Cómo entrenar a tu dragón 3
Comparte con tus amigos










Enviar

En 2010 nos adentramos en un lugar llamado Isla Mema y allí conocimos a personajes inolvidables. Cuatro años después, en 2014, los vimos enfrentarse a temibles enemigos y afrontar una trágica pérdida. Ahora regresan para poner el broche final a su historia. Ya los conocéis. Ellos son Hipo y Desdentaó y esto es… ‘Cómo entrenar a tu dragón 3’.

“Algún día te meterás en una pelea que no podrás ganar”.-Bocón.

Crítica de Cómo entrenar a tu dragón 3

El director y guionista Dean DeBlois pone aquí su punto y final a la trilogía de Hipo y Desdentaó. Una aventura que inició en 2010 con Cómo entrenar a tu dragón y que continuó en 2014 con Cómo entrenar a tu dragón 2’. Ambas películas sendas joyas de la animación reciente y recompensadas con 3 nominaciones a los Oscars. Tras abandonar Disney, donde dirigió ‘Lilo & Stitch’ (2002), para DeBlois la importancia de estos films ha sido máxima. Él mismo así lo manifiesta: “Hipo y Desdentaó, sus amigos e historias suponen para la gente una vía de escape que nunca imaginé. Para los fans son un consuelo en un mundo en el que hay tanto rechazo. Me doy cuenta de nuestra responsabilidad y de tenerlos en cuenta en todas nuestras decisiones”.

Cressida Cowell, la propia creadora del libro original, reconoce la gran labor de Dean DeBlois: “No tengo palabras para expresar lo afortunados que hemos sido de contar con alguien al timón como Dean DeBlois. Él tiene una visión creativa capaz de contar una historia visualmente, pero también con emoción. Dean ha sido capaz de expresar la acción y el corazón”.

Tras el merecidísimo reconocimiento a la labor de Dead DeBlois paso ya a comentar ‘Cómo entrenar a tu dragón 3’. Esta tercera parte, aun siendo muy buena, queda algunos escalones por debajo de sus predecesoras. La primera entrega nos sorprendió por la magia de un mundo de humanos y dragones y la entrañable amistad de Hipo y Desdentaó. La segunda logró mantener el nivel de excelencia gracias a dos nuevos personajes. Me refiero a la misteriosa Valka y al impresionante villano que fue Drago. Todo eso sin contar su increíble momento dramático. Pues bien, parte de que esta última entrega no alcance la excelencia se debe a Valka y al nuevo villano.

Valka es un personaje muy atractivo y todavía podía dar más de sí… pero aquí pierde importancia de manera alarmante. Y lo peor es que básicamente queda para ser la referencia de cierto gag de enamoramiento por parte de Patapez. Por su parte, el nuevo villano llamado Grimmel pienso es el fallo más importante del film. Lo cierto es que empieza bastante bien con su presentación ante los tramperos. También destaca por ese intento de convertirlo en una especie de reverso oscuro de Hipo. Algo que él mismo llega a sugerir en un momento determinado. Sin embargo, y según avanza el metraje, te vas dando cuenta que no es tan fiero ni inteligente como pareciera. No diré que sólo es fachada pero casi… Así las cosas, termina siendo muy inferior al impresionante Drago que era parte muy importante del plus del segundo film.

Donde si logra triunfar esta tercera parte es en sus temáticas. La película ahonda en el amor, el liderazgo, la convivencia y el hogar. El amor y el liderazgo van íntimamente relacionados. Amor es lo que sienten Hipo y Astrid el uno por la otra y viceversa. Sin embargo, se muestran reticentes a dar el paso final. Y liderazgo (responsabilidad) es lo que tiene que afrontar más que nunca Hipo tomando decisiones difíciles para su comunidad y para los dragones… Y aquí es donde este tema se une con el amor, porque Astrid jugará un papel importante apoyando a Hipo y ayudándole a confiar en sí mismo. Finalmente, la convivencia y el hogar se muestran de manera muy clara entre humanos y dragones. Aunque, como siempre sucede en la realidad, hay sujetos dispuestos a dinamitar la paz social. En este caso son los tramperos y Grimmel.

