propio Van Damme. Las diferentes versiones afirman que el “kickboxer Belga” se interesó por las motivaciones de su personaje, pero sin embargo Stallone no le supo contestar, afirmando que el personaje era lo menos importante porque iban a ganar mucho dinero con la película. Por el contrario, “el potro Italiano” declaró a los medios que Van Damme no quiso participar en el film porque su personaje caería derrotado contra el de Jet Li, y su ego no se lo permitió.

Van Damme

  • Steven Seagal, considerado para aparecer, como mínimo, a modo de cameo, aunque también pudo interpretar a un personaje secundario, Seagal rechazó el ofrecimiento de Sly debido a su mala relación con el productor Avi Lerner, aunque el actor intentó restar importancia al asunto afirmando que no pudo estar en la película por problemas de agenda.
  • Wesley Snipes, otro antiguo icono del cine de acción de los años 90, no pudo incorporarse al reparto a consecuencia de sus altercados con la justicia. Debido a problemas legales de impuestos, el actor no pudo abandonar los EEUU para incorporarse al rodaje, así que su rol, el de Hale Caesar, fue ofrecido a otros actores como Forest Whitaker y 50 Cent. El primero de ellos, ganador de un Óscar al mejor actor, aceptó el papel, pero debido a la demora a la hora de iniciar la producción, Whitaker abandonó el proyecto. Por otra parte, y según los rumores, la elección del rapero 50 Cent. causó poco menos que pánico en un gran sector de seguidores de Stallone, así que finalmente el papel fue a parar a Terry Crews.

Wesley Snipes

  • Scott Adkins, actor de artes marciales de films de segundo rango, también declinó la oferta por tal de llevar a cabo el rodaje de ‘Invicto 3‘, de Isaac Florentine. Su personaje, Dan Paine, caería en manos de Steve Austin, ex luchador de la WWE.
  • Ben Kingsley fue considerado para el papel de Monroe, que finalmente interpreta Eric Roberts.
  • Kurt Russell, sin lugar a dudas, uno de los mejores actores de su generación y todo un “todoterreno” que ha participado en innumerables películas de diversos géneros. Amigo personal de Stallone, Russell rechazó la proposición de aparecer en la película porque no se encontraba con fuerzas para rodar a estas alturas de su carrera un film de acción. Por otra parte se afirma que le ofrecieron el papel de Mr. Church, que más tarde recaería en Bruce Willis. Finalmente salió a la luz, de boca del propio agente del propio Russell, que éste no quiso aparecer en un film cuyo único propósito era mostrar una simple pasarela de actores.

Otros actores que fueron considerados para interpretar ciertos personajes que finalmente fueron eliminados del guión fueron: Chuck Norris, Brandon Routh, Jackie Chan, Danny Trejo (como “Emmanuel”), Sandra Bullock (agente “Diana Lickson”), Robert Knepper (“Richard”), Denzel Washington o Kevin Pollack.

Kurt Russell

Un reparto único para un film único

Tipos duros. Muy duros. Con hambre de guerra y con ganas de volver a dejar patente que son los mejores en su trabajo. A continuación le damos un repaso a los personajes más importantes asi como a los actores que los encarnan:

  • Terry Crews (Áve César):

“Áve César” ha luchado al lado de Barney Ross en innumerables batallas, siendo un auténtico especialista en el manejo de todo tipo de armamento, aunque siente especial predilección por las armas más sofisticadas y de gran calibre.

Antiguo jugador de la National Football League, Terry Crews colgó el casco y las botas para forjarse una carrera como actor y convertirse en el definitivo padre de familia. Actualmente, su mayor fama le viene de su chispa espontánea y tempo cómico en su nuevo y exitoso reality show familiar para la BET, The Family Crews (2010). Crews debutó como actor junto a Schwarzenegger en el film ‘El 6º día‘.

Terry Crews

  • Jet Li (Ying Yang):

Yang es un experto en el arte del combate cuerpo a cuerpo. Pocos adversarios alcanzan su nivel de maestría en las artes marciales a pesar de su corta estatura, lo que le convierte en el blanco de las burlas de sus compañeros. Está pensando en hacer dinero constantemente, con miras a lograr una vida auténtica con una familia de verdad.

