El círculo
Comparte con tus amigos










Enviar

Caritas sonrientes, smiles, satisfacción de 100, partipación social, fiestas en comunidad, contenidos compartidos… Emma Watson está a punto de entrar en una especie de campus de la felicidad de las nuevas tecnologías. Una especie de red social única, tecnológica y humana conocida como… ‘El círculo’.

“Compartir es querer”.

el-circulo-emma-watson

Crítica de El círculo.
Nuevamente tenemos entre manos una película basada en un libro, en esta ocasión la obra adaptada es ‘The Circle’ (El círculo), escrita en 2013 por el autor estadounidense Dave Eggers. En sus líneas se nos sumerge en una trama muy actual en la que exponemos todos nuestros datos y privacidad al público y a las empresas de Internet. En cierta manera, estas ideas de Eggers ya han sido tratadas, de un modo u otro, en diferentes épocas y novelas… lo destacado, en este caso, es trasladarlas a nuestra actual vida cotidiana.

En relación a lo anterior, la temática expuesta en la película es algo que sentiremos totalmente cercano y que nos sumergirá de inmediato en el film con aspectos de nuestro día a día: internet, los SMS, los seguidores, las redes sociales, la intimidad… todo ello en un entorno empresarial absolutamente paternalista y tramposo. Un entorno que se termina por hacer dueño de la vida pública y privada de sus empleados como si de una secta se tratara, tan es así que los trabajadores de “El Círculo” pasan a denominarse a sí mismos como “circulistas”, teniendo su propio credo y/o lema: “Compartir es querer” y alejarse del mismo no está mirado con buenos ojos.

“El círculo” como aplicación viene a ser una especie de “todo en uno” de conocidas herramientas actuales, a saber: Amazon, Facebook, YouTube, Apple… y el idílico campus en el que viven y trabajan los “circulistas” fue desarrollado en un solar vacío de Playa Del Rey en California. De esta labor se ocupó el diseñador de producción Gerald Sullivan con el apoyo del director James Ponsoldt.

el-circulo-tom-hanks

El guión fue escrito por el propio director, James Ponsoldt, contando con la revisión del mismo Dave Eggers, y nos plantea un debate muy claro: publicidad o privacidad. Esta cuestión se estructura en tres partes: el comienzo con el acercamiento a Mae y a su familia y su ingreso en “El círculo”, su exposición pública a través de una especie de GH en vivo y en directo, y la conclusión de todo lo anterior. En este sentido, Los dos primeros tramos del film son los más atractivos y trabajados, pues nos llegamos a sentir como si fuéramos la propia protagonista y fuéramos descubriendo un entorno laboral “único” y nuevo… Sin embargo, el final de la cinta no está a la altura de lo anterior, ya que la conclusión se torna demasiado rápida, no ahonda en todo lo que se podía haber prometido y te deja una sensación de haber visto una buena jugada cuyo remate no ha estado a la altura.

Tampoco está conseguido el somero retrato que se hace de algunos personajes, es el caso del interpretado por John Boyega, en el que entiendo que no se profundiza todo lo que hubiera sido deseable… es más, “maquinitas tecnológicas” como la SeeChange o la SeeSearch quedan mejor desarrolladas.

el-circulo-see-change

“Lo oiremos y lo veremos todo”. GH.

El reparto de ‘El círculo’ es muy atractivo, pero a la hora de la verdad es Emma Watson la que lleva todo el peso del film interpretando a Mae, una joven teleoperadora muy bien formada, que vive con sus padres y a la que se le presenta la oportunidad de su vida.
Al respecto de su actuación, tengo que decir que aquí me ha convencido plenamente a lo largo de los 110 minutos de duración y sin bajones por su parte. Ella es el alma del film, en todo momento nos sentimos a su lado y experimentamos sus mismas sensaciones y la vemos cambiar.

Con menos minutos queda Tom Hanks que es el segundo nombre importante en el póster. No es ninguna sorpresa decir que Hanks lleva a cabo una buena labor con un personaje que le sienta como un guante, el del gurú Eamon Bailey, un “visionario” que ha crecido junto a su empresa y al que su empatía le permite dirigirse a las masas para vender y convencerles de sus ideas. Su socio en la sombra es Stenton, interpretado por Patton Oswalt y que viene a ser “la parte menos social y abierta de Bailey”.
Por su parte, John Boyega es Ty, el joven creador de TruYou, la red social que lo inició todo y a partir de la cual Bailey, Oswalt y él mismo se hicieron millonarios e importantes. Poco se puede decir de Boyega pues aparece en contadas escenas y con pocas líneas de diálogo. Como su personaje, en el film, se encuentra en un total segundo plano y en la oscuridad.

el-circulo-protagonistas

En el apartado de las amistades tenemos a Karen Gillan y Ellar Coltrane. La primera lleva a cabo una buena y espontánea interpretación como Annie, la mejor amiga de Mae y la que la introduce en “El círculo”. Y el segundo da vida a Mercer, un exnovio que no quiere saber nada de las nuevas tecnologías y que será pasto del “cebamiento” de manera colateral…

Finalmente, apariciones de Glenne Headly y Bill Paxton como los padres de Mae. Cabe dejar constancia que esta fue la última película de Paxton antes de fallecer el pasado 25 de febrero. En este último rol destacó su naturalidad compartida con Headly, mostrándose además sin ningún tipo de exageración y/o teatralidad como padre y esposo enfermo de esclerosis múltiple.

el-circulo-bill-paxton

En conclusión.
Finalizo ya esta crítica de El círculo, un film que prometía ser un gran thriller y que funciona bastante bien en sus dos primeros tramos… pero al llegar al final todo está a punto de derrumbarse por una resolución demasiado torpe que, claramente, no satisface las expectativas que uno había ido generándose a lo largo del metraje. No obstante, debería hacer reflexionar a aquellos que han convertido su vida en una red social con “mogollón de amigos y/o seguidores”…