La primera película de Sean Penn
Comparte con tus amigos










Enviar

El intérprete que hoy nos ocupa tiene en su casa dos Oscars. Dos estatuillas al mejor actor a las que sacar brillo si es que se aburre. Aunque con su vida, nada tranquila, supongo que nunca estará ocioso. Rebelde, polémico y durante casi un lustro maldito. Director, guionista, entrevistador de políticos, dictadores y narcotraficantes. Ex-marido de una diva del pop. Hoy rescatamos y recordamos…

La primera película de Sean Penn

En 1981, y tras una serie de apariciones en televisión, Sean Penn debutó en la gran pantalla con Taps, más allá del honor (Harold Becker). Cuando se filmó esta película el intérprete apenas contaba con apenas 19 años. Al ver la luz el film, Penn ya había terminado de rodar ‘Aquel excitante curso’ (Amy Heckerling 1982). Además estaba a punto de meterse a filmar ‘Bad Boys’ (Rick Rosenthal, 1983).

Pero volvamos a ‘Taps’. Lo que tenemos delante es un drama antibelicista en el que Penn da vida al cadete Alex Dwyer, un tipo bastante cachas para su edad y con una pose y cara de estar a punto de perder la cabeza. Su rol en la película vendría a ser el cuarto en importancia tras los de George C. Scott (General Bache), Timothy Hutton (Brian Moreland) y Tom Cruise (David Shawn).

Recordemos el argumento: “La academia militar de Bunker Hill lleva más de 140 años adiestrando a jóvenes para que se conviertan en hombres de honor y soldados. Lastimosamente no podrá llegar a los 150, cuando al General Baches le sea comunicado el cierre inmediato de la instalación. Sus terrenos han sido vendidos para que allí se levante un complejo de apartamentos. Sin embargo, los reclutas rápidamente se sublevan ante la situación, y deciden tomar el control de la instalación y las armas… pero la súbita desaparición de Baches y una serie de tristes sucesos hacen que el tema se les escape de las manos”. (Cineycine).

Curiosamente, ‘Taps’ fue la segunda película de Tom Cruise. La primera con un rol de importancia tras su papel de apenas dos escenas en ‘Amor sin fin’ (Franco Zeffirelli, 1981). Esta última se estrenó apenas dos semanas antes que ‘Taps’. Y, curiosamente, el principal valor joven de ‘Taps’ era Timothy Hutton, quien había ganado un Oscar dos años antes. Hoy día nadie se acuerda de él, y anda hundido en telefilms desde hace más de una década. En cambio, Cruise y Penn son estrellas de Hollywood sin paliativos.

Tras su paso por la academia de Bunker Hill, Penn firmaría los dos largometrajes ya citados en el primer párrafo, siendo ‘Aquel excitante curso’ la cinta que le daría el espaldarazo como joven promesa del séptimo arte. En 1985, volvería a trabajar junto a Timothy Hutton en la cinta criminal ‘El juego del halcón’ (John Schlesinger). Hutton seguía siendo el cabeza de cartel, pero el público comenzaba a vislumbrar que Penn acabaría llegando mucho más lejos.

Su carrera estuvo a punto de irse al traste al enamorarse perdidamente de Madonna, la reina del pop. Esta fue una relación tremendamente tormentosa para ambos. Duraron juntos cuatro años, pero casi acabaron muertos o en la cárcel. El que peor parado salió de la relación fue Penn. El actor fue señalado por abusos y malos tratos (pasó incluso 27 días en prisión por desorden público y vandalismo tras una pelea con la cantante).

A raíz de su frustrada relación, Penn se estancó y además nadie quería contar con un joven problemático que, supuestamente, era un maltratador. Algo que no arregló ni la propia Madonna dedicándole la canción “Hasta que la muerte nos separe” (True Blue). Más de treinta años después de su separación, la diva confesaría que algunos hechos fueron tergiversados deliberadamente por ella, presa de la rabia al ser abandonada por el actor. Al mismo tiempo, la cantante admitía que este seguía siendo el amor de su vida.

No fue hasta entrados los años noventa que pudo recuperar su crédito como actor protagonista. Lo consiguió gracias a una tremebunda transformación física en ‘Atrapado por su pasado’ (Brian De Palma, 1993). Su papel como el corrupto abogado David Kleinfeld le valió el reconocimiento del gran público y de la crítica, y consiguió la nominación al Globo de Oro. A partir de ahí ya encadenó éxitos y nominaciones con películas como ‘Pena de muerte’ (Tim Robbins, 1995), Yo soy Sam (Jessie Nelson, 2001) o ‘Mystic River’ (Clint Eastwood, 2003). Esta última le valió su primer Oscar. Al que sumaría luego el conseguido por ‘Mi nombre es Harvey Milk’ (Gus Van Sant, 2008).

En el plano sentimental y familiar, además de haber estado casado con Madonna. Penn también pasó por la vicaría con la actriz Robin Wright. Con Robin permaneció unido durante catorce años y tuvo dos hijas. Su madre es la actriz Eileen Ryan. Y su hermano menor también era actor, Chris Penn, que murió en 2006 con cuarenta años por un problema congénito en el corazón.

Y hasta aquí nuestro rescate de hoy con La primera película de Sean Penn. Cerramos los “remembers” hasta una próxima ocasión. Permanezcan atentos, nunca se sabe quién puede ser nuestro próximo invitado o invitada enLa primera película”.