Sonic: La película
Comparte con tus amigos










Enviar

La mítica mascota de Sega, finalmente, ha saltado a la gran pantalla. Iba a haberse dejado ver en 2019, pero las críticas a su diseño obligaron a retrasar la fecha de estreno. ¿Ha hecho el cambio de diseño una mejor película? Sepamos ya cómo luce en cines el mítico erizo de color azul venido de otro planeta. Es hora de correr a toda pastilla y descubrir a… ‘Sonic: La película’.

Crítica de Sonic: La película

Antes de entrar a valorar el film que nos ocupa, cabe decir que nunca he jugado al juego original. Sin embargo, y lógicamente, soy conocedor de su existencia y de la enorme popularidad del personaje de Sega. Una popularidad que le ha llevado a protagonizar diversos videojuegos, comics e inclusive cameos en otras películas. Nadie mínimamente amante del entretenimiento moderno puede ser ajeno al famoso erizo azul. Obviamente, como en toda adaptación de videojuego que se precie, hay guiños y homenajes al material original, y a la mitología de Sonic, durante todo el metraje.

Centrándome ya en ‘Sonic: La película’, decir que viene dirigida por Jeff Fowler, un completo debutante en la gran pantalla. Para la ocasión se presenta apadrinado por Tim Miller, quien ejerce de productor ejecutivo. El primer gran traspiés de Fowler se produjo por Internet y fue todo un viral. Me refiero a la publicación del primer tráiler del film. La reacción de los fans fue brutalmente negativa al comprobar el aspecto de Sonic. En consecuencia, esto obligó a los responsables de la Paramount a retrasar el estreno. Un estreno previsto inicialmente para noviembre del año pasado y que, finalmente, vio la luz este pasado mes de febrero. Durante todos esos meses se volvió a trabajar en las escenas del film donde aparecía el famoso erizo. Al final se cambió su discutido diseño inicial.

Teniendo en cuenta el tipo de film que tenemos presente, resulta encomiable la labor de Jeff Fowler. Su pasado como diseñador de efectos visuales se deja sentir. Fowler saca relucir el presupuesto, estimado entre 81 y 95 millones de dólares, en una serie de set-pieces espectaculares. Es cierto que no son de lo más original del mundo, pero sí que resultan tremendamente divertidas y visualmente eficaces (la persecución final, por ejemplo). Como anécdota, Fowler viene de la misma empresa que Dave Wilson, director de Bloodshot’.

Por lo que a mí respecta, el diseño original no me parecía tan horrible y no me hubiera importado ver así la película. Ahora bien, es de justicia reconocer que el diseño definitivo funciona a las mil maravillas en pantalla. Si algo destaca aquí, siendo el núcleo del film, es la muy lograda química entre Sonic (al que pone voz un genial Ben Schwartz) y Tom Wachowski, interpretado por un James Marsden bastante carismático. Una química patente a lo largo de su metraje de 99 minutos (sorprendente que una cinta comercial dure menos de 2 horas).

En el casting, y al margen de los citados Ben Schwartz y James Marsden, el resto simplemente cumple. Eso sí, Jim Carrey es otro nivel encarnando a Ivo Robotnik, villano de Sonic desde los inicios del videojuego (homenajeado con su nombre original en Japón, Eggman). El divertido actor sigue siendo un robaescenas en toda regla. Carrey llevaba tiempo alejado de la pantalla grande, siendoDos tontos todavía más tontos (Bobby y Peter Farrelly, 2014) su última gran aparición. En ‘Sonic’ se retrotrae a lo grande a su pasado como actor cómico. Se nota que se lo ha pasado pipa en su rol de villano de manual. ¡Atención a la secuencia del baile con la que nos deleita en su base de operaciones! Para algunos Carrey, probablemente, será excesivo, pero dentro de un film de estas características da el cien por cien e incluso más.

Por otro lado, los 99 minutos de película son una auténtica road-movie donde los personajes tienen que ir del punto A al B. Todo el metraje se presenta empaquetado por el trabajo musical de Tom Holkenborg (Junkie XL), quien entrega un score deliciosamente orquestal y cargada de tremendos momentos de acción. Su música funciona tremendamente bien con la cinta.

En conclusión.
Termino esta crítica de Sonic: La película, una propuesta familiar, pura y dura, con todos los pros y contras que esto conlleva. No obstante, es tremendamente eficaz, divertida y lo suficientemente emocional. En definitiva, una película de entretenimiento divertida y bien empaquetada, y eso en estos tiempos no suelen abundar.

PD: Hay dos escenas post-créditos.

Tráiler de Sonic: La película