El asesino (War)
Comparte con tus amigos










Enviar

Si hablamos del género de acción en Hollywood, hablamos de uno de sus género más característico. Desde siempre hemos tenido esas grandes producciones en las que no podían faltar: tiroteos, explosiones, peleas a muerte y malos muy malosos,… todas ellas venían con el sello “made in USA”. Sin embargo, cada vez el género está cayendo más y más abajo, los que ponen el dinero, los productores, cada vez están más alejados en gustos a lo que el espectador de la vieja escuela de acción quiere. Esto hace que cuando se acude a recuperar a las viejas glorias del género, estas respondan con creces… para ejemplo, ahí está la trilogía de Los Mercenarios‘. Precisamente, dos de los protagonistas de la franquicia creada por Sylvester Stallone como son Jet Li y Jason Statham se vieron antes las caras en otras películas. Una de ellas fue… ‘El asesino (War)’.

war-cara-a-cara

Crítica de El asesino (War)

‘El asesino (War)’ es una buena muestra de lo que debe ser el cine de acción, que es entretenimiento ante todo. Estamos en los muelles de San Francisco, donde asistimos a una operación secreta que es filmada de manera sobria y más que correcta (como el resto de la cinta) por su director Phillip G. Atwell, que antes de esta película,tenía como méritos más destacados sus trabajos en varios capítulos en la serie “The Shield”, videoclips para la estrella del Rap llamada Eminen, y su labor como director de segunda unidad en la aburrida ‘La búsqueda’. La operación secreta antes referida ha salido mal, en gran parte por la aparición del legendario asesino Rogue (Jet Li). En esta operación participan los agentes de policía Crawford (Jason Statham) y Loung, y acaba con el primero herido y Rogue aparentemente muerto por los disparos de Loung (uno de los cuales además impacta en su rostro).

Sin embargo, Rogue reaparece de forma sorprendente al poco tiempo en busca de venganza contra Loung. Su respuesta será brutal, asesinando a su mujer y a su hija e incendiando además la casa con los cuerpos en su interior. Esta acción tan cobarde desata la ira de Crawford que no parará hasta que Rogue se reúna con Elvis en el reino de los muertos. Pero en este film nada es lo que parece, y pasados tres años Rogue (supuestamente) vuelve a aparecer con el nombre de Robert Shaw (y la cara de Jet Li). Su intención desatar la guerra entre las dos bandas más poderosas de China. Su razón: ¡Ahhhm! amigo, en esa razón se sustenta toda la trama. El tiempo ha transcurrido con Crawford roto por la pérdida de su compañero y amigo, y ahora se dedica a perseguir fantasmas del pasado. Rogue acabó con su matrimonio y con su vida… y ahora Crawford es una sombra de lo que fue.

war-muelles

Cuando te dicen que vas a ver una película con el maestro de las artes marciales Jet Li y la estrella de acción de la nueva hornada Jason Statham, y que en dicho film contarás con el corógrafo de lucha y amigo personal de ambos, Cory Yuen (‘Retroceder nunca, rendirse jamás’, ‘El beso del dragón’ o ‘El Único’), te esperas lo máximo, y son justo esas expectativas las que te nublan la vista y te impiden valorar en su justa medida el resultado final.

Y el resultado final que recojo en esta crítica de El asesino (War) es más que entretenido y reconfortante: buenas peleas, tiroteos brutales, disparos a bocajarro filmados en toda su crudeza, desmembramientos, decapitaciones y litros y litros de sangre… todo lo que nos ha sido negado en casi todas las últimas producciones del género en los últimos tiempos. A eso hay que sumarle una trama más elaborada de lo que parece en apariencia pero nunca tramposa, como pueda parecer si no se presta la suficiente atención.

Fue durante la filmación de la cinta de acción futurista, ‘El Único’, donde se conocieron Li, Statham y Yuen. A Statham (que habla fluidamente japonés como se ve claramente en ‘War’) el hecho de conocer a Li le despertó en su interior las ganas de aprender Artes Marciales. Y resulta que el chico valía para ello como observó Cory Yuen, que fue quien le habló al productor Luc Besson del talento de Statham para la acción y las artes marciales, llevándole a participar en la trilogía de Transporter‘. En un principio Li y Statham se iban a batir a tortazo limpio en la segunda parte de ‘El Único’ pero esta nunca se llevó a cabo, y no fue hasta 2007 que se encontraron nuevamente en este film.

En el lado de las interpretaciones, Jason Statham cumple; este gran actor británico destila testosterona y masculinidad por todos sus poros y es el auténtico heredero ya consagrado de las grandes estrellas de acción de los 80 y 90. Por su parte, Jet Li está muy comedido durante gran parte del metraje. Su labor es matar, ya sea por encargo o por venganza, la muerte es su único propósito. Es al final de la cinta cuando saca a la luz sus dotes como actor, sobresale y gana el duelo a Statham, sobre todo, porque su personaje es mucho menos tópico y más sádico (es el que tiene las mejores luchas, incluido un excelente duelo katana en mano).

War

En resumidas cuentas.
Finalizo esta crítica de El Asesino (War), un rescatable thriller de acción y artes marciales en donde podemos ver a dos grandes como Jason Statham y Jet Li cada uno con sus propias guerras por librar. Un western urbano que sustituye las pistolas por las katanas.