Nacido en Pequín, Li comenzó a practicar Wushu a la edad de ocho años. Tres años más tarde, ganó el primer campeonato nacional como miembro del Equipo de Wushu de Pequín, y mantuvo el título desde 1974 hasta 1979. Jet hizo historia en 1974 con una exhibición de combate a dos en la Casa Blanca, para el presidente Nixon, muy poco después de que las relaciones diplomáticas de Estados Unidos con China se reiniciaran. En aquella época, alcanzó a representar a China mediante exhibiciones de artes marciales en más de 45 países.

Con tan sólo diecisiete años, decidió iniciar una carrera en el cine. Su primera película, ‘Shaolin Temple‘ (1982), resulta ser una de las cintas más apreciadas en China y el mundo. El éxito del film catapultó a Jet a la condición de estrella del cine y héroe nacional. La gran popularidad de sus veinticinco títulos posteriores, como bien lo refleja la taquilla,  han consolidado su estrellato en Asia. En 1998, Li se trasladó a Hollywood para aparecer en Arma letal 4 (1998), junto a  Mel Gibson y Danny Glover, que dirigió Richard Donner.

Jet Li

  • Sylvester Stallone (Barney Ross):

“Barney Ross” es un hombre que no tiene nada que perder. Intrépido y carente de toda emoción, es el líder, el sabio y el estratega de este grupo de hombres estrechamente unidos que viven al margen de la sociedad. Por lo único que siente apego es por su camioneta, su hidroavión y su equipo de leales guerreros. Es un cínico que describe lo que hace como “librarse de las manchas difíciles de quitar“.

Sylvester Stallone se ha granjeado el reconocimiento internacional como actor, guionista y directos desde que encarnó al protagonista de su propio guión de ‘Rocky‘ (1976), que logró el galardón de la Academia a la mejor película en 1976. Desde aquel film seminal, Rocky ha crecido hasta sumar un total de cinco secuelas, y en 2006, Stallone finiquitó la serie con ‘Rocky Balboa‘ (2006), todo un éxito de crítica y de público que definitivamente confirmó tanto a Stallone como a Rocky como icónicos símbolos culturales.

Recientemente, Stallone había escrito, dirigido y protagonizado John Rambo (2007), que seguía con la saga del veterano del Vietnam John Rambo veinticinco años después del debut del personaje en Acorralado (1982). El thriller ‘Los Mercenarios‘ es el proyecto más ambicioso del actor y director hasta la fecha. Stallone, a pesar de sus 63 años de edad, sigue demostrando que es el mejor actor del género de acción del cine contemporáneo.

Sylvester Stallone

  • Eric Roberts (James Monroe):

“James Monroe” es un cruel ex agente de la CIA que vende sus servicios al mejor postor. Es el asesor de seguridad de un despiadado dictador, pero se convertirá en el cazador cazado. El desalmado Monroe no duda en asesinar, secuestrar y chantajear a su jefe para conseguir sus propósitos.

Eric Roberts, hermano de Julia Roberts, nació en Biloxi, Mississippi, y creció en Atlanta y alrededores. Inició su carrera como actor antes de cumplir los veinte años en la ciudad de Nueva York: fue en el culebrón Another World (1964), del que fue despedido por cambiar sus diálogos. Roberts fue nominado al Oscar por su papel en ‘El tren del infierno‘ (1985); también han sido nominado a los Globos de Oro por esta misma cinta, además de ‘Star 80‘ (1983) y ‘Estirpe indomable‘ (1978) respectivamente. Recientemente ha aparecido en la sensacional ‘El caballero oscuro‘ (2008), junto a Christian Bale. En el 1994 participó junto a Stallone en El Especialista.

Eric Roberts

  • Randy Couture (Peaje):

“Peaje” es un hábil experto en demoliciones y es considerado por sus compañeros el intelectual del grupo. Los mercenarios no siempre entienden sus extensos debates filosóficos sobre los temas más diversos.

Con 44 años, Couture regresó de su retiro para dejar al mundo atónito al recuperar el cinturón de los pesos pesados de la UFC y demostrar que el luchador más viejo del circuito era capaz de derrotar al más voluminoso, fuerte y joven, además de favorito Gabriel Gonzaga. Couture ha protagonizado ‘Cinturón Rojo‘ (2008) y ‘El Rey Escorpión: El ascenso del guerrero‘ (2008).

Randy Couture

  • Jason Statham (Lee Christmas):

Veterano de las fuerzas especiales y experto en todo lo que tenga filo. Es la mano derecha de Barney, un amigo incondicional que le ayuda a perfilar los planes y estrategias. A pesar de su complicada vida sentimental, logra mantenerse centrado y siempre está al lado de sus compañeros arriesgando su vida por ellos si es necesario.