Los temas que acabo de citar en el párrafo anterior no son exclusivos de los humanos. Estas temáticas también están representadas en los propios dragones. Así pues, amor es lo que se despertará en “Desdentaó” al conocer a la preciosa “Furia Diurna”. Liderazgo es el que asume el propio “Desdentaó” respecto a los dragones. Finalmente, la convivencia y el hogar es la ya referida entre los humanos de Isla Mema y los dragones. Atención al nuevo hogar de estos últimos y al típico mensaje de que la casa está donde está uno: “Nosotros somos Isla Mema”. Como vemos, estas buenas temáticas las tenemos en el film por partida doble. Muy buenos valores y educación la que se enseña a los pequeños de la casa (y también a los mayores).

Por supuesto la película resalta mucho en la animación. En este campo mantiene el excelente nivel de las anteriores e introduce mejoras gracias a las técnicas “Primo” y “MoonRay”. Estas son dos potentes herramientas de animación que permiten mostrar en pantalla gran cantidad de personajes y numerosos detalles. Como ejemplo basta con ver la secuencia de la comida en el salón de Isla Mema con gran cantidad de vikingos interactuando.

Es obligado destacar también la hermosura de la “Furia Diurna”, la dragona blanca de la que se enamora “Desdentaó”. Básicamente es como este último sólo que en una atrayente versión femenina. Su color es un blanco totalmente angelical con delicados puntitos fluorescentes. Precisamente los colores fluorescentes y tremendamente vivos y llamativos son los que inundan el mundo oculto de los dragones. Visitarlo es dejarte, como a los protagonistas, con la boca abierta. La pena es que allí se pasarán pocos minutos y se explora poco.

“Nunca has visto a nadie como yo”. Isla Mema Forever.

En los personajes seguimos contando con Hipo (Voz de Jay Baruchel) y Desdentaó. Ambos deben asumir nuevas responsabilidades derivadas de su liderazgo. Estas hacen mella especialmente en Hipo. Por su parte, el amor irrumpe en Desdentaó atontándolo un poco. Para cumplir como líder nuestro joven vikingo tiene el apoyo más firme en Astrid (America Ferrera) que siempre da un paso firme en su favor al tiempo que le ayuda a superar las dudas. Eso sí, en el amor se hace la dura… Mucho apoyo es también el que recibe Hipo de Valka (Cate Blanchett). Ahora bien, como inteligente madre que es… se da cuenta que Astrid es ya más fundamental que ella. Finalmente, en flashbacks al pasado nos encontramos con la vuelta de Estoico (Gerard Butler) dando buenos consejos a un infante Hipo.

El resto del grupo de amigos de Isla Mema tampoco faltan a la cita. Aquí tenemos a Eret (Voz de Kit Harington) ya como uno más de la banda dando su soporte a Hipo. No faltan tampoco Brusca (Kristen Wiig) y Brutacio (Justin Rupple), este último ofreciendo “sabios consejos” a Hipo sobre el amor. También regresa Patapez (Christopher Mint-Plasse) cuestionando algo el liderato de Hipo y enamorado de Valka. Por supuesto que Bocón (Craig Ferguson) sigue apoyándole. Finalmente, el villano de la función es Grimmel del cual ya he dejado mi parecer con anterioridad. Le presta su voz el veterano actor F. Murray Abraham.

En conclusión.
Finalizo esta crítica de Cómo entrenar a tu dragón 3. Esta es una película que, aun no estando a la altura de las dos primeras (algo casi imposible), resulta un buen, sentido y bonito cierre para una trilogía inolvidable. Desde aquí doy las gracias a Dean DeBlois por haber compartido con nosotros estas grandes historias de vikingos y dragones. De sentimiento, convivencia y tolerancia. Y de muchas cosas más… ¡Gracias Míster DeBlois!

Tráiler de Cómo entrenar a tu dragón 3