Capitana Marvel
Comparte con tus amigos










Enviar

Aquí tenemos la primera película de Marvel Studios dedicada a una superheroína. La respuesta al triunfo de WB/DC con ‘Wonder Woman’ (Patty Jenkins, 2017). Luchadora, militar, piloto de la fuerza aérea, integrante de los Starforce del Imperio Kree, mujer… Ella es ‘Capitana Marvel’.

“Tú eres Carol Danvers”

Crítica de Capitana Marvel

La pareja formada por Anna Boden y Ryan Fleck escriben y dirigen esta singular película de orígenes. Un film que además tiene la función de servir de “precuela” a todo lo visto en el MCU. Comento que es un film “singular” de orígenes porque aquí no se parte desde el principio de la historia de Carol Danvers y cómo adquiere sus poderes. En la película nos la encontramos ya sirviendo en el pelotón Starforce de los Kree bajo el nombre de Vers. El averiguar cómo llegó a esa situación se irá descubriendo a medida que el argumento avanza mediante breves flashbacks a su pasado. Así pues, esa es una parte importante del metraje. La otra es una especie de trama de espionaje pero con los Skrulls actuando en la Tierra en busca de un objetivo concreto.

Precisamente, la trama de ‘Capitana Marvel’ pasa por ser lo mejor y lo más disfrutable. Seguir las andanzas de Vers en nuestro planeta, al lado del agente Furia, es lo más atractivo. Amén del juego de espionaje extraterrestre que va cambiando de buenos y malos. Ahora bien, cierto es que la manera de configurar así el “origen” del personaje perjudica al público que no tenga un mínimo conocimiento del mismo. En este sentido, muchos espectadores menores de edad pueden sentirse perdidos a la hora de conectar con ‘Capitana Marvel’.

La tan cacareada ambientación en los años 90 no luce como cabría esperar. Salvo la promocionada escena del Blockbuster, y algún que otro adorno de atrezo (teléfonos, ordenadores, recreativas), bien podríamos decir que el film se desarrolla en nuestra época. Es decir, no se sobreexplota abusivamente la década pero tampoco te sientes inmerso en ella. Además, varias escenas transcurren en naves espaciales y otros escenarios (entre ellos Hala, la capital del Imperio Kree).

Como adaptación del personaje de las viñetas mantiene algunos puntos importantes de su mitología pero los modifica a su antojo de manera innecesaria. No entraré a detallarlos para evitar spoilers importantes. Por otro lado, encontraremos varios guiños al Universo Marvel, por ejemplo: El proyecto Pegaso, la guerra Kree-Skrull o la aparición del ya famoso gato Goose.

Respecto a la dirección no hay mucho que destacar, estamos ante otra película Marvel de esas en las que los directores no dejan huella. El film lo han dirigido Anna Boden y Ryan Fleck como lo podía haber dirigido Alan Taylor. Los efectos tampoco ofrecen nada nuevo y se limitan a los rayos de colores y algunas espectaculares secuencias aéreas. Por su parte, en las escenas de acción el trabajo desde un punto de vista global es bueno. Es cierto que hay alguna que otra secuencia de pelea mal rodada pero esto se compensa con otras muy buenas. Por el contrario, no puedo dejar de pasar el aspecto de cartón-piedra en la superficie de algunos planetas. Imperdonable en un film de 150 millones.

Sobre los poderes del personaje, decir que el tema se les ha ido completamente de las manos. El tremebundo poder que se le concede a Capitana Marvel dificulta la empatización con ella tanto o más que su duro carácter. Entre otras cosas esto impide que sintamos temor por su destino en casi ningún momento. Un craso error de los guionistas que, si no se solventa, dificultará el buscarle rivales de altura para las probables secuelas. En Marvel tendrán que reclutar a Superman o al mismísimo Son Goku para hacerle frente…

“Sirve bien y con honor”. Ella es Ms. Marvel.

La protagonista principal es Brie Larson como Vers aka Capitana Marvel aka Carol Danvers. No hay que esperar aquí un papel de Oscar para Brie. Digamos que cumple con su cometido pero poco más. La realidad es que Brie interpreta a una dura soldado de asalto Kree y esto “perjudica” en buena parte del metraje su actuación. Y la “perjudica” porque una soldado de élite no deja mucho espacio para los sentimientos (ya lo dicen en un momento dado: “Lo más peligroso para un guerrero son las emociones”). Ahora bien, esto no implica necesariamente adoptar durante dos horas cara de pocas amigas con los puños apretados. Tan sólo veremos a Brie implicarse más emocionalmente cuando vaya teniendo las visiones de su pasado y recordando. En este sentido, en la que más probable secuela su registro interpretativo debería ser ya mucho más amplio.

Al lado de Brie y en un papel casi (y sin el casi) de coprotagonista encontramos a Samuel L. Jackson. Sam vuelve a interpretar a Nick Furia pero con dos particularidades. La primera es que su rostro ha sido rejuvenecido digitalmente y esto dificulta valorar su performance. Amén de que en varios planos al verle la cara te deja un tanto descolocado… La segunda característica es que el carácter de este Furia dista bastante del tipo duro visto en los films actuales. Este es un Nick Furia sarcástico, en cierta medida amable, y hasta divertido (que no cómico). Así las cosas, forma una buena y antagónica pareja con Brie al estilo de los buddy movies, siendo Brie la parte fuerte y dura.

Es muy de justicia resaltar la buena labor que desempeña Lashana Lynch como Maria Rambeau. La actriz aprovecha al máximo sus minutos dando una gran credibilidad a su rol de mejor amiga y compañera de Carol. Por supuesto Jude Law luce bastante bien en su papel de Yon-Rogg, el comandante del grupo Starforce. Finalmente, Annette Bening tiene un doble papel cumplidor sobre el que no conviene ahondar so riesgo de spoilers.

Del resto del elenco no hay que hacerse muchas ilusiones pues salen poco y están bastante mal aprovechados y desarrollados. Este es el caso de todo el pelotón Starforce con gente tan importante como Djimon Hounsou o Gemma Chan. Lo cierto es que entre su poca presencia y los escasos minutos que se les conceden no hacía falta ficharlos. Tampoco pintan nada Clark Gregg ni Lee Pace. El primero sale muy poco y el segundo menos todavía. Por último, Ben Mendelsohn hace un buen trabajo como el villano de la función, el Skrull llamado Talos. No es un grandioso villano pero al menos sus intenciones finales logran suscitar nuestro interés. Además, el hecho de cambiar de forma le permite adoptar su físico normal y no estar todo el metraje bajo el disfraz del Skrull.

En conclusión.
Termino esta crítica de Capitana Marvel, un film que lo tenía todo para llegar a lo más alto… Sin embargo, la impresión que transmite es la de una obra hecha por encargo a la que le falta ofrecer un mayor entusiasmo y garra. Si quieren que Brie Larson sea la nueva cara del MCU deben mejorarse aspectos importantes. En definitiva, el film cumple con la labor de entretener y de “presentar” al personaje. Más allá de eso, tanto la película como Brie quedan a mucha distancia del Iron Man de Jon Favreau y Robert Downey Jr que lo iniciaron todo allá por el año 2008. La ventaja es que el colchón es muy amplio y hay mucho tiempo y recursos para mejorar. ¡Ah, hay dos escenas post-créditos!

Relacionado: ¿Quién es la Capitana Marvel?

Tráiler de Capitana Marvel