Jack Reacher
Comparte con tus amigos










Enviar

Hay un tipo, un policía… o antes lo era. No le importa la ley, no le importa lo que está bien o mal, sólo le importa le verdad. Y me juró que sí volvía a meterme en un lío, vendría a por mí. Se llama Jack Reacher.

Jack Reacher

Crítica de Jack Reacher

Ciertamente, no sabía a ciencia cierta que esperar del segundo largometraje como director de Christopher McQuarrie. Era consciente, tras visionar una buena serie de veces Secuestro infernal’, que McQuarrie es uno de esos cineastas que se debe a unas reglas que él mismo ha escrito y por las que se autodirige. Unas reglas cinematográficas que hoy día no son moda pero que en su cine funcionan con cierto tino. Y por ello, ‘Jack Reacher’ me llamaba la atención. Además, rara vez un actor como Tom Cruise elige mal los proyectos en los que decide embarcarse… El resultado es un thriller de investigación policíaco de claro aroma setentero, una rara avis actual. Un film que funciona como vehículo de lucimiento de Cruise. Un Cruise duro y sin contemplaciones, más cercano al antihéroe de lo que acostumbra y que contiene las señas de identidad de los guiones de McQuarrie.

Pero conviene aclarar que ‘Jack Reacher’ no es un nuevo intento de franquicia a lo “Misión Imposible”, no son films del mismo estilo, ni mucho menos. La apuesta de McQuarrie es totalmente contraria a la de la saga “Imposible”. Aquí se deciden por tomarse su tiempo para presentar unos hechos: “el asesinato de seis personas”, un personaje al que llamaremos “el presunto culpable” y un hombre que tomará el bastón de mando en todo el asunto, el Jack Reacher del título. La acción deviene de los hechos y no es el principal atractivo del film, sino un extra colateral de los acontecimientos que nos son narrados. Una acción real, sin flipaduras tecnológicas ni uso de efectos especiales, una acción que no es la que la mayoría, o mejor dicho, la práctica totalidad de films optan por exhibir, y quizás ese fuera uno de los motivos por los que el film no fue el éxito de taquilla que se esperaba.

“Voy a ir a por ti, a matarte a hostias y beberé tu sangre de una bota” (Reacher)

Jack Reacher

La mayor parte de la película se centra en la investigación para probar la inocencia o verificar la culpabilidad de James Barr en los hechos que le son imputados. Así es como vamos viendo los avances y las pesquisas de Reacher con la ayuda de Helen, que en un primer instante duda, y mucho, de los métodos de aquel. De vez en cuando McQuarrie acude al humor, o en menor medida a las luchas cuerpo a cuerpo para animar el asunto de forma excelente (todo sea dicho), pero reitero que estamos ante una cinta que principalmente se centra en el caso Barr y no en la acción, aunque eso no sea óbice para que veamos un par de secuencias notables: la persecución a tres bandas entre Reacher, la policía –que va tras él por unos hechos que no destriparé- y un tercer coche conducido por un personaje secundario que se revela como otro de los puntos fuertes de la función, y al que da vida el que fuera hijo de John McClane en La jungla: Un buen día para morir (Jai Courtney). Secuencia que culmina con otro punto humorístico realmente cachondo.

Luego llega el turno para el consabido clímax, donde todos los personajes que tomaron relevancia en la trama con el paso de los minutos convergen en el mismo punto para, de una vez por todas, limar asperezas. Acto que de nuevo es animado por otra aparición, la de un divertido Robert Duvall, y que de nuevo contiene ese estilo analógico de McQuarrie a la hora de visualizar los tiroteos, algo que ya se pudo ver en ‘Secuestro infernal’, y que tanto recuerda al estilo seco y contundente de Walter Hill.

“Quieren que huya, pero no lo haré, voy a terminar con esto” (Reacher)

Jack Reacher

Pasando al capítulo de interpretaciones la verdad es que no encontramos ninguna que merezca ser catalogada como memorable, pero sí un buen número de notables performances: por supuesto, Tom Cruise da el pego, y sobrado, como fostiador y avezado investigador, en un personaje con cierto aire al del insolente policía militar interpretado por John Travolta en Basic’. Por su parte, Rosamund Pike es una abogada que cambiará por siempre su visión de la ley gracias a su encuentro con Reacher en “El Caso Barr”. Además de llevar a cabo su papel muy bien hay que resaltar que Pike luce aquí más bella que nunca.

“Recuerda: Tú lo has querido” (Reacher)

Jack Reacher

Richard Jenkins, veterano actor de reparto (muy habitual del cine de los hermanos Coen), da vida a Rodin, el fiscal del distrito, un hombre que se vanagloria de no haber perdido nunca un caso. David Oyelowo (que si no fuera por el apellido, juraría que era hijo de Yaphet Kotto) es el policía Emerson, que rápidamente tendrá sus rifi-rafes con Reacher por su intromisión en el caso. El director Werner Herzog se marca aquí una aparición especial a lo John Huston en un rol reptiliano muy del gusto del fallecido -y mítico- cineasta (atención a la escena de presentación de su personaje, saliendo de las sombras y describiéndose como un superviviente. Algo que deja bien claro al enseñar sus manos…). Y luego pasamos a dos de las sorpresas de la función. Que son, primero, un más que duro Jai Courtney (Charlie) demostrando que puede dar el pego, y muy bien. Y, por último, un descacharrante Robert Duvall pasándoselo en grande como Cash, el propietario de un campo de tiro en Ohio y veterano Marine, al que Reacher apoda jocosamente, “El Sargento”.

“Siempre eligen la bala, no lo entiendo” (Zec)

Jack Reacher

En resumidas cuentas.
Finalizo ya esta crítica de Jack Reacher, una notable y agradecida recuperación del thriller de los 70s tipo ‘Bullit’ o ‘French Connection’ que, curiosamente, acaba con un clímax final a los 80 y 90. Contiene, en controladas dosis, la esencia McQuarrie –los que hayan visto ‘Sospechosos Habituales’ y ‘Secuestro infernal’ las detectarán rápidamente- y el aire de producción al estilo Tom Cruise.

Tráiler de Jack Reacher