La cumbre escarlata
Comparte con tus amigos










Enviar

Guillermo del Toro reúne a Jessica Chastain, Mia Wasikowska y Tom Hiddleston para llevarlos a Allerdale Hall. Allí volveremos a recordar lo que es un evento terrible condenado a repetirse una y otra vez… Allí conoceremos los motivos por los cuales a Allerdale Hall se la conoce como… ‘La cumbre escarlata’.

“Los fantasmas existen. De eso estoy segura”.-Edith Cushing.

la-cumbre-escarlata-edith

Crítica de La cumbre escarlata

Guillermo del Toro ha dejado aquí de lado sus queridos jaegers y kaijus dePacific Rim (2013) para volver a un tema que conoce bastante bien, el de los fantasmas. Tema este que ha tratado ya varias veces de forma directa dirigiendo y escribiendo ‘El espinazo del Diablo’ (The Devil´s Backbone, 2001), o indirecta como fue el caso deMamá’, película dirigida en 2013 por Andrés Muschietti con del Toro en la producción. Es con los entes descarnados donde el director mexicano se siente más a gusto, y donde suele dar lo mejor de sí mismo… observándolos”, y planteándose y resolviendo (una y otra vez) aquella famosa pregunta que Federico Luppi se hacía en la citada ‘El espinazo del Diablo’. Pregunta y respuesta que nadie que haya visto ese film ha podido ni podrá olvidar: “¿Qué es un fantasma?”…

Pero no sólo del imaginario de los fantasmas vive la temática de ‘La cumbre escarlata’, también tenemos una historia de amor desde dos vertientes (el romántico y el enfermizo) y una historia que incide en las lecciones que te da la vida, sobre todo, cuando eres joven. Además, también destaca en el film su rama de investigación realizada por los personajes de Edith (Mia Wasikowska) y Alan (Charlie Hunnam).

la-cumbre-escarlata-mirando

Todo lo anterior se desarrolla en una ambientación y personajes que parecen evocar a la Rebeca de Alfred Hitchcock, y una ambientación que fue muy saboreada por mi parte, ya que me trasladó por completo a los films “góticos” que, en su momento, rodaron Roger Corman y Vincent Price sobre las obras de Edgar Allan Poe, films con los que tantísimo disfruté cuando los descubrí en sus pases por TVE… naturalmente contando, en esta ocasión, con un buen presupuesto de unos 55 millones de $ y no con las pírricas cantidades con las que se movía Corman.

Al comentar la ambientación de la película es obligado resaltar la gran y destacada labor realizada en el diseño de vestuario del film por parte de Kate Hawley (ya colaboró con Del Toro en la citada ‘Pacific Rim’). La diseñadora entrega unos vestidos fantásticos que se caracterizan por sus tonos victorianos, teatrales y oníricos. No veía una labor de vestuario tan destacada en una película desde Blancanieves (Mirror, Mirror) (Tarsem Singh, 2012) o Drácula de Bram Stoker (Francis Ford Coppola, 1992), ambas, y no por casualidad, con vestuario obra de la oscarizada y ya fallecida modista japonesa Eiko Ishioka. Particularmente, en ‘La cumbre escarlata’, el camisón que lleva Mia Wasikowska guarda un cierto parecido con el vestuario funerario del personaje de Lucy en ‘Drácula de Bram Stoker’, cosas de la moda de la época de la alta sociedad en la que se desarrollan ambos films, supongo.

la-cumbre-escarlata-camison

“Cuidado con la cumbre escarlata”… Los moradores de Allerdale Hall.

Paso ahora a comentar el reparto del film. Es claro que en este apartado hay que destacar a: Jessica Chastain, Mia Wasikowska y Tom Hiddleston. También hay papeles con cierta relevancia para Charlie Hunnam y Jim Beaver.

Empezando por Jessica Chastain cabe decir que la actriz nacida en Sacramento está genial como Lucille Sharpe, la rígida y culta hermana de Thomas. A nivel personal, claramente Jessica se sitúa por encima del resto de sus compañeros de reparto con la poderosa e inquietante presencia con la que dota a su personaje de Lucilla. Una Lucilla en la que incluso podemos apreciar ciertos aires a Mrs. Danvers, el ama de llaves de la anteriormente citada, ‘Rebeca’. Superior.

Mia Wasikowska también está muy bien como Edith Cushing, una inocente e inteligente joven que sueña con ser escritora y que parece dotada de cierto don “sensitivo”. Sobre todo, quiero destacar el aire de ingenuidad e inteligencia que Mia ha sabido otorgarle a su personaje. Y si Lucilla bien puede ser Mrs. Danvers… Edith bien puede pasar por ser Mrs. De Winter.

Tom Hiddleston da vida a Thomas Sharpe, un noble inglés que parece estar económicamente en las últimas y que busca financiación de manera casi desesperada. Decir que Tom me resultó bastante correcto en su papel, no obstante, quizás eché de menos que pudiera haber estado un poco “más desatado”, que es cuando verdaderamente luce este actor. En este film se le nota bastante contenido.

Entre los secundarios los que más destacan son Charlie Hunnam y Jim Beaver. Charlie Hunnam (en una caracterización que lo hace casi irreconocible) da vida a un médico amigo del padre de Edith que está enamorado de ella (aunque no se atreve a confesárselo abiertamente). Para Jim Beaver va el papel de Carter Cushing, el padre de Edith, un rico arquitecto que hizo fortuna trabajando con sus propias manos y que quiere mucho a su hija, ya que es la única familia que le queda. Muy buena la aportación que este veterano actor hace al film entregando un personaje de gran carácter.

“Yo jamás te olvidaría”.-Edith Cushing.

la-cumbre-escarlata-amor

En conclusión.
Como habréis podido comprobar, si habéis leído entera esta crítica de La cumbre escarlata, estamos ante un film que cuenta con un clásico y “nostálgico” libreto que es rematado con una lograda ambientación y unas muy buenas interpretaciones. Quizás no se decante tantísimo por el terror como en un principio podía parecer… pero “haber fantasmas haylos” (Javier Botet puede nuevamente dar fe de ello) y creo que más o menos y tras ver este film (y ‘El espinazo del Diablo’) ya podremos responder con algo de fundamento a la irritante y misteriosa pregunta: “¿Qué es un fantasma?”…

Tráiler de La cumbre escarlata