Tyler Rake
Comparte con tus amigos










Enviar

Chris Hemsworth protagoniza para Netflix esta propuesta de acción explosiva. Una cinta cargada de bestiales set-pieces y producida por los hermanos Russo. “El hijo de Odín” interpreta a un especialista capaz de cumplir cualquier misión y terminarla sin concesiones. Ahora somos nosotros los que requerimos sus servicios. Contratemos ya mismo a ‘Tyler Rake’.

“Lo mejor que puedes hacer por ese chico es pegarle un tiro en la cabeza” (Gaspar)

Crítica de Tyler Rake

‘Tyler Rake’ (‘Extraction’ en su título original USA) tiene mucho que ver con los hermanos Russo (Joe y Anthony). De entrada, se basa en una novela gráfica titulada ‘Ciudad’ que los Russo escribieron junto a Andy Parks en 2014. Por aquella época, los hermanos ya levantaron cierta polvareda conCapitán América: El Soldado de Invierno’. Volviendo con ‘Ciudad’, decir que Tyler Rake era un mercenario enviado a Paraguay a rescatar a la hija de un jefe mafioso. Una chica que había sido secuestrada por otra mafia del país.

Detrás de las cámaras de la película se sitúa Sam Hargrave, director también relacionado con los Russo. De hecho, lleva trabajando con ellos como especialista desde el 2014. Especificando más, decir que fue el especialista de Chris Evans en varias entregas del universo Marvel. Me refiero a films comoCapitán América: Civil War (2016) o Vengadores: Endgame (2019). En esta última fue coreógrafo y director de segunda unidad. Todos estos créditos, más sus cortos individuales, habían probado ya su valía para dirigir su primer film: ‘Tyler Rake’. Finalmente, los Russo también conectan con el film al haberse traído como protagonista a Chris Hemsworth para interpretar al mercenario Tyler Rake, un tipo muy eficaz en lo suyo pero que parece una ruleta con patas debido a un dramático suceso de su pasado.

Tras las oportunas presentaciones pasamos al film propiamente dicho. ‘Extraction’ va en la onda de las películas que suelen dirigir Chad Stahelski o David Leitch. Hablo del estilo de los films que dirigidos por antiguos especialistas/coreógrafos metidos a director. No obstante, en el caso que nos ocupa, hablamos de una propuesta menos “estilística” y más descarnada que, por ejemplo, la trilogía John Wick.

La película de Sam Hargrave tiene a su favor su telón de fondo en un lugar bastante exótico: la capital de Bangladesh (que sustituye a Paraguay en la novela gráfica del 2014). Hargrave se desenvuelve bastante bien en esta ópera prima. Esto tiene más valor debido a una trama más dramática que en otros films parecidos. El director alterna, notablemente, entre el drama presentado por el personaje de Chris Hemsworth, y su relación con Ovi, el hijo del narcotraficante al que tiene que rescatar. Además, sobresale su labor con las constantes set-pieces que nos presenta. Atención al plano secuencia de casi 12 minutos que empieza con una persecución de coche, pasando por una cruda pelea con policías corruptos y que culmina en un enfrentamiento a cuchillazo limpio con Saju, el sicario del narco indio. Todo esto filmado con un buen pulso y nitidez.

El mayor inconveniente de la película probablemente sea que el guión de Joe Russo no da más empaque a la guerra establecida entre los dos narcos. De hecho, tampoco explica como Asif tiene el ejército que tiene. De la misma manera, no se ahonda mucho en la tragedia que azota a Rake y que le hace actuar como “una ruleta rusa humana” (aquí quien resuelve más este problema es el propio Hemsworth). Por otro lado, también me ha parecido demasiado blanda la score de Henry Jackman y Alex Belcher. Ambos compositores vuelven a colaborar con los Russo tras ‘Manhattan sin salida’ (2019). Salvo en el tramo final, su música no termina de ser interesante más allá de sus pinceladas asiáticas e indias.

Por supuesto, el film está puesto al servicio de su mayor estrella, Chris Hemsworth. El actor australiano se desenvuelve bastante bien en su papel de Tyler Rake, un mercenario con una enorme tragedia a sus espaldas que le hace actuar de manera poco predecible. Hemsworth se entrega en cuerpo y alma al personaje que le han dado. Además, demuestra unas solventes actitudes dramáticas en un rol que le aleja un tanto de sus más conocidos papeles.

El resto del cast resulta convincente en sus respectivas interpretaciones. A destacar la belleza iraní de Golshifteh Farahani como Nik, la compañera de trabajo de Rake. También citar la labor del joven actor Rudhraksh Jaiswal que resulta bastante emocional y su química con Hemsworth da cierta empatía al espectador. No me puedo olvidar tampoco de la presencia de Randeep Hooda como Saju, el lugarteniente del villano de turno y cuyas habilidades quedan grabadas a fuego a la hora de lanzarse a la caza de Rake para recuperar al chico. Finalmente, al respecto de David Harbour poco o nada que decir. Su aparición como Gaspar es un cameo expendable en toda regla.

En conclusión.
Termino esta crítica de Tyler Rake, una propuesta de acción sumamente eficaz y tremendamente entretenida. Una cinta filmada con buen pulso por un cineasta debutante que demuestra maneras. Por su parte, Hemsworth comanda el casting exhibiendo una vena dramática lo bastante convincente y eficaz cuando le dejan.

Tráiler de Tyler Rake