Expediente Warren: The Conjuring
Comparte con tus amigos










Enviar

El 01 de noviembre 1971 el matrimonio Warren empezó el estudio de un caso que marcaría las vidas de los miembros de la familia Perron. Llegó el momento de saber qué se esconde en la carpeta de… ‘Expediente Warren: The Conjuring’.

“Un espíritu demoníaco es algo que nunca ha sido humano”.-Ed Warren.

Expediente Warren: The Conjuring

Crítica de Expediente Warren: The Conjuring

James Wan se volvió a lucir con esta película estrenada el 19 de julio de 2013 en USA. Tras el regalo que nos hizo a los amantes del terror con Insidious’, repitió con una fórmula mejorada en ‘Expediente Warren: The Conjuring’. Aquí vuelve a hacer uso de todos “los elementos” vistos en la cinta del 2010. Si habéis visto ‘Insidious’ más o menos ya sabéis cuáles son estos “elementos” que Wan emplea para hacérnoslo pasar realmente mal: golpes tremebundos, puertas que chirrían, voces que no parecen venir de ninguna parte, objetos y cosas que producen desasosiego (esa muñeca llamada Annabelle), armarios que se abren y se cierran y, sobre todo, el ritmo, la sugestión y la puesta en escena de la película. A todo esto sumar la “insidiosa” música de Joseph Bishara.

Carolyn Perron

Quiero detenerme especialmente en comentar el ritmo, la puesta en escena, la sugestión y la música del film porque son estos factores los que convierten a ‘The Conjuring’ en un destacado film de terror. Ahondemos brevemente en ellos.

Al respecto del ritmo cabe decir que está muy bien llevado. Al principio, la película se toma su tiempo para ir presentando a los personajes y las situaciones que se van a dar. No es esta una película que te suelte a la cara a las primeras de cambio toda la información. De hecho, el interés se va manteniendo a lo largo de todo el metraje por la curiosidad de saber qué demonios está pasando en la casa de los Perron. Esto va generando un aura de misterio e interés que genera gran expectación y tensión en el espectador. Expectación y tensión que se ven aumentados por los sucesos paranormales que van ocurriendo (poco a poco, eso sí). De esta forma, llegamos a la parte final del film donde la tensión será máxima y nos explotará en toda la cara dejándonos casi sin habla.

La puesta en escena del film es superior. Debemos distinguir entre la ambientación de los años 70 y el ambiente de terror. Al respecto de la primera cabe decir que está muy conseguida mediante los peinados, vestuario, coches, objetos… Por otro lado, la ambientación de terror también es “del 10”. Tenemos una casa maldita realmente ominosa que te sugestiona y te hace meterte en situación. A eso añadirle los sonidos y las imágenes perturbadoras (de las que James Wan es un maestro) y tenéis un cockatil “sabrosísimo”.

Finalmente, tengo que hacer esta vez una mención más larga de lo habitual a la BSO. Joseph Bishara es el autor de la misma y ya había colaborado anteriormente con James Wan en la citada ‘Insidious’. En ‘Expediente Warren: The Conjuring’ su música alcanza una importancia máxima, una importancia capital diría yo. De hecho, si la película funciona tan estupendamente mucho del mérito corresponde a las tétricas y tenebrosas composiciones que te meten absoluta y totalmente en el film cargándote de tensión, desasosiego y miedo. Gran trabajo de Joseph Bishara.

Annabelle

Otro aspecto de la película que me gusta bastante es como se trata el tema de la investigación parapsicológica que llevan a cabo los Warren en la casa de los Perron. Si recordáis, en ‘Insidious’ también estaba presente este tema, pero allí estaba representado casi a modo de “parodia” con aquellos investigadores frikis. Aquí no, aquí está tratado con mucha más seriedad, centrándose no sólo en lo paranormal (los raps, las psicofonías, las fotos…), sino también en determinados aspectos religiosos. Esto contribuye a darle a la cinta un grado más de seriedad y sobriedad (y si queremos hasta algo de “realismo”), que termina por aumentar la tensión y agobio del espectador, pues no encuentra ningún foco de humor en el que relajarse. Amén de lo atractivo que siempre resulta el tema del terror abordado desde un punto de vista religioso con sus misterios y mitologías.

Expediente Warren: The Conjuring

“Infestación. Opresión. Posesión”… Una casita en Rhode Island.

