La matanza de Texas (2022)
Comparte con tus amigos










Enviar

Hace 50 años desapareció sin dejar rastro después de cometer una serie de macabros asesinatos junto a su “familia”. Ahora ha reaparecido con más violencia y con su mítica sierra para no dejar títere con cabeza. Ya lo conocéis y sabéis su nombre. Se llama Leatherface y está dispuesto a repetir ‘La matanza de Texas’ (2022).

“Él llevaba una máscara. No es fácil encontrar a alguien sino le has visto la cara” (Dependiente)

Crítica de La matanza de Texas (2022)

En 1974, Tobe Hooper nos sacudió emocional y físicamente con La matanza de Texas’. Hablamos de un crudísimo slasher filmado con cuatro duros y con un aire de maldad y realismo que sólo las películas de los años 70 eran capaces de reproducir en pantalla. Además el film nos presentó al terrible Leatherface, un gigantesco e insensible botarate que liquidaba a sus víctimas con una sierra eléctrica mientras ocultaba su rostro bajo una máscara de piel humana… El tiempo, y las películas, terminarían convirtiendo a “Cara de cuero” en toda una icónica figura del terror a la altura de los Michael Myers, Jason Voorhees o Freddy Krueger.

Actualmente estamos viendo como todos los iconos de tiempos pasados están volviendo a la vida. Sin ir más lejos, Myers vive ahora una nueva época de esplendor gracias a la reciente trilogía de David Gordon Green. Y la referencia a estos nuevos films de Myers no es casual… porque esta nueva versión de ‘La matanza de Texas’ sigue la misma fórmula aplicada por Gordon Green a sus películas de ‘Halloween’. Con esto quiere decir que se parte del film original de Hooper para continuar la historia, obviando todas las demás películas realizadas en los años siguientes. Así pues, para disfrutar de esta nueva matanza no es necesario ver o revisionar las infinitas secuelas, remakes, precuelas,… que siguieron a la película de Tobe Hooper. Aquí basta con haber visto, recordar o volver a ver la cinta original y ya te metes de lleno en la acción.

Esta nueva matanza no estuvo exenta de cierta problemática. Durante la filmación en Bulgaria los directores iniciales, Ryan y Andy Tohill, fueron despedidos. Posteriormente, Legendary Pictures organizó los respectivos pases de prueba que resultaron desastrosos. En consecuencia, terminó renunciando a su estreno en cines y vendiendo los derechos a Netflix. El gigante del streaming procedió a lanzarla dentro de su catálogo el pasado 18 de mayo de 2022 con gran éxito de visionados.

Los padrinos de este proyecto son Fede Alvarez y su amigo, Rodo Sayagues. Como bien debéis recordar, hablamos de los responsables de films comoEvil Dead (2013), No respires (2016) yNo respires 2 (2021). En esta nueva entrega de “la matanza” se han ocupado de escribir la historia y también cuentan con crédito de productores. En la dirección han colocado a un “hombre de paja” como David Blue Garcia, un realizador que sólo cuenta con un largometraje a sus espaldas, ‘Tejano’ (2018).

Expuesto lo anterior, ahora toca ahondar en lo que nos ofrece ‘La matanza de Texas’ (2022). Para empezar, la ambientación no logra replicar para nada la malsana atmósfera de la cinta original de Tobe Hooper. En su lugar se opta por una filmación y fotografía más cercanas a los films de los años 2003 y 2006 que se dedicó a producir Michael Bay. Aquí no hay “suciedad”, asco, torturas, angustia, sensación de opresión,… tan sólo hay un gigantesco asesino que se cepilla con su sierra a todo lo que se mueve. Naturalmente esto conduce a la exhibición de gran cantidad de sangre, gore y muertes a cada cuál más tremebunda…

Vamos ahora con el guión del film que bien cabe en una servilleta de papel de bar… que diría mi amigo J. Glez. El libreto es obra del debutante Chris Thomas Devlin, que desarrolla la historia escrita por los ya citados Fede Alvarez y Rodo Sayagues. Bien puedo decir muy alto que ninguno de los tres se ha roto la cabeza escribiendo este script. El mayor aporte es darle a Leatherface un motivo para entrar en acción. A partir de ahí comienza una interminable masacre. Así las cosas, la película dura 73 minutos (sin contar créditos) y 60 de ellos son dedicados a que “Cara de cuero” pase por la sierra a los engreídos y progres protagonistas. Ni más ni menos.

Respecto a la conexión con la “matanza” original decir que podremos ver un breve noticiero que resume el tremebundo suceso ocurrido en 1974. Este “documental” está insertado al principio del film y se pone en marcha cuando una protagonista le da al “play” de un DVD en una gasolinera. Por supuesto, la conexión más evidente es la representada por la actriz Olwen Fouéré, que recoge el testigo de la fallecida Marilyn Burns interpretando a Sally, la única superviviente de la matanza setentera.

Naturalmente lo más “disfrutable” de esta nueva versión es la cantidad de muertes que ofrece. Ya comenté antes que tenemos del orden de 60 minutos con Leatherface desatado. Esto supone que veremos muchísimas “ejecuciones” de todo tipo filmadas con gran detalle, brutalidad, sangre y casquería. Ojo a la sangría que tiene lugar en un autobús de turistas o a la muerte de un tipo al que “Cara de cuero” le aplasta el cráneo contra el suelo a base de martillazos hasta que, literalmente, ya no queda nada… Ni qué decir tiene que el film es muy bestia y digno de verse en Netflix.

Entrando en el reparto hay poco que comentar. Casi la práctica totalidad del elenco es carnaza servida para la masacre. No obstante, merece la pena destacar la aparición de toda una veterana como Alice Krige en un rol muy bien interpretado. La actriz hace de la anciana dueña del orfanato cuyo destino marcará al resto de personajes. Otra veterana a resaltar es la ya citada Olwen Fouéré, una actriz con una presencia muy poderosa en pantalla. Aquí hereda el personaje de Sally y la convierte en una vieja endurecida y dispuesta a todo. Finalmente, debajo de la máscara de Leatherface encontramos a Mark Burnham, un coloso de unos 1,93 metros que no deja títere con cabeza (literalmente). De los impertinentes turistas tan sólo citar a Jacob Latimore (Dante), Sarah Yarkin (Melody) y Elsie Fisher (Lila).

“Es él ¿no? ¿Leatherface? Hace 50 años que espero esta noche” (Sally)

En conclusión.
Finalizo esta crítica de La matanza de Texas (2022), una película que da lo que se espera de ella y en abundantes y exageradas dosis. Como secuela de la original se echa en falta su aire malsano y su perturbadora ambientación… y también habría sido deseable un mayor trabajo desde un punto de vista argumental y actoral. Al resto no se le pueden poner grandes pegas teniendo en cuenta lo que vamos a ver.

AVISO: Hay una escena al final de todos los créditos.

Tráiler de La matanza de Texas (2022)

Escucha nuestro último episodio del podcast