Batman: Gotham a luz de gas
Comparte con tus amigos










Enviar

Película basada en el cómic homónimo, el primero de la línea “Otros Mundos”. Nos situamos en el siglo XIX donde Jack el Destripador campa a sus anchas en Gotham. Para detener su ola de asesinatos “El mejor detective del mundo” deberá capturarlo lo antes posible. Bienvenidos a ‘Batman: Gotham a luz de gas’.

Crítica de Batman: Gotham a luz de gas

No sé cuántos conocerán la línea de cómics de DC “Otros Mundos/Else Worlds”. Se trata de historias fuera de la continuidad del universo DC que presentan su propia trama. Quizás una de las más famosas, sino la que más, es ‘Kingdom Come’. Estas aventuras son oportunidades para que los guionistas hagan uso de los personajes de DC que quieran y cuenten lo que les plazca, ya que no afecta al Universo DC como tal.

‘Batman: Gotham a luz de gas’ (Batman: Gotham by Gaslight) fue el primer cómic que se desarrollara bajo ese concepto y que llevara ese sello. Se puso a la venta en 1989 y contaba con guión de Brian Augustyn y dibujos de Mike Mignola. Es en esta obra en la cual se basa esta nueva película del sello animado de WB/DC.

Aquí lo que se trata es de situar a Gotham en la época victoriana. De esta manera se presenciarán los constantes enfrentamientos entre Batman y Jack el Destripador. Ahora bien, si la premisa de resolver el misterio sobre quién es Jack es lo central del film… a la hora de la verdad lo que atrae al espectador es la reinterpretación de los personajes del universo de Batman en este ambiente.

Todos los personajes que conocemos retienen su esencia, y lo que varía más bien son sus circunstancias, ejemplos: Selina Kyle (Catwoman) regenta un cabaret, Dick Grayson-Jason Todd-Tim Drake (los Robin) son huérfanos que viven en las calles y hacen lo que sea para sobrevivir, la Doctora Leslie Thompkins es una monja… y como estos veremos desfilar a otros pocos más en la Gotham de esta época.

Por cierto, nada más por la sinopsis resulta evidente que no es una película para niños. No es que tampoco tenga un nivel de violencia comoLa Liga de la Justicia: La paradoja del tiempo (2013), pero sí que hay secuencias donde se presencian asesinatos y se muestra el resultado… dejando en evidencia la sangre derramada. Esto sin contar con el hecho de que son prostitutas el blanco de El Destripador, por lo cual no es material para menores.

El misterio está muy bien conseguido, es más, resulta lo más destacable de la cinta, y es muy interesante e intrigante ver cómo se van dando las situaciones que dan lugar a las pistas para resolverlo. En cuanto a la revelación de quién es Jack el Destripador, puedo garantizarles que les sorprenderá… seguro que no les pasará por la mente en ningún momento quién podría ser.

Respecto a las interpretaciones con artistas como Bruce Greenwood (Batman/Bruce Wayne), Jennifer Carpenter (Selina Kyle) o Anthony Head (Alfred Pennyworth), tengo que decir que únicamente son correctas. No sé yo si esto se debe a la dirección que se les dio a los actores o está justificado por la narrativa, pero no esperen nada del otro mundo. De hecho, la gran mayoría del tiempo estaremos escuchando un lento y continuo mono tono.

Sobre la animación, lamentablemente, este es de los pocos casos donde estas películas animadas de DC no están a la altura habitual. Igual que dijera deBatman: La broma asesina (2016), aquí también se trata de un diseño muy pobre y, a diferencia de otras adaptaciones, esta no refleja en ningún modo el estilo de Mike Mignola. Además, la animación en sí traerá a la mente la de las películas de este género que salían directamente a VHS.

Conclusión.
Finalizando esta crítica de Batman: Gotham a luz de gas, obviando Batman y Harley Quinn (2017), que se trata de un producto único por lo que representa, llevábamos una gran racha de estos films animados de DC de una calidad altísima. Llega entonces esta cinta para bajar el listón en todos los apartados (desarrollo del concepto, animación y actuación). Tampoco es que sea una película mala, sino que se limita a cumplir. Eso sí, el misterio es muy bueno y se disfruta más viéndola de noche.

Tráiler de Batman: Gotham a luz de gas