Expediente Warren: El caso Enfield
Comparte con tus amigos










Enviar

En agosto de 1977 una familia rota del barrio londinense de Enfield empezó a sufrir una serie de incidentes paranormales en su humilde morada. El caso tuvo una gran repercusión mediática y dio origen a un nuevo… ‘Expediente Warren: El caso Enfield’.

“Esta es mi casa”.-Bill Wilkins.

the-conjunring-2-possession

Crítica de Expediente Warren: El caso Enfield

Esta secuela de Expediente Warren: The Conjuring está basada (como bien indica su propio título en español) en el famoso “Poltergeist de Enfield”. Este fue un hecho real al que le dediqué el especial: El poltergeist de Enfield en The Conjuring 2”. En consecuencia, y para los que quieran saber más del tema, allí les remito.

Aquí simplemente comentaré que este fue un controvertido (y mediático) caso paranormal. Un incidente que sufrió una humilde familia de un barrio de Londres (Enfield) a finales de los 70. Una familia acosada por las deudas y por un supuesto espíritu maligno. Este ente se manifestaba en su casa cebándose con las hijas pequeñas, especialmente con Janet. Expuesto esto, paso a ahondar estrictamente en la crítica de Expediente Warren: El caso Enfield.

poltergeist-enfield-janet-jump

Tras su brillante incursión en el cine de acción y espectáculo más total como fue Fast & Furious 7’, James Wan regresa con “El caso Enfield” al género del que es todo un maestro: el cine de terror. Y este es, sin duda, un gran retorno. El director nacido en Malasia vuelve a explotar al máximo todos sus recursos para causar horror. Y, en esta ocasión, lo hace beneficiado con el presupuesto más alto que ha manejado en un film de género, 40 millones. Y estos 40 millones se notan porque visualmente esta película es mucho más redonda que todas las anteriores de la filmografía de terror de James Wan. Todo este dinero le permite mostrar una mejor puesta en escena. Amén de más tiempo en pantalla para determinados seres y sus tremebundas consecuencias.

Naturalmente, las “trademarks” de Wan siguen estando presentes para “deleite” de todos. Me refiero a las pisadas, golpes tremebundos, sustos inesperados, objetos que se mueven… Por no hablar de esa sugestiva ambientación que Wan imprime a los escenarios de sus películas con esas habitaciones oscuras y opresivas, o esa manera “elegante y agobiante” de filmar el horror. Todo ello ayudado, una vez más, por la impagable BSO de Joseph Bishara. Un Bishara al que acusé en El otro lado de la puerta de que a su música “ya se le iban viendo las costuras”. Sin embargo, al lado de Wan forma una dupla indivisible y plenamente compenetrada que es garantía de éxito. Tan es así que es imposible entender el cine del uno sin la música del otro.

the-conjunring-2-ed

El libreto del film ya expuse en el primer párrafo que está basado en un caso “real”. De adaptarlo se han ocupado David Leslie Johnson, Carey Hayes, Chad Hayes y el propio James Wan. Su escritura resulta tremendamente efectiva, dividiendo la narración en un prólogo inicial y dos partes paralelas que se terminan juntando.

El breve prólogo resulta ya atemorizante de verdad. En el mismo nos encontrarnos con el matrimonio Warren estudiando el espeluznante “caso de Amityville”. Luego la narración pasa a dividirse en dos. Por un lado, se nos presenta a la resquebrajada y humilde familia londinense de los Hodgson. Una familia formada por una madre y sus cuatro hijos (dos niñas adolescentes y dos pequeños). El film dedica tiempo a que los conozcamos y podamos sentir como propia su tragedia y vivencias paranormales. Por otro lado, la cinta sigue la vida de los Warren en su casa de EE.UU. con sus “avatares” cotidianos. Esta parte resulta más breve que la de los Hodgson, algo lógico porque al matrimonio Warren ya lo conocemos. Finalmente, ambas narraciones convergen cuando los Warren acuden a Enfield a petición de la Iglesia Católica…

