The Host (La huésped)
Comparte con tus amigos










Enviar

Llega a nuestras salas de cine una nueva adaptación de la obra de la famosísima autora Stephenie Meyer. En esta ocasión, los vampiros y hombres lobos son sustituidos por unas “almas invasoras” que se hacen con el control del cuerpo humano. Gracias a Stephenie Meyer conoceremos a una de ellas, conoceremos a… ‘The Host (La huésped)’.

“Sé como te sientes. Ese es el problema”.-Wanderer.

Wanderer

Crítica de The Host (La huésped).
Teniendo la experiencia previa de haber visto toda “La Saga Crepúsculo” ya sabía más o menos lo que podía esperarme de esta nueva adaptación cinematográfica de las obras de la popular autora, Stephenie Meyer. En consecuencia, ya fui bien preparado para mis buenas dosis de amores imposibles, confianza en uno mismo y en los demás, pureza y romanticismo. Ahora bien, en esta ocasión también “se aliña” ‘The Host (La huésped)’ con el siempre interesante aporte de la fuerza de la voluntad humana, y se cambia el “terror” de los “vampiros y los hombres lobo” por la ciencia ficción de “las almas y los buscadores”.

Es también evidente que al margen de las notas características de la obra de Stephenie Meyer, también podemos encontrar en este film otras influencias de películas como por ejemplo, ‘La invasión de los ultracuerpos’ (escojan ustedes su versión…). Esto es innegable, ya que el modo de invasión es casi idéntico en su resultado final: sustituir a humanos por aliens sin personalidad alguna y totalmente alienados (ver sino sus puras y blancas vestimentas, o el Lotus Evora, las motos y helicópteros plateados de “los buscadores”).

The Host (La huésped)

¿El resultado? bueno, pues el resultado es un film en la línea de la ya citada saga crepuscular pero con unos actores y actrices muchísimo mejores y con más presencia/carisma en pantalla. Un film que destaca por contar también con una ambientación natural muy lograda (en el mundo de los humanos) y aséptica (en el mundo de las almas).

Así pues, ‘The Host (La huésped)’, siguiendo el camino de Crepúsculo resulta un film en ocasiones “ridículo o ñoño” pero en otras logra atraer con bastante acierto el interés del espectador, especialmente en todo lo referente a la lucha de la voluntad de Melanie por sobrevivir atrapada en su propio cuerpo, un cuerpo que ahora comparte con Wanderer.
Conviene también llamar la atención en el hecho de que la película se me antoja perjudicada por su lento ritmo (más de 2 horas me parecen excesivas para la misma… teniendo además en cuenta que todo el tema de la invasión se despacha en una especie de prólogo inicial de unos escasos 2 o 3 minutos…), y por su parsimoniosa BSO obra del brasileño Antonio Pinto, que además casi no para de sonar en todo el film…

En cualquier caso, ‘The Host (La huésped)’, como película y gracias en buena parte a sus actores/actrices resulta globalmente superior a  la citada y referenteCrepúsculo’.

The Host (La huésped)

Ella es especial”… Huéspedes y Humanos.

Para iniciar lo que promete ser una nueva trilogía se ha contado esta vez con un casting que se muestra muy acertado en su labor. De hecho, creo que los artistas que aquí intervienen son lo mejor del film. Un casting en el que tenemos a jóvenes actores respaldados por otros más veteranos. Os hablo de gente como: Saoirse Ronan, Chandler Canterbury, Max Irons, Jake Abel, Diane Kruger o William Hurt.

Saoirse Ronan y Chandler Canterbury son los hermanos Melanie y Jamie. Melanie es una rebelde humana que había vivido exiliada de la colonización extraterrestre con su familia que incluía a su hermanito Jamie.
Nada que ver la Melanie/Wanderer de Saoirse Ronan con la inaguantable Bella Swan de Kristen Stewart de la primera parte de las aventuras crepusculares. Saoirse Ronan apenas tiene 19 años pero ya colecciona papeles importantes en el cine y tiene unas tablas en los platós que ya quisieran muchas otras actrices mayores que ella. Ves a Saoirse Ronan en pantalla y ves cómo controla en todo momento la situación, amén de ser capaz de interpretar a muy variados y distintos personajes, para muestra:Camino a la libertad o Hanna. Aquí se marca un buen doble papel, por un lado, el de la joven rebelde Melanie (a la que principalmente da vida con su voz en off en la película a modo de “voz interior” de Wanderer), y por otro lado, el de la noble “alma” de Wanderer.
Por su parte, el chaval Chandler Canterbury (Señales del futuro) también cumple muy bien con su cometido. No es que sea muy complicadillo ni tampoco goza de tantos minutos como otros, pero vaya, el tiempo que está en pantalla lo aprovecha y realmente está muy bien al lado de Saoirse.

