La mosca
Comparte con tus amigos










Enviar

David Cronenberg dirigió en 1985 un remake de la película de Kurt Neumann The Fly (1958). Rápidamente el film de Cronenberg fue catalogado como una obra maestra del género de terror y ciencia ficción, dejando prácticamente por los suelos al film de Neumann. La Mosca es una película que hizo historia por su aterrador planteamiento, y que sin duda, causó furor por sus impresionantes efectos especiales. Imprescindible… inolvidable… genial.

«Ten miedo… mucho miedo».

La Mosca

Crítica de La mosca

Pocas veces un remake logra superar al film original, y cuando eso sucede es porque se trata de una grandísima película. La Mosca versión Cronenberg toma como base el argumento principal del film de Neumann, pero luego el director cambió por completo el planteamiento de la historia, dándole un toque realmente aterrador, más énfasis dramática y añadiendo secuencias realmente grotescas que rozan el gore más duro, por ello seria imposible clasificar la película con un sólo género… ya que tiene terror, drama y ciencia ficción a partes casi iguales. Aunque estos tres elementos son esenciales en el transcurso del film, la película sin duda se caracteriza por sus increíbles efectos especiales y por sus fuertes dosis de gore (como suele ser habitual en las primeras películas de éste director).

La Mosca

Si en el film original el científico intercambia su cabeza con la de una mosca, aquí ocurre algo muy diferente… científico e insecto se fusionan en un sólo ser, mostrando al espectador una serie de escalofriantes mutaciones que progresivamente se van acentuando hasta transformar al protagonista en un ser completamente diferente, un ser cruel, terrorífico y sin ningún tipo de piedad. Pero la base principal de la historia es sin duda su contexto dramático, ya que todo gira en torno al triste romance que viven científico y periodista, un romance que luego se va esfumando trágicamente debido a la pérdida total de la identidad del protagonista, haciendo incluso daño a la mujer que ama por tal de intentar recuperar parte de su aspecto original. Desde luego es una historia que estremece.

 La Mosca

Los increíbles efectos especiales son fruto de Chris Walas (que más tarde dirigió la infravalorada La Mosca 2), unos efectos especiales que alcanzaron su mayor efectividad no sólo con la criatura en si, sino con la progresiva transformación del protagonista, haciendo de este film uno de los más repulsivos y grotescos de la historia del cine, con escenas tan abrumadoras como la del enorme chorro de pus que sale de una uña o el desprendimiento de numerosas partes corporales, por no hablar de la escalofriante transformación final… pero en general todos los efectos son sobresalientes (el paseo que se da Jeff Goldblum por el techo de la habitación… cómo destroza una columna a puñetazos, o sin ir más lejos, el diseño de las cabinas… aterrador).

La Mosca

En resumidas cuentas

Resumiendo la presente crítica de La mosca, nos encontramos ante una obra maestra de los pies a la cabeza, sin duda una de las mejores películas de Cronenberg y la mejor actuación de Jeff Goldblum. Ambos lograron que cada vez que se habla de La Mosca todo el mundo recuerde ésta película y no la de 1958, y eso es toda una hazaña.

La Mosca