El cascanueces y los cuatro reinos
Comparte con tus amigos










Enviar

Disney le da a Mackenzie Foy la primera gran oportunidad de su corta carrera. La joven actriz vivirá una mágica aventura de fantasía convertida en Clara Stahlbaum. Flores, copos de nieve, dulces y ratones. Es el momento de conocer la mitología de… ‘El cascanueces y los cuatro reinos’.

“Todo cuanto necesitas está dentro”

Crítica de El cascanueces y los cuatro reinos

Esta nueva producción Disney está basada en ‘El cascanueces y el rey de los ratones’. Este es un cuento muy popular que fue escrito por Ernst Theodor Amadeus Hoffmann en 1816. En 1892 el cuento sería adaptado al ballet con música de Piotr Ilich Chaikovski con coreografías de Marius Petipa y Lev Ivanov. Esta danza se ha convertido, por derecho propio, en una de las más famosas y representadas en la historia del ballet.

De llevar el cuento/ballet al cine se han ocupado el sueco Lasse Hallström y el americano Joe Johnston. La sensibilidad y la eficacia son dos adjetivos que los definen bien a cada uno. La sensibilidad (Hallström) queda reflejada en Clara y la eficacia (Johnston) en las secuencias de aventuras y acción. En estas últimas destaca la pericia y experiencia de Johnston estando todas muy bien filmadas, algo que ya es una buena costumbre en sus trabajos. Por otro lado, destaca la honestidad de la cinta ya que lo que ofrece su tráiler es lo que vemos luego en pantalla.

El guión ha sido escrito por Ashleigh Powell que firma su primer libreto para cines. Lo que nos ofrece es una mágica aventura infantil. Una aventura con el alma sencilla y fantástica de aquellas cintas que veíamos cuando éramos niños. Aquí la protagonista pasa la mayor parte del metraje buscando la llave que abra su regalo. Esa búsqueda es lo que nos trae la aventura conociendo mundos ocultos y variopintos personajes. Clara interaccionará con todos ellos y seremos testigos de todo tipo de secuencias: humor, acción, misterio…

Por supuesto, el ballet no faltará a la cita. Podremos ver la mítica danza representada un par de veces a lo largo del metraje. La primera en una representación a la que es invitada Clara por el Hada de Azúcar para que conozca la mitología de los cuatro reinos. La segunda sirve de elegante cierre a los títulos de crédito. La estrella de ambas representaciones es Misty Copeland, la principal bailarina del American Ballet Theatre. La propia Disney ha publicitado su presencia y talento otorgándole uno de los pósters de personajes del film.

Evidentemente, la música juega un papel fundamental no sólo en la danza, sino también en toda la película. El prestigioso James Newton Howard es el compositor entregando una banda sonora que suena claramente a magia y cuento de Navidad.

Si por algo va a sobresalir este film es por su descarado estilo “barroco”. Toda la película es, para lo bueno y lo malo, un recargadísimo ornamento de 99 minutos. Los vestidos, los escenarios, los edificios… Todo está tan trufado de adornos y brillo que terminan por resultar cargantes. Por ejemplo, las vestimentas de Shiver, Hawthorne y el Hada de Azúcar nada tienen que envidiar a aquellos delirantes vestidos que Effie Trinket lucía en la saga de ‘Los juegos del hambre’. La responsable de este guardarropa de “dibujos animados” es Jenny Beavan, modista ganadora de 2 Oscars.

También destaca la película por el uso del color para ambientar. En pantalla podremos ver una amplia gama de colores usados en sus tonos más intensos. El más predominante es el rojo (empleado en paredes, casacas, frutas…). Además, cada personaje se individualiza claramente por su color. De esta forma, Clara es el azul violeta, Hada de Azúcar el rosa claro y Philip el rojo (por citar algunos ejemplos).

“Hay viajes que debes emprender sola”. Un mundo de fantasía.

La protagonista principal e indiscutible es Mackenzie Foy. Esta joven actriz ya destacó cuando apareció siendo una niña enAmanecer: Parte 2 (Bill Condon, 2012). Posteriormente se ha ido consolidando interviniendo en películas importantes como The Conjuring (James Wan, 2013) e Interstellar (Christopher Nolan, 2014). Esta cinta de ‘El cascanueces’ es su gran oportunidad y la ha sabido aprovechar. Foy enamora a la cámara por la contagiosa inocencia y dulzura de su rostro y expresiones. Además, también dota de valentía, inteligencia y decisión a Clara. Su labor sostiene por completo al film en el apartado interpretativo.

Jayden Fowora-Knight es quien acompaña a Clara en su viaje por el mundo oculto. Este joven actor da vida al soldado Phillip y bien se puede decir que es el coprotagonista. Su labor es de apoyo a Mackenzie Foy y la cumple correctamente. Cabe decir que esta es su segunda película tras una breve aparición en Ready Player One (Steven Spielberg, 2018).

De entre los intérpretes adultos que arropan a esta joven pareja destacan Keira Knightley y Helen Mirren. Knightley realiza una interpretación intencionadamente cursi como el Hada de Azúcar. Por su parte, Mirren es todo lo contrario, se deja ver en el tramo final como la endurecida madre Ginger.

Otros veteranos como Eugenio Derbez (Hawthorne) y Richard E. Grant (Shiver) pueden contar con los dedos de una mano sus minutos en el film. Lo mismo sucede con Morgan Freeman en su papel del padrino Drosselmeyer. Su personaje es importante y extravagante, pero no así sus minutos (quedan repartidos al principio y al final). Finalmente, Matthew Macfadyen (padre), Ellie Bamber (hermana mayor) y Tom Sweet (hermanito) forman la familia de Clara.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de El cascanueces y los cuatro reinos. Este es un perfecto ejemplo de película que ofrece lo que da su tráiler. Su inocente espíritu nos traslada a épocas pasadas en las que nos sentábamos delante de la tele a descubrir nuevos y fantásticos mundos. Entretenimiento mágico, ornamento visual, y la dulce y decidida Mackenzie Foy son las bazas de esta navideña propuesta.

Tráiler de El cascanueces y los cuatro reinos