Spider-Man 2
Comparte con tus amigos










Enviar

Después del éxito de la primera película del hombre-araña era predecible su continuación. El elenco de la anterior se volvió a reunir para afrontar esta secuela. Segunda parte en la que Peter Parker tendrá que hacer frente a la presión de ser un héroe y cómo esto afecta a su vida personal. Mientras tanto entra en escena un nuevo enemigo que, para los que conocen el mundo del trepamuros, no necesita presentación: Dr. Octopus. Lanzamos ya mismo la telaraña de ‘Spider-Man 2’.

«Spider-Man… Él es un héroe… Es… ¡ES UN LADRÓN! ¡Me ha robado el traje! ¡Es una amenaza para la ciudad!» (JJ Jameson)

Crítica de Spider-Man 2

Toda secuela tiene una carga invisible encima de ella, más si cabe si su predecesora cosechara en su momento una buena crítica del público y una sobresaliente recaudación. Sam Raimi, director de Spider-Man(2002), puso mucho empeño en su visión del universo arácnido y el resultado fue productivo. Por lo tanto, ‘Spider-Man 2’ debía mejorar o, al menos, igualar el producto anterior.

Creo que esta película gana puntos en cada revisión y, como añadido, habiendo visto recientemente la primera parte. La razón es sencilla: a diferencia de otras secuelas que se centran en contar una nueva historia, en esta entrega se ven perfectamente las consecuencias de los actos del protagonista. También presenciamos la evolución de los distintos personajes de cara a presentar las distintas subtramas que van surgiendo…

La muerte de Norman Osborn, y la carga de ser un hijo que no cumplía sus expectativas (junto a la sed de venganza), provoca que Harry y Peter rompan casi definitivamente su amistad. Esto, sumado al rechazo a Mary Jane por querer cumplir con su papel de héroe sin ponerla en peligro (y el eterno pesar de la muerte de su tío Ben), provocan en el joven trepamuros un bloqueo psicológico. Esto último le impedirá usar sus poderes correctamente. Y todo esto tan sólo desde el final de la primera entrega…

Uno de los detalles que más me gustó es ver a Peter en su etapa de estudiante en la Universidad como alguien brillante. Esto fue algo que en la primera parte se pasó un poco de refilón. Allí quedaba retratado como alguien retraído y de nula confianza, pero sin mostrar su faceta de «científico». Otras de las partes reseñables son las secuencias protagonizadas por J.K. Simmons. Son escenas humorísticas geniales. Recalco lo dicho anteriormente: ¡Es la viva imagen del propio Jonah Jameson! Una gran elección de casting. Aunque creo que el que más destaca de entre ellos (en esta secuela) es Alfred Molina en su papel de Doctor Octopus. Molina se mete por completo en su rol y muestra un par de escenas interpretativas donde exhibe el peculiar «humor» del personaje.

Las secuencias de acción son siempre un gran reclamo para este tipo de films. Y más si es con Spidey debido a sus asombrosos poderes. En este sentido, ‘Spider-Man 2’ cumple sobradamente en este apartado. Aquí tenemos buenos detalles del arácnido enfatizando en sus ágiles movimientos aéreos. Imprescindible la gran batalla en la segunda mitad de la película cuando se enfrentan Doc Ock y Spidey. Ojo al colofón final en el tren, pese a que en algunas partes cante bastante el uso del croma, destaca por una gran carga emocional. Además es una perfecta escena en la que se vuelve a mostrar la cercanía del héroe con el hombre de a pie. A pesar de los intentos de Jameson por ensuciar su nombre.

Comentar también que la música vuelve a estar a cargo de Danny Elfman, un consagrado compositor americano con una lista de bandas sonoras bastante extensa. Su buen hacer dota a ‘Spider-Man 2’ de una música reconocible para el propio personaje. Otro aspecto reconocible del cómic es esa escena de Peter dejando su disfraz en el contenedor de basura. Secuencia sacada de la mítica portada de Spider-Man No More’, casi exactamente. Sin olvidar tampoco las apariciones, más o menos breves, de otros personajes del universo del arácnido…

En el reparto, Tobey Maguire vuelve a encarnar al protagonista de la historia, Peter Parker. Siendo sincero, Maguire no es mi elección favorita de cara a interpretar al hombre araña. Puede ser por el guión, pero le falta cierta picardía a la hora de actuar, al menos como Spider-Man. De todas formas, cumple con su papel de forma correcta, incluyendo algunas escenas durante sus enfrentamientos con Ock donde lo hace bastante bien. Como curiosidad, decir que su puesto peligró durante un tiempo para el rodaje de esta entrega. Maguire tuvo una serie de lesiones tras la grabación de ‘Seabiscuit(Gary Ross, 2003). Su sustituto habría sido el por aquel entonces jovenzuelo Jake Gyllenhaal, quien salía con Kirsten Dunst.

Kirsten Dunst también regresa en su papel de Mary Jane Watson. En esta secuela su personaje se compromete con John Jameson (Daniel Gillies), el hijo de J.J. Jameson, años después de ser rechazado por Peter en la primera película. Su interpretación no es que sea muy destacable durante la cinta, pero la actriz más o menos «funciona» como MJ.

Otro que también continúa es James Franco, nuevamente como Harry Osborn. Durante la película muestra una enemistad con Spidey (a quien culpa de la muerte de su padre) y un enfrentamiento con Peter por defender a Spider-Man. Intenta seguir los pasos de su padre con la empresa. Buena interpretación del actor californiano.

En el papel del villano ya he mencionado que nos encontramos con Alfred Molina, metiéndose en el personaje del Dr. Otto Octavius. Otto es un hombre que tenía buenas intenciones, pero que acaba siendo manipulado por la culpa de la muerte de su mujer en el incidente que le vio nacer como Dock Ock. Molina encaja perfectamente con el personaje y no se le puede achacar casi ningún «pero» a su interpretación.

Como secundarios nos encontramos con algunos de los intérpretes del primer film. J. K. Simmons regresa como John Jonah Jameson, papel que una vez más consigue clavar. Simmons se convierte en uno de los mejores personajes, saliendo en buenos momentos cómicos del mismo. También repite Rosemary Harris volviendo a dar vida a May Reilly Parker, la entrañable tía de Peter. La actriz cumple, una vez más, con creces su papel de May (influenciada más por el personaje de los años 60-80 y no la más reciente de comienzos de siglo o la versión Ultimate). Completan el reparto otros actores y actrices como Donna Murphy (la mujer de Octavius), Daniel Gillies (John Jameson), Bill Nunn («Robbie») y William Dafoe como el Duende Verde, aunque brevemente.

Por último hay una multitud de cameos de amistades de Sam Raimi. Destaca su hermano Ted, que aunque muy secundario, forma parte del elenco más que ser un cameo. Y, por supuesto, Bruce Campbell, el protagonista de la saga Evil Dead. Obviamente no podía faltar tampoco la secuencia del célebre Stan Lee, que saca su lado heróico al apartar a una civil de los casquetes de edificio durante la batalla entre Spider-Man y su enemigo.

Conclusiones finales.
Para terminar esta crítica de Spider-Man 2, quiero que quede claro que, pese a mis primeras impresiones cuando la vi por primera vez, verla nuevamente ha hecho que la observe con mayor perspectiva. Esto me hace ver mejor todos los detalles del conjunto, formando una sólida cinta tanto de acción y comedia como de drama. En términos generales, este film es una red de diversión atrayente y una de las mejores del Spider-Man de Sony y de los superhéroes de la Marvel.

Tráiler de Spider-Man 2

Escucha nuestro último episodio del podcast