Ejército de los ladrones
Comparte con tus amigos










Enviar

Matthias Schweighöfer presenta, de la mano de Zack Snyder, el origen de Ludwig Dieter, el experto en cajas fuertes de ‘Ejército de los muertos’. Antes de ser un delincuente, y por ciertas casualidades, se verá involucrado en una serie de robos por Europa. El objetivo es abrir “el anillo del Nibelungo”. Hablamos de un trío de cajas fuertes creadas por el legendario Hans Wagner y repartidas por varios bancos europeos. Ya mismo nos alistamos al ‘Ejército de los ladrones’.

-“¿Alguna pregunta?” (Gwen)
-“Yo tengo muchas, cientos, miles…” (Sebastian)

Crítica de Ejército de ladrones

Netflix ha encontrado en Zack Snyder, y viceversa, a un realizador cuyo nombre es objeto de deseo y viralismo. Esto último, especialmente, tras su escarceo con la Warner Bros respecto a su versión deLiga de la Justicia (2021). Su nuevo montaje le abrió muchas puertas para futuros proyectos. Así las cosas, al poco llegó su primera película bajo el paraguas de Netflix. Me refiero aEjército de los muertos’, un proyecto que llevaba décadas en la cabeza de Snyder y que, por fin, vio la luz este año estrenada en la plataforma líder.

Al poco de iniciar la post-producción del citado film, Netflix le puso sobre la mesa a Snyder la idea de crear un universo basado en los personajes de la película. Así fue cómo surgió ‘Ejército de los ladrones’. Entre manos tenemos un spin-off/precuela teniendo como protagonista a Ludwig Dieter, el especialista en abrir cajas fuertes que acompañaba a los mercenarios liderados por Dave Bautista en aquellas Vegas infestada de zombies. De hecho, ‘Ejército de los ladrones’ hace alusiones directas al futuro próximo de Dieter y también descubriremos el origen de su nombre. Amén de estar ambientada en los primeros días del brote zombi en la ciudad del pecado.

No obstante lo anterior, ‘Ejército de los ladrones’ cambia completamente de género. Si ‘Ejercito de los muertos’ era un film de terror y acción cargado con múltiples referencias a otros films, pasados por el filtro de Zack Snyder, esta “precuela” es una cinta de atracos con un ritmo trepidante. Bien puedo decir que es una propuesta que va a caballo entre el thriller y la comedia. Esta última servida, casi toda ella, por Ludwig Dieter, el personaje de Matthias Schweighöfer y sus delirantes escenas. Junto al film dirigido por Snyder, esta “precuela” me parece un díptico bastante curioso aunque no perfecto.

Es cierto que, en ocasiones, se nota un innegable aire a Zack Snyder para darle el toque épico que se busca en varias de sus secuencias de atracos. Sin ir más lejos, aquella con el personaje de Stuart Martin con una máscara de Nixon emulando a los atracadores de Le Llaman Bodhi (Kathryn Bigelow, 1991). El resultado final no es memorable, pero sí que puede presumir de ser una cinta la mar de maja. Aquí tenemos una película bien filmada y con buen tino por parte de su realizador: el propio Matthias Schweighöfer.

Visualmente, y aunque sin igualar a Snyder, el prólogo con la historia de Hans Wagner y la creación de las cajas fuertes resulta bastante atractivo. En el mismo se saca un buen provecho de la presencia de Matthias Schweighöfer como protagonista en todo momento. El actor y director sigue en la línea del personaje que vimos en ‘Ejército de los muertos’. Eso sí, de manera lógica, en esta oportunidad tiene muchos más momentos para lucirse con la comedia. No obstante, también destacaría la parte emocional en la que creo que se desenvuelve suficientemente bien.

‘Ejercito de los Ladrones’ no es que sea una película perfecta, es más bien una película un tanto “simple”, pero no por ello fallida. Estamos ante una cinta de atracos con todos los tópicos que pueden existir en el género (decid uno y acertaréis). Sus responsables son conscientes de esto y es un punto positivo puesto que tampoco pretenden romper moldes. Muy a favor del film resultan sus variadas localizaciones desde Alemania hasta Suiza. También la historia de las cajas fuertes, siendo la cuarta toda una sorpresa.

Por otro lado, tampoco podemos olvidar la electrizante banda sonora de Hans Zimmer y Steve Mazzaro. Sus composiciones se apoyan en la música germánica para el personaje de Schweighöfer. También en muchos momentos destaca su combinación entre ritmos electrónicos y música del respectivo país para dotar al score de un aire fresco, divertido y trepidante.

Matthias Schweighöfer se ve acompañado por un reparto de secundarios bastante adecuado. Como coprotagonista está Nathaniel Emmanuel interpretando a Gwen, una ladrona buscada internacionalmente. Ella es la que propone a Sebastian el colosal atraco. Emmanuel demuestra tener buen carisma y presencia dentro del film. Además protagoniza, junto a Schweighöfer, una secuencia de acción muy a lo John Wick. Lo cierto es que la pareja tiene química y funciona.

También destaca Stuart Martin como Brad Cage, el típico friki musculado de las pelis de acción americanas. Su nombre literalmente reza: “imagina que Brad Pitt y Nicolas Cage tuvieran un hijo”. El suyo es un papel físico y de tipo duro, pero parodiando el concepto. En el resto de secundarios tenemos a Ruby O. Fee (Korina, la hacker total) y Guz Khan (Rolph, el experto en huidas). Ambos completan el grupo de atracadores. Por otra banda están el superpasado de rosca Jonathan Cohen como Delacroix, un agente de la Interpol que sigue la pista a los atracadores. Y su compañera de fatigas, Noemie Nakai como Beatrix.

En conclusión.
Termino esta crítica de Ejército de los ladrones, una propuesta de acción y comedia que resulta eficiente. Junto a ‘Ejército de los muertos’ forma una combinación curiosa presentándonos el origen de uno de sus personajes más relevantes. En definitiva, un film correcto y entretenido… y esto no es moco de pavo y más en estos tiempos.

Tráiler de Ejército de los ladrones