Statham fue arrancado del anonimato por Guy Ritchie, quien buscaba a un desconocido para engrosar el reparto de ‘Lock & Stock‘ (1998). Statham volvió a trabajar con  Ritchie de nuevo en ‘Snatch, cerdos y diamantes‘ (2000), que protagonizó junto a Brad Pitt y Benicio Del Toro, y en ‘Revólver‘, de Guy Ritchie (2009), junto a Mark Strong. En 2002, Luc Besson incluyó a Statham en el papel protagonista de Frank Martin, en ‘Transporter‘ (2002). Esta cinta fue un grandioso éxito internacional que no cesó de aumentar con las dos secuelas: ‘Transporter 2‘ (2005); y ‘Transporter 3‘ (2008). En 2003, Statham protagonizó el blockbuster veraniego ‘The Italian Job‘ (2003), con Charlize Theron y Mark Wahlberg. El actor prosiguió consolidando su carrera como estrella de acción en la cult movie undergroundCrank‘ (2006), donde da vida a un héroe de acción expuesto a la adrenalina. Statham ganó reconocimiento de la crítica en el film de 2008 de Roger Donaldson, The Bank Job (2008), una historia auténtica acerca del robo de banco de Baker Street, en 1971.

Jason Statham

  • Bruce Willis (Sr. Iglesia):

El misterioso Sr. Iglesia es la persona que contrata al grupo de mercenarios para que derroquen al dictador de Vilena. No sabemos para quién trabaja, pero necesita que desaparezca el dictador para imponen un gobierno títere en la isla y apropiarse así de los recursos que ésta contiene.

Willis, uno de los actores más versátiles de su generación, alcanzó el estrellato internacional y se hizo con varios premios de interpretación (entre ellos, el Emmy y el Globo de Oro) por su papel protagonista como el detective privado David Addison en la atronadoramente exitosa serie ‘Luz de luna‘ (1985-1989), un papel que logró entre más de 3000 aspirantes. Al mismo tiempo, debutó en el cine junto a Kim Basinger en la comedia romántica ‘Cita a ciegas‘ (1987), de Blake Edwards.

En 1988, dio origen al personaje de John McClane en el blockbuster ‘La jungla de cristal‘ (1988), uno de los filmes de mayor ingreso del año. Retomó el personaje en tres secuelas, ‘La jungla 2: Alerta roja‘ (1990); ‘Jungla de cristal: La venganza‘ (1995), arrollador éxito de taquilla internacional de 1995; y ‘La jungla 4.0‘ (2007), uno de los grandes éxitos del verano de ese año.

Bruce Willis

  • Mickey Rourke (Manitas):

“Manitas” es un ex mercenario hastiado que ahora dirige un negocio de intermediación para misiones clandestinas tras la fachada de una tienda de tatuajes. La tienda hace las funciones de cuartel general para los mercenarios, un lugar donde comparten sus vidas y donde prevalece el sentido de la camaradería.

En los años 80 fue considerado el nuevo Marlon Brando por su habilidad para crear interpretaciones fascinantes y dejar una increíble impronta en el público como demuestran sus papeles en películas consideradas clásicos como ‘37 horas desesperadas‘ (1990), ‘El corazón del ángel‘ (1989), ‘Réquiem por los que van a morir‘ (1987), ‘La ley de la calle‘ (1983) o ‘Nueve semanas y media‘ (1986). Rourke ha protagonizado recientemente ‘El Luchador‘ (2008), lo que significó una nominación al Oscar al mejor actor, además de lograr el Globo de Oro, el BAFTA y el Independent Spirit en la misma categoría. La cinta de hizo con el León de Oro en el Festival de cine de Venecia. En 2010 Rourke ha sido co-protagonista en la muy esperada secuela, ‘Iron Man 2‘ (2010), todo un blockbuster dirigido por Jon Favreau.

Mickey Rourke

  • Arnold Schwarzenegger (Trench):

“Trench” es el líder de unos mercenarios, competencia directa del grupo capitaneado por Berney, que declina el ofrecimiento del Sr. Iglesia para derrocar al dictador General Garza.

