Bienvenido a la jungla
Comparte con tus amigos










Enviar

‘Bienvenido a la Jungla’ es una delirante comedia de JCVD rodada en Puerto Rico bajo las órdenes de Rob Meltzer. Una película que trata temas del día a día como el liderazgo, el compañerismo, la desigualdad y la lealtad. Todo ello en un ambiente salvaje y surrealista donde lo mejor es un sensacional Van Damme. El belga parodia, sin tapujos, al prototipo de héroe de acción en esta cinta que se burla de ‘El señor de las moscas’.

“¡He sobrevivido a tres guerras!”.- Storm Rothchild.

Bienvenido a la Jungla

Crítica de Bienvenido a la jungla

Tras su triunfal aparición en Los Mercenarios 2 (Simon West. 2012), y su impactante participación en el famoso anuncio de Volvo, Van Damme aún esperaba ese gran proyecto financiado por una major que relanzara definitivamente su carrera. Mientras tanto, seguía afincado en el sector del ‘Direct to Video’ o en películas cuyo estreno en pantalla grande resultaba muy limitado.

Van Damme también iba procurando escoger papeles que, si bien no le otorgaban un protagonismo absoluto, sí que le permitían explorar otros registros que ayudarán a que su abanico de posibilidades se expandiese. Si hay algo que no se le puede reprochar es su aplaudible interés por buscar otros horizontes. También su esfuerzo por ofrecer algo diferente, alejado del cine de acción más convencional. Por esto aceptó participar en ‘Bienvenido a la jungla’ (Rob Meltzer, 2013), la primera comedia de su filmografía.

Bienvenido a la Jungla

Así pues, y tras ‘Los mercenarios 2’, el belga filmó tres películas donde primaba la notoria diversidad de sus roles. Además de su regreso a localizaciones y ambientes más vistosos. Zonas alejadas de la desangelada Europa del Este, lugar habitual de rodaje de muchas de sus cintas de Serie B. Y la primera de estas películas fue ‘Welcome to the Jungle’, una graciosa parodia del cine de aventuras y naufragios. Las otras dos cintas fueron Cerco al enemigo (Peter Hyams, 2013) y Desierto rojo (Keith Parmer, 2014),

‘Bienvenido a la jungla’ fue rodada en Puerto Rico entre los meses de febrero y marzo de 2012. JCVD está acompañado de un grupo de intérpretes norteamericanos procedentes del mundo de la televisión y la comedia. Básicamente estamos ante una cinta experimental, la primera comedia pura en la que Van Damme tiene una “presencia importante”. Reitero lo de “presencia importante” porque no es el protagonista absoluto de la historia, tal y como deja entrever el poster. Es cierto que su personaje resulta esencial durante los primeros veinte minutos de metraje. No obstante, luego irá apareciendo de un modo bien distribuido hasta el desenlace final.

Van Damme interpreta a Storm Rothchild. Aquí tenemos a un trastornado ex-militar que es contratado por el jefe de una empresa de publicidad y marketing (con el rostro de Dennis Haysbert) con el fin de adiestrar a sus empleados y enseñarles el verdadero sentido del compañerismo y el liderazgo. Todo ello en medio de una isla desierta y debiendo poner en práctica lo aprendido en su regreso a la empresa. El problema surge cuando los egos, las inseguridades y los celos comienzan a hacer mella en un grupo de oficinistas disparatadamente heterogéneo. Esto, sumado a un desafortunado incidente en la isla, acarreará catastróficas consecuencias para el grupo.

Bienvenido a la Jungla

El protagonista principal de la función es Adam Brody como Chris. Chris es un empleado con iniciativa pero de personalidad excesivamente débil. Esto le ha originado excesivos problemas en el trabajo, a pesar de contar con un grupo de fieles compañeros. Ellos son Megan Boone, Kristen Schaal y Eric Edelstein. A continuación está Phil, su mayor rival. Rob Huebel es quien lo interpreta. Phil es un codicioso y envidioso chupatintas que le ha hecho la vida imposible a Chris durante años. Ahora aspira a formar parte de los altos cargos de la empresa, a través de métodos de dudosa moralidad. La isla será el lugar apropiado para que ambos limen sus asperezas, o para que desaten una guerra.

