Dredd
Comparte con tus amigos










Enviar

Ámerica es un erial de radiación. La población vive hacinada en ciudades de cientos de kilómetros de extensión protegidas por gigantescos muros antirradiación. En estas circunstancias, un cuerpo de élite es el que vigila el cumplimiento de la Ley y el Orden. Ese cuerpo de élite es conocido como Los Jueces. Y el Juez más duro e implacable de todos es… ‘Dredd’.

“Si no obedeces, la Sentencia es la muerte”.-Dredd.

Dredd

Crítica de Dredd

Algunos se preguntarán: “¿guarda alguna relación esta película con la que en el año 1995 protagonizó Sylvester Stallone?” Bien, pues vista la misma cabe decir que en algunos aspectos bien podría ser una precuela del film protagonizado por Stallone. Por ejemplo: aquí las motos de los Jueces no son tan modernas como en la cinta dirigida por Danny Cannon, no hay transportes voladores, los vehículos que aparecen en la película no son modernos y bien podrían pasar por vehículos actuales y, finalmente, la vestimenta de los propios Jueces no resulta tan atractiva y, por así decirlo, “moderna o estilizada” como en aquel film, de hecho, en esta cinta los Jueces bien parecen agentes antidisturbios.

Los aspectos anteriores son algunos ejemplos más o menos llamativos comparando el diseño de producción de ambos films. En consecuencia, un servidor piensa que bien podríamos tomar ‘Dredd’ como una precuela de ‘Juez Dredd(su título ya parece incluso indicarlo así, y además el propio Karl Urban lanza una frase exacta a la que Stallone pronunció en ‘Juez Dredd’ cuando estaba siendo juzgado…), es más, si me la vendieran de esta forma no tendría mayores inconvenientes en creerlo y aceptarlo.

Yo soy la Ley”.-Dredd.

Dredd

Centrándonos ya en lo que ‘Dredd’ nos ofrece cabe decir que nos encontramos ante un film “barato”, violento, sucio y con un ritmo narrativo no del todo conseguido ya que empieza francamente bien para luego, poco a poco, ir perdiendo interés.

La cinta es “barata” y eso se nota en que en términos de “espectacularidad visual” no puede competir con el film de Danny Cannon, es por ello que quizás también se optara por dar a la misma un toque “actual”, huyendo de los espectaculares diseños de vehículos y centrando básicamente casi toda la acción del film en un bloque de edificios. Un bloque de edificios sucio, grasiento, opresivo y con ninguna estancia que pueda resultar algo atractiva a los ojos del público.

Dredd

La película también resulta (afortunadamente) violenta y sangrienta con muchas escenas en las que los malosos son liquidados de manera explícita (a modo de ejemplo, un facineroso es liquidado por Dredd disparándole una bengala a la boca con su legislador personal), y contando con unas secuencias de acción bien filmadas para deleite de los que somos amantes de la acción pura y dura (ya era hora que en un film actual este tipo de escenas se rodaran bien, no cuesta tanto como demuestra el director Pete Travis). Sin embargo, cabe decir que, por el contrario, el film no termina de mantener una misma línea de interés a lo largo del metraje. En este sentido contamos -como ya indiqué unos párrafos más arriba- con un inicio muy prometedor pero que no logra mantener el mismo nivel a medida que la cinta va avanzando.

Es de destacar también el guión de la película escrito por Alex Garland. Un guión en el que no podían faltar una retahíla de sentencias y frases durísimas que son escupidas bárbaramente por un Karl Urban muy eficaz en su papel de Dredd. Resaltar que Garland escribió varias versiones del guión. En sus primeras versiones llegó incluso a usar al Juez Muerte como enemigo principal en la cinta. Finalmente, estas versiones fueron desechadas por el propio guionista en pro de una historia más sencilla, una historia que recogiera, de algún modo, “un día cualquiera en la vida de Dredd”.

“Fin de la negociación”.-Dredd.

Dredd

Además, Garland y Pete Travis se las apañan bastante bien para “salpicar” el film con varias escenas grabadas en “slow-motion”, esto es, a cámara súper lenta para que todo el mundo me entienda. Son escenas en las que se intenta reflejar como es el estado físico y mental en el que se encuentran los desgraciados que “se colocan” con una nueva droga denominada Slo-Mo, una droga que se inhala y con la que la malvada Ma-Ma “está haciendo su agosto” en MegaCity-1 (como podéis ver, el nombre de la droga es todo un guiño a la forma de grabar las escenas).

Ma-Ma

“Ciudadanos de PeachTrees esto es la Ley”… Hay un nuevo Dredd en la ciudad.

Tres son los protagonistas principales de este film y sobre los que se construye toda la historia, a saber: Karl Urban, Olivia Thirlby y Lena Headey.

Kart Urban se mete bajo el casco de Dredd. Dredd es el mejor, el más implacable y el más duro de todos los Jueces de MegaCity-1. La verdad es que hay que reconocerle a Karl Urban que se marca un muy buen papel como Dredd. Antes de ver el film tenía muchas dudas acerca de su labor en la cinta con este personaje… pero el resultado final es muy notable en este aspecto. También es cierto que no es un papel excesivamente complicado de interpretar, ya que Dredd básicamente es un ejecutor inexpresivo con un casco que no se quita jamás… pero bueno, “al Cesar lo que es del Cesar” que se dice, y Karl Urban destaca muy positivamente como Dredd (para confirmar lo que digo no tienen más que ver el film en VO).

Pero si Karl Urban destaca como Dredd, no puedo decir lo mismo de sus compañeras de reparto. Por un lado, tenemos a Olivia Thirlby como la novata Anderson, asignada como su nueva compañera para ser evaluada. Olivia no logra que empaticemos totalmente con su personaje, pese a su dramático pasado y origen, y resulta un poco fría. ¡Vaya! con Dredd en este aspecto ya teníamos bastante… Y, por otro lado, nos encontramos a Lena Headey que como la villana Ma-Ma no llega dar completamente la talla con un personaje vacío de carisma y presencia en pantalla. Uno la ve y pesan más las leyendas que se cuentan sobre su personaje que ella misma…

“En algún lugar del bloque hay dos Jueces: los quiero muertos”.-Ma-Ma.

Dredd

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Dredd, un film que tiene sus mejores bazas en sus sangrientas escenas de acción bien filmadas, su sucia ambientación en el bloque de Ma-Ma y en un Karl Urban que cumple muy positivamente en su papel de juez, jurado y ejecutor. Más allá de esto, y teniendo en cuenta el presupuesto del film, no creo que sea necesario exigirle mucho más a esta cinta que cumple lo que promete y lo cumple bastante bien.

Curiosidades.
-Los derechos fílmicos de Juez Dredd eran propiedad de Rebellion. Al frente de esta compañía están Jason y Chris Kingsley que exigieron por contrato que en ningún momento de la película Dredd se quitara el casco.
-Nada más llegar al rodaje Karl Urban fue llevado a un campamento de instrucción durante dos semanas y media. Allí le prepararon en el uso de armas, movimiento técnico, aprender a moverse en un tiroteo, aprender a detener y arrestar a delincuentes, atravesar puertas…
-La moto de Dredd (‘Lawmaster’) está basada en una moto de 500 cc, con un enorme armazón por encima, ametralladoras, una distancia entre ejes ampliada y los neumáticos más gruesos que se pudieron encontrar.
-El Legislador de Dredd es un arma plenamente operativa, basada en un sistema de 9 mm, que dispara de verdad y puedes cambiarla a automática o semiautomática.

“Sentencia: pena de muerte”.-Dredd.

Dredd