Todo lo anterior es narrado en una conseguidísima ambientación, caracterización y recreación de aquel caso. Pueden comprobar esto que digo buscando fotos del suceso por internet o videos en YT. Además, es posible encontrar a lo largo del film varios guiños a The Conjuring”. Por ejemplo: un cuadro pintado por Ed, cierta muñeca, cierta caja de música, cierto interrogante que quedó sin respuesta en la primera película, o la breve presencia del padre Gordon interpretado nuevamente por Steve Coulter, un habitual del cine de Wan.

the-conjunring-2-ouija

“El hombre retorcido”… Los Warren en Londres.

Los protagonistas de “The Conjuring 2” vuelven a ser Patrick Wilson y Vera Farmiga como el matrimonio Warren. Pero ¡mucho ojo! porque quien aguanta totalmente el peso del metraje casi de principio a fin es la joven Madison Wolfe como Janet Hodgson. Tan es así que su labor empequeñece casi todo lo demás.

A Patrick Wilson y Vera Farmiga se les nota muchísimo más cómodos en sus roles de Ed y Lorraine Warren. Especialmente destacado es el caso de Patrick, que le mete muchísimas ganas y credibilidad al asunto. Patrick destaca en las escenas familiares y en el clímax final. Además, y en justicia, hay que reconocer que Vera Farmiga luce mucho en las “escenas de contacto”. Finalmente, también regresa Sterling Jerins pero con pocos minutos para seguir encarnando a Janet Warren, la hija de los Warren.

De los investigadores ingleses cabe mencionar a Simon McBurney en una recreación totalmente a imagen y semejanza del Maurice Grosse real, el investigador inglés que estudió el fenómeno en la propia casa de los Hodgson. Finalmente, mención para Franka Potente. Hacía mucho tiempo que esta actriz no se dejaba ver por la gran pantalla. En el film da vida a una psicóloga encargada de sacar a la luz fraudes paranormales.

the-conjunring-2-lorraine

Dejando al margen a los Warren y a los investigadores ingleses, tenemos a la familia Hodgson. Aquí quien luce por encima de todos es Madison Wolfe entregando una actuación destacadísima y de mucho valor. El film se beneficia totalmente de su interpretación. Madison destaca en todos y cada uno de los momentos de horror y también en aquellos momentos en que nos revela toda la tristeza de su personaje por la situación. Como ejemplo de esto último basta con ver la triste conversación (con los ojos machacados) que tiene con Lorraine en el columpio del patio de la casa.

Del resto de la familia habría que resaltar la sufrida interpretación de Frances O’Connor como la madre. Una mujer abandonada por su marido y que tiene que sacar a sus pequeños adelante. De los hermanos de Janet sobresalen al principio Lauren Esposito como Margaret y Benjamin Haigh como Billy. Sin embargo, luego desaparecen de escena. Esto mismo sucede con Patrick McAuley como Johnny, el cuarto hermano que pasa toda la película “desaparecido en combate”.

Como curiosidad final de este apartado interpretativo decir que Javier Botet y Joseph Bishara se meten en la piel de sendos personajes del más allá. A Botet ya le conocen bien en Hollywood por dar vida a este tipo de personajes monstruosos. Por su parte, Bishara gusta de meterse en estos roles en las películas que hace con James Wan. Es un extra que aporta además de sus músicas.

“Dios está ahí para los que lo necesitan”.-Ed Warren.

the-conjunring-2-janet

En conclusión.
‘Expediente Warren: El caso Enfield’ hace malo el dicho que dice “segundas partes nunca fueron buenas”. Esta secuela se alza por encima de la primera entrega, haciendo valer con ello la expresión de “más es mejor”. Y eso es precisamente lo que James Wan ha logrado aquí. Wan nos ofrece más de lo mismo de lo que ya venía ofreciendo pero con más medios, más dominio del género y, sobre todo, con más escenas terroríficas.

Tráiler de Expediente Warren: El caso Enfield