Nació en Austria en 1947. A los 20 años se convirtió en las personas más jóven en lograr el título de Mr. Universo. Poco después se trasladó a Estados Unidos, donde se hizo con doce títulos internacionales de culturismo, un hecho sin precedentes. En 1972 se estrenó como actor televisivo al aparecer en un episodio de la conocida serie ‘Las calles de San Francisco‘. Sus exhibiciones físicas no le impidieron proseguir con sus estudios, graduándose por la Universidad de Wisconsin en marketing y administración de empresas. Su inicio en el mundo del cine vino determinado por su poderosa presencia, clave para que los productores apreciaran en su persona una figura idónea para encarnar a grandes héroes y figuras mitológicas, como hércules en ‘Hércules en Nueva York‘ (1970), su debut cinematográfico en el que aparecía acreditado como Arnold Strong. Convertido en la mayor estrella de acción de los años 80 y 90 ha aparecido en películas que se han convertido en iconos culturales como ‘Conan, el bárbaro‘ (1982), ‘Terminator‘ (1984), ‘Depredador‘ (1987), ‘Mentiras Arriesgadas‘ (1994) o ‘Terminator 2‘ (1992).

Arnold Schwarzenegger

  • Dolph Lundgren (Gunnar Jensen):

“Gunnar Jensen” es un veterano de incontables guerras y experto francotirador que lucha contra sus propios demonios. Sufre de estrés del combatiente y, a causa de su comportamiento brutal en una misión, es apartado del grupo, lo que hará que traicione a sus compañeros.

Lundgren nació y se crió en una familia académica de clase media en Estocolmo, Suecia. Tras finalizar si servicio militar en el cuerpo de marines sueco, Dolph ingresó en el Real Instituto de Tecnología de Estocolmo para estudiar ingeniería química. Su debut en la pantalla grande fue con el largo de James Bond ‘Panorama para matar‘ (1985). Sin embargo fue su memorable interpretación en ‘Rocky IV‘ (1985) la que hizo que alcanzara fama internacional. Después de un proceso de audiciones que duró nueve meses, con más de 5.000 aspirantes, el actor resultó finalmente elegido por el director y guionista Sylvester Stallone como su temible oponente ruso, el capitán Ivan Drago. Lundgren también ha co-protagonizado junto a su colega y estrella del cine de acción, Jean-Claude Van Damme, ‘Universal Soldier‘ (1992) y la soberbia ‘Universal Soldier: Regeneration‘ (2009), aún pendiente de estreno en nuestro país.

Dolph Lundgren

  • Steve Austin (Paine):

“Paine” es la mano derecha de “Monroe”. Un brutal mercenario de la guerra que no dudará en aplastar a todo aquel que se cruce en su camino o que intente entorpecer los planes de su líder.

Steve Austin

2010 promete ser un gran año para el Ex Campeón del mundo de Lucha Libre convertido en actor Steve Stone Cold Austin. Desde su retirada del ring en 2003, el popular seis veces ganador del Campeonato del Mundo de Lucha Libre y único luchador en ganar el Royal Rumbe tres veces consecutivas, ha estado ocupado reinventándose a si mismo.

Además de su papel en ‘Los Mercenarios‘, Austin protagonizó la película de acción ‘Damage‘, uno de los videos de Fox mejor vendidos desde que salió al mercado el 23 de marzo, además de tener pendiente el estreno de ‘Hunt to Kill‘ a principios del próximo año. Austin empezó su carrera como actor en 2005 con una gran interpretación en ‘The Longest Yard‘, protagonizada por Adam Sandler, película que logró recaudar 187 millones de dólares en todo el mundo. Recientemente también ha aparecio en la comedia ‘Fox Chuck‘.

Los Mercenarios

En resumidas cuentas

Resumiendo esta crítica de Los Mercenarios: Espectacular y divertidísima cinta rodada por un Stallone en su segunda época de fama. Película dirigida principalmente a los amantes del género que no busquen ningún tipo de complejidad argumental ni mayores pretensiones que las de pasar un buen rato con algunos de los mejores actores de acción de todos los tiempos. “Los Mercenarios” es humor, acción, sangre, golpes, explosiones y disparos de principio a fin. Todo embutido en un argumento simple, quizás lastrado por algún altibajo argumental y un halo dramático que sobra a todas luces, pero lo suficientemente correcto como para lograr que todo este grupo de glorias del cine de acción encajen a la perfección en la trama. Una cinta recomendable que contiene algunos momentos para el recuerdo.

Los Mercenarios