De este modo, la película se torna en una disparatada y descerebrada parodia de ‘El señor de las moscas’ (Harry Hook, 1990). Se busca intencionadamente, y con todo el descaro del mundo, el surrealismo, la absurdez, la locura y el descontrol de unos personajes totalmente decadentes. Por supuesto no voy a caer en la tropelía de afirmar que se trata de una gran comedia. No obstante, y teniendo en cuenta los paupérrimos medios de filmación y su insignificante presupuesto (3,5 millones), si que estamos ante otro de esos ejemplos de que con un poco de pasión, ilusión y ganas se pueden lograr productos más que decentes.

Bienvenido a la Jungla

Lo mejor de todo es ver a un sensacional Jean-Claude Van Damme sometiendo al grupo de empleados. El fornido actor los somete a todo tipo de delirantes métodos de autocontrol y entrenamiento. Además les da hilarantes consejos a través de una serie de diálogos realmente desternillantes. Porque si Van Damme tiene una cualidad a destacar por encima del resto es la de saber reírse de sí mismo. Esto es lo que provoca las mayores dosis de diversión y sonrisas de la historia. El actor satiriza y ridiculiza, sin tapujos ni vergüenzas, el estereotipo de héroe de acción. Van Damme se ríe de su propio nombre y de aquello que le encumbró a la fama. A base de divertidos guiños parodia algunos de los ‘tics’ que le hicieron famoso frente a las cámaras.

El mayor problema de la película es que en demasiados instantes le falta ‘chispa’. Además, y de un modo un tanto desacertado, recurre en ciertos momentos a palabras malsonantes ‘porque sí’. Aunque buena parte de sus ácidas líneas de diálogo funcionan a la perfección dentro del contexto de la película. Pero lo más grave es que la cinta baja el nivel cuando Van Damme no aparece en pantalla. Cuando el actor está presente se convierte en el verdadero ‘Rey de la fiesta’. Al resto del reparto le cuesta algo más de lo debido arrancar la sonrisa del espectador. Probablemente esto se lo debamos achacar al guionista.

Bienvenido a la Jungla

En cualquier caso, todos los actores gozarán de sus momentos de gloria y están bien en sus respectivos papeles. A destacar el divertidísimo y eternamente colocado Jard interpretado por Eric Edelstein. También el ya citado Rob Huebel como Phil, el enloquecido villano de la función. Lo mismo podemos decir de Aaron Takahashi y su personaje, Troy. Todo un descubrimiento a tener muy en cuenta.

‘Bienvenido a la Jungla’ es una asalvajada y desenfadada metáfora sobre el compañerismo, la supervivencia y aquello que seríamos capaces de hacer por tal de alcanzar un status de liderazgo que sería inalcanzable por méritos propios. Una bruta parodia sobre el género de aventuras y supervivencia. Eso sí, las expectativas pueden jugar una mala pasada. Seamos honestos: la película, pese a lucir técnicamente impecable y destacar por una fotografía y un aspecto de producción de buen empaque, no deja de ser un sencillo vehículo rodado con la única finalidad de mostrarnos a un Van Damme nunca visto antes. Eso y hacer pasar al espectador una hora y media amena y entretenida.

Bienvenido a la Jungla

En resumidas cuentas.
Resumo ya esta crítica de Bienvenido a la jungla. Aquí tenemos una constante referencia en clave humorística al film de 1990 ‘El señor de las moscas’, tirando por el derrotero de la desfachatez y de la parodia más surrealista. Un Van Damme realmente destacado nos demuestra que puede ser un actor mucho más versátil de lo que aparenta. El guión es sencillo pero lleno de diálogos divertidos al mismo tiempo que absurdos. Una historia desenfadada cargada de acidez y personajes al borde de la demencia. En definitiva, un buen divertimento que será mejor apreciado con un buen puñado de amigos alrededor y unas palomitas.

Tráiler de Bienvenido a la jungla