Plan de escape
Comparte con tus amigos










Enviar

A finales del 2013 llegó a las pantallas de cine españolas la unión soñada por todo fan del cine de acción clásico. Aquella que juntaba en pantalla como protagonistas a Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger, los dos grandes iconos del cine de tipos duros. Ambos deberán unir sus fuerzas para escapar de una inexpugnable prisión y usar todos sus habilidades para ingeniar un… ‘Plan de escape’.

plan-de-escape-celdas

Crítica de Plan de escape

La alianza que imposibilitó John Woo en ‘Cara a Cara’ finalmente nos llegó en 2013. Esto fue posible gracias a la mano del director sueco Mikael Hafstrom, el hábil artesano tras las cámaras de la muy eficiente ‘1408’ o la tramposa Sin control’. Pero no nos engañemos, el director en ‘Plan de escape’ era lo de menos…

Lo importante, lo vital, es ver compartiendo planos a Stallone y Schwarzenegger. Los dos colosos por excelencia del actioner que, cada uno a su manera, han dejado una huella imborrable en el cine de acción de los últimos treinta años. ¿El resultado? una sensacional mirada atrás en donde el futuro (esa cárcel de cristal y hierro) y el pasado (sus dos veteranos protagonistas con sus caracteres de llaneros solitarios) se dan de la mano. Todo para lograr un divertimento sustentando en los musculosos brazos de sus protagonistas.

“Voy a reducir este puto sitio a cenizas contigo dentro” (Ray Breslin)

plan-de-escape-ray-breslin

Poco importa que el film costara sólo 50 millones de $, lo que en los 90 sólo llegaría para pagar los cachés de sus dos protagonistas. Pero hoy día, los tiempos han cambiado. La vejez ha dado a estos dos “hombres de acero” un asentamiento en sus principios que les lleva a dejar de lado sus egos, para juntarse y pasar un buen rato frente a la cámara. Esto se traslada de forma excepcional al espectador. Un espectador que, irremediablemente, resulta hipnotizado por las imágenes que se le muestran. Una cinta filmada sin alardes, con inteligencia en su guión y mezclando el actioner de antaño con el sub-género de fugas de siempre. De esta manera, se va mostrando cómo se traza un plan para burlar la seguridad de una tumba mortal creada por la perversa mente de un sobresaliente villano, tan pérfido como elegante, Jim Caviezel.

‘Plan de escape’ también sabe plegarse a la edad de sus protagonistas y estos no intentan hazañas imposibles. Por ello, es mayor el tiempo de diálogo y el que tardan en crear su plan de huida, que el que ocupan en pelearse entre ellos, repartir plomo o poner firmes a otros presos o a los guardias. Entre medias, una set piece ejemplar de suspense que lleva a Breslin por los conductos de la prisión hasta el fatal descubrimiento del lugar en donde está asentada la cárcel. Luego regresa el turno de las sentencias verbales y el humor socarrón (ver el mapa que le dibuja Rottmayer al alcaide). Todo ello manejando notablemente los tempos y manteniendo bien firmes los resortes que sustentan el género de tipos duros que ambos colosos forjaron años atrás. Finalmente, llegado el momento de hacer saltar todo por los aires, ambos tendrán sus consabidos momentos de gloria.

“Que tengas un buen día; capullo” (Rottmayer)

plan-de-escape-emil-rottmayer

Pocas pegas se le pueden poner al film en esta crítica de Plan de escape, quizás, el hecho de que ni Stallone ni Arnold tengan un rival físico a su altura en su contra, más allá de la terrible prisión en donde ambos están encarcelados. Lástima de presencia la de Vinnie Jones en un papel que no termina de resultar todo lo odioso que debería. Todo lo contrario que un magnífico Jim Caviezel. Actor declarado por toda la eternidad como maldito de Hollywood, tras ser el protagonista deLa pasión de Cristo (Mel Gibson, 2004). Esto es algo de lo que decide reírse en diversos momentos del film, cuando varios presos se dirigen a él usando términos religiosos.

Sam Neill, otro veterano venido claramente a menos, se pasea por la película dando vida al atormentado doctor de la prisión. Un hombre que parece haber olvidado el juramento hipocrático que le llevó a ganarse su bata blanca. El rapero y horroroso actor, Curtis ’50 Cent’ Jackson, también tiene su pequeña participación. El suyo es un rol que se limita a llenar los huecos de información que deja la trama. No hay que olvidar tampoco las intervenciones de Amy Ryan y Vincent D’Onofrio como compañeros de la agencia de Breslin.

plan-de-escape-hobbs

En resumidas cuentas.
‘Plan de escape’ es un divertimento claramente ganador sustentando sobre los musculosos hombros de sus dos emblemáticas estrellas. Un ejemplo de cine de género, hecho para el gran público y que recuerda a films para toda la familia como ‘Mentiras arriesgadas’ oPánico en el túnel’.

Tráiler de Plan de escape