La película está protagonizada principalmente por dos parejas, a saber: Vera Farmiga y Patrick Wilson, y Lily Taylor y Ron Livingston. Vera Famiga y Patrick Wilson dan vida a Lorraine y Ed Warren. Este matrimonio viene a ser una especie de Carmen Porter e Iker Jiménez, es decir, son unos reputados y famosos investigadores de lo paranormal habiendo resuelto muchos casos. Además, Lorraine tiene el poder/maldición de la clarividencia y Ed es un especialista en demonología. Decir que Patrick Wilson ya fue contratado por James Wan para ser el protagonista masculino de ‘Insidious’ y aquí vuelve a repetir junto a Vera Farmiga formando una buena y compenetrada pareja que resultan muy efectivos en su labor en el film.

Lili Taylor y Ron Livingston dan vida a Carolyn y Roger Perron. Ella se dedica a las tareas del hogar y él es un honrado camionero que se gana la vida haciendo rutas con su camión. A decir verdad, es Lili Taylor la que, a medida que avanza el metraje, va cobrando más fuerza en su papel, llegando a tener grandes momentos en pantalla y consiguiendo arrastrar al público a un mundo de horror con su interpretación en los minutos finales. Por su parte, Ron Livingstone, consciente de su “limitada fama”, se contenta con no molestar mucho…

Finalmente, del resto del casting mencionar a las jóvenes actrices que hacen de hijas de los Perron: Kyla Deaver, Shanley Caswell, Hayley McFarland, Joey King y Mackenzie Foy (ojo porque luego sería la hija pequeña de Matthew McConaughey en Interstellar). Cierra este apartado la pequeña Sterling Jerins en el papel de hija de los Warren, y los actores Shannon Kook y John Brotherton en los roles de ayudantes del matrimonio Warren.

Carolyn Perron

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Expediente Warren: The Conjuring, una cinta que mantiene la totalidad de “trademarks” propios de James Wan pero que son explotados con un mayor grado de eficacia, logrando entregar al público una cinta superior. “The Conjuring” consigue triunfar sin hacer uso del gore, la sangre y otros elementos explícitos y con un horror casi “minimalista” que consigue atar al público a la butaca y asustarlo gracias a su conseguida atmósfera, imágenes desasosegadoras y sugestión.

“El cuento de hadas es real. Dios y el Diablo existen. A quién decidamos seguir marcará nuestro destino”.-Ed Warren.
.
Ed y Lorraine Warren

Curiosidades y declaraciones.
-Una de las costumbres del matrimonio Warren en el film (no diré cuál para evitar un pequeño spoiler) me hizo acordarme de la serie ‘Misterio para tres’ que Tele 5 emitió en sus primeros años de emisión en España.
-‘Expediente Warren: The Conjuring’ está basada en una historia real sacada de los archivos de casos reales del matrimonio de demonólogos Ed y Lorraine Warren. “Siempre he sido un gran admirador de los Warren. Realmente me fascinan. Fueron los precursores del estilo actual de caza de fantasmas con equipo técnico, grabando pruebas en audio y en video. Puesto que han servido de inspiración para muchas historias, libros y películas, la idea de hacer una película, en la que no sólo la casa que están investigando sino que descubrir quiénes eran los Warren también fuese el centro de atención, me pareció genial” afirmó James Wan.
-Durante el desarrollo del proyecto, Wan y los hermanos Hayes repasaron los expedientes de los Warren, unos 4000 casos. James Wan declaró: “Encontramos mucho material bueno. Mi objetivo era incorporar algunos de los casos más descabellados con los que se habían encontrado en su vida, aunque manteniéndonos fieles a la historia de esta familia en concreto. También encontramos mucha inspiración en los recuerdos de los Perron. Pensé que era incluso más aterrador mostrar los miedos comparando el punto de vista de los profesionales y la perspectiva de esta familia que no tiene ni idea de lo sobrenatural”.
Lorraine Warren colaboró en todo momento con el equipo del film asesorándoles y manteniendo charlas telefónicas con ellos. La familia Perron (a excepción de Carolyn Perron que no quería recordar bajo ningún concepto aquella experiencia) también colaboró con el film, especialmente las hijas que incluso visitaron los platós de rodaje.
La casa del film que se usó para el rodaje de exteriores fue encontrada en un extenso terreno que bajaba hacia el río Black cuya agua literalmente es negra debido a los cipreses cuyas raíces la oscurecen. La casa se construyó en 1736 y la última vez que estuvo ocupada fue a finales de la década de los 40 o los 50.
El siniestro árbol del exterior de la casa fue incorporado por el equipo de producción del film porque no sólo sería una parte intrínseca del lugar, sino también un increíble punto focal para filmar hacia la casa o hacia el río. El árbol fue finalmente construido al lado del embarcadero en el borde del agua con unas medidas de 15 metros de altura y 4,5 de diámetro.

Tráiler de Expediente Warren: The Conjuring