The Host (La huésped)

Max Irons y Jake Abel son Jared e Ian. El primero es el chico con el que Melanie quería establecer su futuro y el segundo será un inesperado amor.
Realmente tengo que decir que me han sorprendido para bien ambos jóvenes. Parece que han aprendido algo de pasadas intervenciones cinematográficas (especialmente, Max Irons que en Caperucita roja pues como que no…) y aquí aportan cierta presencia a sus personajes. ¡Vaya! que no están simplemente de “pasmarotes”.

Jared & Ian

Diane Kruger y William Hurt dan vida a “La Buscadora” y al tío Jeb. “La Buscadora” es una tenaz huésped que forma parte de lo que podríamos definir “la policía reeducadora” de los/as nuevos/as huéspedes, y hará todo lo posible por capturar a Melanie/Wanderer. El tío Jeb es todo un cowboy que se ha convertido en el líder de su peculiar grupo de resistencia humana.
Tremenda y peligrosamente bella Diane Kruger en un papel que casi podríamos “emparentar” con una “Terminatrix” versión light… Y bueno, William Hurt aporta su toque de veteranía aplacando ánimos y poniendo bien firmes a todos aquellos que se desmandan. Su presencia en pantalla, en este sentido, se nota y agradece mucho. Eso si, su aspecto me recuerda en cierto modo al de Jeff Bridges en Valor de Ley (2010)’…

William Hurt

Cabe decir también en esta crítica de The Host (La huésped), que también tienen papeles importantes y muy bien resueltos los actores de color Scott Lawrence y Marcus Lyle Brown. Además, hay que destacar un pequeño cameo de Emily Browning (la inolvidable, guapísima y fostiadora Baby Doll de esa genialidad de Zack Snyder que fueSucker Punch).

The Host (La huésped)

En conclusión.
La conclusión es muy clara, a todos/as aquellos/as que disfrutaron con las aventuras de Bella Swan y compañía… les recomendaría que le den una oportunidad a ‘The Host (La huésped)’. El que pueda gustar más o menos ya dependerá de lo que el espectador/a logre empatizar con los nuevos personajes y sus circunstancias. Y a todos aquellos/as que renegaron de Crepúsculo pues cabe decirles que no creo que esta nueva adaptación de esta obra de Stephenie Meyer les vaya a causar mejores impresiones, ahora bien, como película y a nivel actoral repito que está por encima de los crepúsculares… Esto me parece bastante claro.

Curiosidades.

  • A Stephenie Meyer le vino su idea para ‘The Host (La huésped)’ un día cuando estaba conduciendo por el aparentemente infinito desierto que se extiende desde Phoenix hasta Salt Lake City.
  • El libro de más de 600 páginas se publicó en 2008 y estuvo 26 semanas en el número uno de la lista de The New York Times de libros más vendidos, y 36 semanas en la de Los Angeles Times.
  • La primera y única opción barajada para interpretar a Melanie/Wanderer fue Saoirse Ronan. El equipo de producción y el director Andrew Niccol quedaron encantados con ella al verla en Hanna. Las mayores dudas en este sentido las puso Stephenie Meyer que la consideraba demasiado joven para el papel. Finalmente, Stephenie también vio ‘Hanna’ y terminó por aceptar a Saoirse.
  • Una vez elegida para el papel de Melanie/Wanderer, la propia Saoirse Ronan participó en el proceso de selección de los dos protagonistas masculinos desde el principio “Era esencial que los tres trabajáramos bien juntos. Además era la primera vez que iba a interpretar escenas románticas”.
  • El mundo de la resistencia de los humanos fue recreado con exteriores de la zona noroeste del desierto de Nuevo México, cerca de una espectacular formación geológica conocida como Shiprock. Para los interiores se construyeron unos enormes decorados en un plató de unos 75 x 38 metros en los Celtic Studios de Baton Rouge, Luisiana.

Es un mundo extraño”.

Saoirse Ronan