La primera película de Antoine Fuqua
Comparte con tus amigos










Enviar

Hoy viene a ser rescatada del olvido la primera obra de un director que ya sabe muy bien lo que es estar en lo más alto, caer en desgracia y volver a resurgir. Tras tan sólo dos películas recibió su gran oportunidad de trabajar con una súper-estrella americana a la que llevó a ganar a su primer y único Oscar como actor principal. Tras aquello, su carrera basculó entre éxitos raspados y films que no terminaron de romper. Regresó en 2013 con un sleeper y ahora de nuevo es uno de los importantes en Hollywood. Hoy toca descubrir… La primera película de Antoine Fuqua.

antoine-fuqua-mirando

La primera película que dirigió Antoine Fuqua no fue ‘Bait’ (2000) como suele citarse erróneamente sino que fue ‘Asesinos de reemplazo’ (The Replacement Killers) en 1998, una producción de John Woo que serviría como introducción en USA de Chow Yun-Fat, junto a él, Mira Sorvino, por aquel entonces pareja de Quentin Tarantino, que fue quien la convenció para que aceptara el papel en el film. Antes de lograr debutar en cines con esta película, Fuqua venía de firmar varios videoclips y comerciales interesantes. Además llevaba tiempo tanteando para firmar su primer largo.
‘Asesinos de reemplazo’ llegó el mismo año que vieran la luz cintas como ‘Blade’ (Stephen Norrington), curiosamente comparten la misma canción discotequera en su opening y, no se sabe si como homenaje o no, también se puede escuchar una de las piezas centrales de la banda sonora de ‘Cara a cara’ de John Woo, mientras una lancha rápida arriba en el puerto.

La cinta es un tremendamente ruidoso film de acción que, en el momento de su estreno, batió el récord como la cinta que más balas había necesitado. La historia del film da comienzo cuando John Lee (Yun-Fat) se niega a llevar a cabo el último de los tres encargos que el jefe de las Triadas, el Sr. Wei, le había obligado a realizar sino quería que mataran a su familia. De esta forma, Lee renuncia a matar a un policía, Zhifko (Michael Rooker), al verlo en compañía de su hijo pequeño. En consecuencia, se pone a sí mismo una diana en la cabeza y desde ese momento él mismo y su familia estarán marcados para morir. Por ello, Lee intentará abandonar el país con la ayuda de una falsificadora llamada Meg (Sorvino), pero pronto se dará cuenta que antes debe de acabar con el ejército de Wei encabezado por Kogan (Jurgen Prochnow).

asesinos-de-reemplazo-chow-yun-fat

A finales de los 90 el cine de acción vivía una época convulsa, el artesanal parecía morir irremediablemente después de su sobre-explotación y la falta de inventiva, amén de que la moda asiática pegaba muy fuerte. John Woo logró un triunfo tan incontestable en 1997 con ‘Cara a cara’ (Face Off) que se permitió el lujo de producirle a su actor fetiche en Hong Kong, Chow Yun-Fat, su llegada a EEUU y contratar a Fuqua con el visto bueno de Sony y Columbia.
Con el camino señalado por John Woo, Fuqua se encargó de fusionar el estilo de Woo con el de Tsui Hark (ambos directores traídos a USA por Jean-Claude Van Damme) y de ese cóctel, más un poco de la personalidad de Fuqua, salió ‘Asesinos de reemplazo’, una película plagada de filtros (sobre todo azules), ralentizaciones, lugares comunes del policíaco y slow-motion a granel.

Fuqua propuso un viaje plagado de plomo que uniría a los dos protagonistas de personalidades y nacionalidades totalmente opuestas (Fat y Sorvino). La cinta gana enteros con la aparición de una serie de profesionales para acabar con el protagonista que pasan por ser lo mejor y más flipado de film, ojo a cuando vemos desfilar a rostros tan cuidadosamente bien elegidos como Patrick Kilpatrick, Til Schweiger, Danny Trejo o Al Leong, de los cuales, sólo Trejo llega a decir unas palabras (cuatro, para ser exactos) concentrándose básicamente todos ellos en apretar el gatillo.

asesinos-de-reemplazo-danny-trejo

Chow Yun-Fat cumplió sin histrionismos, algo que hay que agradecerle, y que no hizo, por ejemplo, en ‘The Corruptor’ (James Foley, 1999), donde parecía la versión asiática más desatada del Gary Oldman de los años noventa. Por su parte, Mira Sorvino vivía buenos momentos profesionales y con esta y ‘Mimic’ (Guillermo del Toro, 1997) firmó las que, seguramente, sean dos de sus películas más recordadas comercialmente hablando. Destacaron también Michael Rooker en uno de esos raros papeles como bueno del asunto, y el siempre cumplidor Jurgen Prochnow con la cara más empedrada que nunca.

‘Asesinos de reemplazo’, salvo error de quien esto escribe, aún no ha sido editada en BD, y sí lo fue tanto en VHS como en DVD (redoblada en 2006) por Sony/Columbia. En el momento de su estreno en el Box-Office USA entró directa al nº2 sólo superada por la imbatible ‘Titanic’ de James Cameron. A modo de anécdota comentar que en la sala de montaje Sony se encargó de eliminar toda la sub-trama amorosa entre los dos protagonistas por no resultar creíble, curiosamente, dos años después, Yun-Fat protagonizaría ‘Ana y el rey’ (Andy Tennant), junto a la caucásica Jodie Foster…

asesinos-de-reemplazo-pareja

Tres años después de su primera película, Antoine Fuqua conoció el éxito más incontestable de su carrera cuando con guión de David Ayer, el respeto del barrio y entrando en lugares reales donde ninguna producción de Hollywood había llegado antes… firmó la que es (y seguramente será) su mejor obra:Training Day’.

Tras ‘Training Day’ se fue hasta África con la muy infravalorada epopeya bélica ‘Lágrimas del sol’ (2003). A continuación, no pudo triunfar plenamente con ‘El rey Arturo’ (2004), que fue masacrada para una calificación PG-13 en la sala de montaje. Luego vino la simpleza con ‘Los amos de Brooklyn’ (2009), un nuevo intento en vano de volver a los réditos de ‘Training Day’. Finalmente, y cuando muchos lo daban por muerto, volvió con un doble éxito consecutivo en 2013 y 2014: Objetivo: La Casa Blanca (curiosamente un reciclaje de los valores de ‘Shooter’) y The Equalizer’.

antoine-fuqua-camera

Además, en 2016 estrenó un remake que llevaba décadas rondando por Hollywood: Los siete magníficos’. Este film supuso una nueva reunión con Ethan Hawke y Denzel Washington tras la ya varias veces citada ‘Training Day’. Con Denzel lo volveremos a ver trabajar en ‘The Equalizer 2’. Cerrando, apuntar que en el ámbito personal está casado con la actriz Lela Rochon vista en ‘En el ojo del huracán’ de ¡oh casualidad! Tsui Hark.

Y hasta aquí llega este rescate a la primera película de Antoine Fuqua, un artesano del cine de acción de lo mejor que pulula por Hollywood. Sigan atentos a esta sección para nuevos revivals, porque nunca se sabe quién puede ser el siguiente en ser “rescatado”.