RED
Comparte con tus amigos










Enviar

Este film reúne a un reparto de grandes actores y un guión lo suficientemente bien escrito (y llevado a cabo) como para aguantar casi dos horas ofreciendo una notable mezcla de acción, comedia y cinta de espías. Cuando las cosas se ponen feas, el mejor remedio es acudir a los viejos y curtidos héroes del pasado. Los que nunca fallan. Y aquí tenemos a uno de los más grandes: un Bruce Willis en su salsa. Llega la hora de retomar las armas. Llega… ‘RED’.

RED

Crítica de RED

Como ya sucediera en la muy disfrutable Noche & día (James Mangold, 2010), en ‘RED’ una trama de espías desencadena en espectaculares escenas de acción y comedia. Además, ambas repitieron patrón con su estrella protagonista: un actor curtido en el género (Willis en esta y Cruise en el film dirigido por Mangold) y el objetivo (además de abarcar cuanto más público posible) revitalizar el antiguo cine de super-agentes secretos, alejándose de la seriedad de la saga Bond & Bourne y así construir un nuevo subgénero que amasara millones alrededor del mundo. No puedo dejar de citar a ‘Noche & día’ por las similitudes con ‘RED’, aunque la novela gráfica en la que se basa el film protagonizado por Willis fue anterior a la fecha de inscripción del libreto de la cinta de Cruise. Por lo tanto, fue ‘Noche & día’ quien tomó prestada la premisa de ‘RED’ y no al revés, aunque la de Willis llegara casi un año después a las salas de cine.

A priori, la única pega que tenía ‘RED’ era su director, Robert Schwentke, que si bien no me parece un mal ingeniero de películas, si que su inclusión en una cinta de estas características me desentonaba. No lo veía mezclando acción con comedia, y más viniendo de firmar cintas como Plan de vuelo: Desaparecida (2005) o ‘Más allá del tiempo’ (2009) que pasó con más pena que gloria por las carteleras de medio mundo. Finalmente, Schwentke me demostró que ni mucho menos se le quedaban grandes las riendas de un largometraje tan declaradamente palomitero como este y lo hizo marcándose una impecable labor tras la cámara.

RED

Otro de los puntos que me llamaban la atención de esta producción (esta vez sí, para bien) era su imponente reparto, a saber: Karl Urban como William Cooper, un aniquilador silencioso y tremendamente efectivo, un tipo carente de emociones (un personaje calcado al que ya dio vida en El mito de Bourne). Un sensacional John Malkovich que engrandece a su personaje con su desatada interpretación pasándoselo pipa y con el que el film se eleva un escalón más. Morgan Freeman que se pasea brevemente por la película como el tipo de los contactos. Y La ganadora del Oscar Helen Mirren interpretando a la letal francotiradora Victoria. Mirren abandonó las producciones serias y/o oscarizables para subirse al tren de la diversión. Impagable resulta verla disparar armas descomunales en vestido de noche.

Por el film también se dejan ver Rebeca Pidgeon como la intransigente superior del agente Cooper. El gran e injustamente olvidado Brian Cox como Ivan Simanov, un importante agente de la embajada rusa y viejo amigo de Frank. Cox es un actorazo que, en los 80 tenía ante sí un prometedor futuro, pero que por una mala elección de proyectos acabó cayendo en el olvido; volvió a mediados/finales de 90 con excelentes apariciones secundarias en films como ‘BraveHeart’, Memoria letal o ‘El Corruptor’, y desde ahí no ha parado de trabajar con cierta asiduidad. También se dejó ver el ya fallecido Ernest Borgnine (1917-2012) como Henry, el bibliotecario de los informes secretos de la CIA. Borgnine (debutó en el cine en 1951 con 34 años y ganador del Oscar en 1955) exhibió en este film una salud y una soltura envidiable en pantalla. Y atención al papel de un avejentadísimo Richard Dreyfuss que en los pocos minutos de metraje que tiene sabe como ganarse rápidamente la enemistad del público con su odioso personaje.

red-protagonistas

En cuanto al apartado técnico poco se le puede reprochar al film. Quizás el hecho de que, al ser un producto tan festivo, sus pocos momentos de supuesto drama queden mermados por el tono desenfrenado que sigue el relato. Una nimiedad, porque en la balanza de las virtudes estas ganan por goleada a los defectos: su lanzado tempo narrativo (todo un acierto, no hay un segundo de respiro en el film), el ver a una colección de estrellas pasándoselo tan bien y haciéndonoslo pasar igual de bien… y su declarada falta de pretensiones. Todas estas virtudes hacen de ‘RED’ uno de los mejores films palomiteros de los últimos años. Y es que amigos, si son de los que disfrutan en medio de tiroteos, situaciones cómicas, cuerpos volatilizados y conspiraciones gubernamentales, esta es su película.

Y hay más… su agitado ritmo, su bien traída mezcla entre acción, espionaje y comedia, la notable labor de su director (atención a los cambios de ciudad, adornados con una postal que nos sitúa en diferentes localizaciones) y el mejor Bruce Willis desde La Jungla 4.0(Len Wiseman, 2007) luciendo un buen estado de forma y más cómodo en esta cinta de mucha más calidad que en la que había sido su anterior estreno en España, Vaya par de polis(Kevin Smith, 2010), y eso repercute favorablemente en el film. Con su destacada interpretación Willis deja bien claro que, en el género de la acción, pocos tienen el carisma, el porte y las habilidades que él posee: verlo fajarse con tipos mucho más jóvenes que él y salir ganando o verle disparar un arma con su inimitable estilo es toda una gozada. Finalmente, llamar la atención sobre la agradecida inclusión de una actriz con una enorme vis cómica como Mary Lousie-Parker y la desatada performance de John Malkovich, demostrando que a la hora de pasárselo en grande nadie como él.

RED

En resumidas cuentas.
Lo dicho en esta crítica de RED, un excelente entretenimiento en todos sus aspectos. Pedirle más a una producción como esta sería absurdo. Ojalá cada año nos llegaran 3 o 4 films tan amenos y decididamente recreativos como este, los espectadores lo agradecerían y mucho.

Tráiler de RED